Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 28 de junio de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 206

Poder adquisitivo

Aguas arriba


El salario es la cantidad de dinero que percibe una persona producto de su trabajo, por parte del patrono para el cual realiza una labor encomendada. Esta remuneración se recibe de forma periódica y normalmente está protegida legalmente en prácticamente todas las jurisdicciones que pudiesen considerarse como “civilizadas”. Para que una persona se pueda entender como asalariado debe haber una tarea, una remuneración y subordinación.

Además de esto, los entes gubernamentales tratan de crear ciertos esquemas, para así garantizar que los trabajadores perciban al menos un “salario mínimo”, con el cual puedan cubrir necesidades básicas para su desarrollo personal y que a su vez sirvan para el sustento de sus dependientes. El salario mínimo no debe crear cordones de miseria.

Para generar más o menos una estandarización para efectos comparativos, las jurisdicciones cambian su salario mínimo al tipo de cambio de la divisa dólar americano, a fin de poder conocer las desviaciones entre país y país. Claro está, el poder adquisitivo es fundamental para medir los niveles de comparabilidad, dado que si no se puede comprar más o menos lo mismo en cada jurisdicción, el análisis tiende a carecer de validez.

Aguas en el medio

En America Latina, países como Argentina, Chile y Ecuador gozan de los más altos salarios mínimos de la región, no sobrepasando los 600 dólares americanos por mes. Por otro lado, países como México y Bolivia son menos de la mitad que los líderes del análisis. En el presente análisis no se persigue determinar el porcentaje de habitantes que reciben dicha remuneración, lo cual daría un sentido mayor al impacto en la sociedad por la tenencia de remuneraciones mínimas realmente bajas, aun cuando lo más importante es saber lo que se puede hacer mes a mes con esa cantidad de dinero.

Para el caso venezolano, la historia es otra. El sueldo mínimo vigente (a partir del 1/7/15) es de Bs7.421,68. Para poder llevarlo a dólares hay que hacer varios cálculos, pero probablemente no serían comparativos para efectos del análisis. Para ser justos, habría que decir que a 6,30 por US$ serían US$1.178 (el líder); a 12 por US$, sería US$618,47 (en la lucha) y que a 200 por US$, serían unos US$37,10 (de último). Pudiésemos seguir avanzando, pero considero que con el último renglón ya se nota la tendencia.

Siendo así, todo indica que la distorsión es bastante importante y denota el sentir diario de lo que observamos en los distintos mercados donde se ofertan y demandan bienes y servicios. Da la sensación de que se debilita diariamente a medida que el tipo de cambio de referencia se hace más rebelde frente a nosotros.

Aguas abajo

Ahora bien, una pregunta importante es conocer la cantidad de venezolanos que viven con una remuneración de ese tipo, y la verdad pudiesen darse muchos números que realmente pierden valor al notar como gran parte del colectivo se han desprofesionalizado, al ver que es más lucrativo la compra y venta al “menudeo” (para llamarlo de alguna forma menos ordinaria), lo que afecta a la colectividad que no se dedica a esa actividad, al Estado como sujeto activo de obligaciones tributarias y a los mercados que no saben cómo reaccionar ante tanta locura junta.


Personas aventajadas han dado opiniones y análisis mucho más precisos, defendiendo la tesis de que todo mercado regulado abre la puerta a la corrupción y al manejo incorrecto de los elementos que forman parte de los mercados. Está claro que no hay nada más que decir, pero mientras tanto, nuestra inclusión en los listados de sueldos mínimos  a nivel de Latinoamérica debe tener un asterisco, tal como lo debería tener el record de home run de Barry Bonds. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 21 de junio de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 205

Calidad académica

Aguas arriba


Una de las principales virtudes de los países desarrollados es la calidad de educación universitaria que ofrecen a sus ciudadanos y visitantes extranjeros. Con esto se logra lo obvio, dado que construyen una sociedad formada para hacer que las cosas pasen de forma sistemática y técnica. La educación no se construye desde una base amplia, creando muchas instituciones con mala educación, lo que se resume en un gran país de mediocre, si no por el contrario han ido construyendo desde la base universidades que se van expandiendo el tiempo, acompañando el crecimiento con calidad para todos.

Luego esto se va expandiendo por medio de inversión privada y pública y se logra la tan ansiada masificación de la educación para todos, con un sentido serio de la calidad total. No vale de nada tener millones de oportunidades de estudio, si todas son deficientes, generando así una generación de idiotas que no aportarán absolutamente nada a la colectividad.

En Venezuela contamos con ejemplos de calidad como lo son la Universidad Católica Andrés Bello (de la cual formo parte), la Universidad Metropolitana, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, por solo nombras algunas, las cuales forman del ranking latinoamericano de forma consistente, lo que debe causarnos satisfacción, dado que sabemos que muchos trabajan en condiciones adversas.

En mis años universitarios, mi alma mater (Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública) de la cual me siento profundamente orgulloso, ofrecía no solamente calidad académica, dado que nos daban una formación ciudadana y crítica de las mejores, haciéndonos sentir protagonistas de un futuro que se quedó corto.

Aguas en el medio

Esa tan ansiada educación de calidad puede verse en diversos países. Como ejemplo puedo nombrar un reciente caso que estuve discutiendo entre amigos,  en el cual Alemania se convertía en nuestro centro de admiración por las cosas que hacen y logran en pro de crear una sociedad formada y equilibrada en lo intelectual como hace unos años sentíamos que éramos  (era muy común ver en Venezuela a estudiantes extranjeros estudiando en nuestras mejores universidades).

En el caso alemán en cuestión, leíamos con entusiasmo sobre los programas gratuitos que tienen en inglés para extranjeros con el nivel profesional suficiente como para poder hacer estudios de pregrado y postgrado. Las cosas más interesantes son la gratuidad, la posibilidad de ser becado, el plus de hacer el grado en inglés (con la obligación moral de aprender el alemán) y tener una luz en el camino para emprender proyectos con el aval del estado alemán. En términos prácticos todo un sueño para cualquier persona con deseos de formación y la vista puesta en el emprendimiento serio y sacrificado.

Por supuesto, algo malo y engañoso debe haber en la oferta, pero para saberlo obviamente hay que vivirlo, por lo que las limitaciones cambiarias se convierten en obstáculo para continuar la formación profesional de tantos venezolanos de nivel y con ganas de aprender, para luego aplicar en casa.

Aguas abajo

Cualquiera pudiese decir que es una oferta engañosa. Ser extranjero (o incluso local) y recibir educación gratuita y ser en algunos casos becado suena a que alguna mano negra debe estar metida. Lo cierto es que según estudios que han llevado a cabo, una importante cantidad de estudiantes, permanece en Alemania por un tiempo interesante, convirtiéndose en contribuyente y devolviendo a través de impuesto lo que disfruto a nivel universitario.

De igual forma, estadísticamente también está visto que muchos diseñan emprendimientos rentables que dan fuente de empleo a otros, generando un efecto multiplicados aún más interesantes, por lo que concluyen que dar educación de calidad es la mejor inversión en el corto, mediano y largo plazo. La ignorancia solo crea una generación de gestores, “bien cuidado” y “tírame algo”.


La formación académica de calidad es fundamental para poder salir adelante en lo económico, político y social. Esto se debe unir a fuertes valores familiares (honestidad, ética, trabajo duro, entre muchos otros) para poder generar un ciudadano de clase mundial y no un pelele confeso. Para ello debemos seguir trabajando desde la academia y en casa. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 14 de junio de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 204

Transparencia

Aguas arriba


De acuerdo a estudios realizados en Alemania por la ONG Transparencia Internacional, la corrupción gubernamental sigue siendo actualmente uno de los grandes problemas de la humanidad. Partidos políticos, policías/ fuerzas armadas y los sistemas judiciales son los que tuvieron peor apreciación en el nombrado estudio anual, que se realiza para crear un ranking mundial sobre la percepción de la ciudadanía en cuanto a la corrupción en cada uno de las naciones que forman parte del trabajo.

Un indicador importante está relacionado con la prosperidad, dado que los mayores índices de corrupción se ven en países con niveles de calidad de vida en descenso, o ya bajos al momento del estudio, por lo que pareciese que la corrupción está íntimamente relacionada al sentimiento de zozobra de que la situación es difícil y puede empeorar. Por el contrario, en países con niveles altos de calidad de vida, los agentes tratan de obtener resultados positivos de forma lícita.
En Europa, uno de los casos más preocupantes es el de España, considerando los problemas que se han presentado con los partidos políticos, la realeza y los sindicatos, prendiéndose nuevamente alarmas sobre la forma como se está manejando dicha jurisdicción, lo que sin duda alguna alerta al resto de la comunidad.

Aguas en el medio

Por otro lado, los paladines de la justicia son países como Dinamarca y Nueva Zelanda, los cuales siguen rompiendo todos los esquemas sobre la forma correcta como se deben hacer las cosas desde todos los puntos de vista.

La justicia no es la excepción, por lo que cuentan con sistemas que muestran altísimos estándares, lo que garantiza que la convivencia ciudadana se mantenga al más alto nivel. Lo opuesto de esto son países como Somalia, Corea del Norte y Afganistán,  siendo percibidos como jurisdicciones con importantes problemas de corrupción, donde pareciese que no puede hacerse transacción alguna, si los agentes no utilizan el tráfico de influencia y otros métodos ilícitos para hacer que las cosas pasen.

Algunos de los problemas más grandes están asociados al abuso de poder, acuerdos privados y el soborno, convirtiéndose de una u otra forma en un método de sobrevivencia para los que hacen vida en dichas jurisdicciones. En términos prácticos estaríamos hablando de múltiples alcabalas para particulares y empresarios que desean hacer transacciones inicialmente licitas entre ellos, o con el Estado.

Aguas abajo

El estudio hace énfasis en que todos los países sufren en mayor o menor medida de este flagelo; no obstante, el problema se agrava cuando los sujetos que hacen vida lo ven como modus vivendi y lo incluyen como parte del modelo de conducta habitual, pasando desapercibidos los procedimientos lícitos y además se repotencian cuando personeros importantes apoyan de forma directa o indirecta dichas prácticas. Se convierte de a poco en un asunto social, transformándose en una conducta permitida culturalmente.

A mayor transparencia, menor corrupción y a menor transparencia, mayor corrupción. Son inversamente proporcionales. Cuando un país desea guardar todo debajo de la alfombra, la corrupción se apodera rápidamente del sistema.

De este lado del mundo, Chile y Uruguay son vistos como los líderes en transparencia; lamentablemente, Venezuela y Paraguay están del otro extremo del listado, lo que nos pone en una desventaja importante al momento de vendernos como receptores de inversiones.
Entre las principales economías del mundo, tenemos que EEUU, Japón, Alemania y Reino Unido gozan de posiciones interesantes, por lo que definitivamente se denota el elemento prosperidad y corrupción como excluyentes.


Esperamos que para el caso local, de a poco vayamos escalando la montaña y estemos eventualmente al mismo nivel de nuestros vecinos. Sigamos trabajando individualmente en ello. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 7 de junio de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 203

Obligaciones fiscales

Aguas arriba


El mes de junio es un mes particularmente complejo desde el punto de vista de flujo de caja, por el cumplimiento importantes erogaciones  en materia impositiva. En este mes debe cumplirse con el pago de la declaración estimada de rentas (para gran parte del universo de contribuyentes con cierre 31/12 y que realicen actividades distintas a las de minerales y demás recursos naturales), con la cual debe pagarse la primera porción a cuenta del impuesto 2015 a ser pagado en el 2016 como definitivo. Por medio de los anticipos de impuesto, los contribuyentes aligeran la carga y el Estado recauda de forma anticipada un tributo aún no causado. Obviamente, por un asunto estrictamente inflacionario, la Administración Tributaria será la favorecida.

Por otro lado, nos conseguimos con la declaración de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación y el pago estimado de la LODAFEF, lo que hace que forzosamente sea necesario contar con recursos importantes en las próximas semanas, a fin de poder cumplir con dichos pagos en tiempo oportuno y por el quantum correcto. Este último punto es crucial, considerando la incertidumbre que vivimos en la relación sujeto activo/pasivo.

En momentos como estos es que los contribuyentes deben tratar de internalizar el hecho de que las obligaciones tributarias y demás costos y gastos de las entidades deben ser debidamente presupuestados, con el objetivo de poder tener capacidad de reacción, sin afectar sensiblemente aspectos operativos, que son los que al final del día permiten que el negocio se mantenga a flote. Una cosa no puede solapar la otra, pero es inmensamente necesario continuar la lucha en el sentido de que el sistema tributario nunca puede ser una traba para hacer negocios de forma lícita.

Aguas en el medio

Esperar hasta el último momento para gestionar recursos es complejo, aun cuando sea cierto que la situación inflacionaria que vivimos hace imposible poder tomar previsiones muy anticipadas, habida cuenta que el valor del dinero va cambiando de forma agresiva, por lo que el mejor momento para los recursos, es el ahora y no un segundo más. El financiamiento bancario seguirá siendo el primer bastión.

Prepararse para estos escenarios requiere de mucha precisión y cálculo para poder medir escenarios más afortunados, que nos permitan poder resguardar recursos y erogar la cantidad más razonable posible, siempre en el marco de las diferentes normas vigentes.

En esta época, normalmente vemos un incremento significativo en operaciones de cesión de crédito, donde gracias al descuento se logra generar cierto grado de ahorro.  El riesgo de estas operaciones se centra principalmente en conseguir las personas correctas, para no generar problemas en vez de beneficios, por lo que se hace fundamental contar con gente de oficio y no de oportunidad, a fin de llevar a cabo transacciones transparentes y legales, logrando el objetivo último.

Aguas abajo

Por otro lado, para este mes de junio también debe cumplirse con la obligación de presentar la declaración informativa de precios de transferencia (PT-99). Los obligados a hacer estudios de este tipo, producto de las transacciones llevadas a cabo con sus partes relacionadas en el exterior, deberán proceder a informar a la Administración Tributaria sobre las actividades realizadas de forma detallada para efectos de control fiscal. Puede que estás entidades sean especies en extinción; no obstante, siempre debe ser un tema de la agenda.

Este trabajo requiere de su tiempo para poder llevarlo a cabo, por lo que se hace conveniente también ser previsivo, aun cuando no exista obligación de pago.

El incumplimiento de cualquiera de las obligaciones antes descrita genera exposiciones fiscales, por lo que se hace fundamental cumplir bien y de forma oportuna, considerando que el Código Orgánico Tributario vigente es mucho más punitivo, sin perjuicio de cualquier otro tipo de riesgo asociado al no cumplimiento.


La previsión y la responsabilidad como contribuyentes  serán fundamentales para cumplir  a cabalidad con este mes de junio que apenas comienza. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/