Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 9 de abril de 2017

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 299

Motivación

Aguas arriba


De acuerdo a la Real Academia Española, la motivación es el “conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona”. Esto pudiese interpretarse como el detonante que debe tener cada quien en pro de hacer algo, incluso sin necesariamente gustarle la tarea a ejecutar. Obviamente la palabra viene de la vocablo motivo (que a su vez viene de movimiento), así que en función a ello, debe existir algo que para nosotros sea una razón que nos lleve a dejar el sedentarismo intelectual que nos inhibe a la acción, y así saltar en búsqueda de un objetivo.

Hace unas semanas leía un libro relacionado con el trabajo que debemos hacer todos con el objetivo de entender a nuestra contraparte (llámese clientes, proveedores, compañeros, estudiantes, amigos o familiares) y en función a ello lograr colocarnos en la misma página y así llegar a acuerdos razonables donde todos sientan que están ganando de buena lid. Finalmente entendí que definitivamente comprender las motivaciones es fundamental para un mejor compartir y convivir. Evidentemente no es tarea sencilla, pero todo indica que es absolutamente necesario para garantizar sostenibilidad en todos los proyectos que emprendemos en los distintos ámbitos de la vida.

Aguas en el medio

En muchas asignaturas universitarias, normalmente nos vemos en la necesidad de estudiar diversas teorías relacionadas con el entendimiento del comportamiento humano. No lo hacemos con un objetivo meramente psicológico (dado que no es nuestra área de experticia), pero si con el fin de poder conocer las técnicas que demos emplear para poder apoyar a nuestros colaboradores dentro de las organizaciones. Hay momentos de momentos en las empresas, pero en líneas generales es clave comprender las circunstancias actuales y mirar el mañana con una visión crítica y por sobre todo estratégica, aun cuando pareciese todo estar escrito en jeroglíficos difícil de entender para los niveles operativos que viven más el hoy y un poco menos el mañana.

Las teorías son diversas y altamente profundas, por lo que habitualmente las terminamos estudiando con extrema ligereza, lo que no permite comprender en qué medida podemos realmente emplearlas en nuestro quehacer diario, y probablemente nos estamos abocando a actuar más por instinto y experiencia (puede que en la mayoría de los casos estemos aplicando una o muchas teorías de forma inadvertida) y no con la aplicación de métodos sistemáticamente comprobados de forma razonable.

Aguas abajo

Entre los principales estudiosos del tema tenemos a: Anthony Robbins, Abraham Harold Maslow, David McClelland, Gary Yukl y Stephen B. Karpman, quienes se encargaron de escrudiñar con sus investigaciones las distintas motivaciones de las personas y por consiguiente, los efectos que esto genera en organizaciones de cualquier tipo en el mundo. Nombrar de forma aislada a cualquiera de estos personajes puede automáticamente generar reacciones positivas o negativas, dependiendo de la profesión y experiencia del interlocutor, considerando que muchas de ellas tienen supuestos que son extremadamente situacionales, lo que hace que pierdan cierta vigencia en un tiempo y espacio determinado. Parto de que esto no esto no les quita mérito en lo absoluto, dado que son pasos (reconocidos) en la dirección correcta en un mundo tan cambiante, por lo que la unión de todas genera un cumulo de información de alto nivel.

Robbins considera que las personas nos manejamos por el placer o por el dolor, por lo que desde allí vienen gran parte de nuestras decisiones; Maslow (y su famosa pirámide) llevó nuestros deseos a una suerte de sistema de prelación, donde necesariamente debíamos satisfacernos de necesidades fisiológicas, de seguridad, afiliación y reconocimiento, para con ello eventualmente llegar a la autorrealización; McCleland ve al hombre orientado a obtener poder, a sentir filiación o sencillamente a lograr objetivos; Yukl partía del poder, las emociones y la lógica y finalmente Karpman consideraba que en nosotros se genera un juego de roles donde podemos ser perseguidores, salvadores o víctimas. Ubíquese usted donde considere se encuentre. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario