Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 28 de septiembre de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 167

Gestión de colaboradores 

Aguas arriba 

La gestión de recursos humanos es una de las más complejas e interesantes que hay dentro de una estructura sana. Teóricamente, tienen una misión importante en materias relacionadas con reclutamiento y selección, entrenamiento, remuneraciones, clima organizacional, inducción institucional, regulaciones, entre otros. La vida de cada colaborador pasa por las manos de esta gestión, siendo ellos lo que identifican el plan de carrera que se ajusta a cada particularidad y marcando incluso el camino para el adiestramiento de la siguiente generación de relevo. Una entidad no solamente debe vivir en el hoy, por lo que la gestión humana tendrá elementos para garantizar que el negocio siga sumando años.

Esa casilla en el organigrama de la organización debe tener tan claro como los accionistas y junta directiva, los aspectos relacionados con la misión, visión y valores de la entidad, dado que partiendo de allí diseñará y aplicará las estrategias necesarias para poder colaborar con el crecimiento de la organización. Incluso, la gestión de colaboradores debe ser la que promueva modificaciones importantes en la forma como se hacen las cosas y adecuarla al verdadero sentir de sus accionistas.

Compañías de alta competitividad, acostumbran tener estructuras robustas en esta área, tratando siempre de observar las mejores prácticas y aplicarlas si fueren requeridas. Esto se convierte en una responsabilidad mayúscula, dado que con dicha actuación se podrá mantener un equipo que no encontrará ruido en el camino para cumplir roles y objetivos. Cada día salen nuevas formas de hacer las cosas, por lo que es fundamental que se conozca en detalle la bitácora de viaje y se aprenda a tomar lo bueno y lo mejor.

Aguas en el medio 

Ahora la pregunta importante es si todas estas aristas puedes ser analizadas en una PYME. Algunas podrán y otras lamentablemente no. Las que lo logran seguramente es porque con un conocimiento previo del tema tratan de dar pasos pequeños, pero seguros, mientras que los que no tienes resultados positivos es porque sencillamente ven el tema de recursos como un escritorio en el cual se calculan contribuciones parafiscales, se determina una nómina y ya. Esta última práctica es bastante común y sus efectos no se notan a simple vista por regulaciones impuestas que prohíben el despido de trabajadores de ciertos niveles dentro de la organización, pero que en una economía dinámica se ve castigado el que menos cuida a su recurso.

Para bien o para mal todo cuesta dinero, por lo que tener una gerencia que gestione todo lo relacionado con los colaboradores requiere de personal en cantidad y calidad, por lo que si a duras penas se logra dar al clavo en aspectos operativos, es prácticamente imposible para una pequeña o mediana empresa poder cubrir eficientemente otros temas.

Imagínense una organización donde los accionistas y colaboradores principales obtienen apenas una remuneración razonable en tiempos de crisis y que además deben incurrir en costos importantes para mantener un clima organizacional de gran escala. Obviamente, en ese escenario, la gestión de recursos humanos sería llevada a cabo prácticamente en su totalidad por los accionistas, pudiéndose generar fuertes distorsiones.

Aguas abajo

Más allá de la dificultad, es bastante cuesta arriba poder consolidar un equipo de trabajo de nivel desatendiendo temas neurálgicos de gestión de gente. Es difícil poder actuar de forma reactiva cada vez que sucede un evento y que el único tema de interés aparente sea el de contar con una solvencia para fines de negocio.

Cambiar ese paradigma para el pequeño empresario es difícil, dado que se vive en una constante preocupación por agraciar al socio estado, en detrimento del mismo negocio.

Crear un plan de carrera a los colaboradores, explicarles el alcance del proyecto, generar condiciones que motiven el trabajo en equipo, incluir personas que aporten cada día más tanto en la rentabilidad como en el ambiente organizacional y como colofón cumplir con todas las regulaciones pareciesen ser tareas que sólo pueden cumplir las grandes empresas con pulmón suficiente para invertir en áreas de este tenor.


Puede que sea una tarea pendiente de las PYMES, pero hay que comprender que para llegar al otro escalón hay que seguir cosechando con pasos pequeños pero al mismo tiempo, llenos de mucha firmeza. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 21 de septiembre de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 166

Ética empresarial 

Aguas arriba 

Hace muchos años la formación moral y ciudadana era fundamental para la educación de las nuevas generaciones. Era una materia en la cual complementábamos la instrucción que se recibía en casa en cuanto a valores familiares y la ética. Esto pretendía producir una generación de personas deseosas de convivir de forma armónica en una nación que denominábamos como país en “proceso de desarrollo”.

Esto me vino vívidamente a la memoria, luego de leer una publicación sobre este tema en un importante estudio empresarial, donde se hacía especial énfasis al asunto, exaltando su obvia necesidad en una sociedad cada vez más simplista e incluso autodestructiva.

Una persona que tenga una sólida formación al respecto será seguramente un emprendedor con intención de impulsar entidades donde se promueva la ética dentro de sus colaboradores, donde cada persona se sienta parte de un todo, en el cual se valore hacer las cosas de la mejor forma posible y se cumpla con todas las leyes escritas o no del entorno donde se desenvuelva. Lo que en los deportes llamarían el “juego limpio” y que genera el entorno de convivencia apropiado que todos necesitamos para poder dedicar tiempo a otras cosas de igual o mayor valor humano y económico.

Aguas en el medio 

Esto se pudiese traducir en benéficos socioeconómicos, eliminación de prácticas abusivas para con los colaboradores y una altísima dosis de responsabilidad social empresarial que por supuesto redunda en mayores costos y gastos, pero que también pueden revertirse en una imagen muy sólida en el mercado. Ese ejemplo lo tenemos todos muy claro en nuestro país y es algo que constantemente nos hace reflexionar al respecto. No todo puedo ser una historia de terror, por lo que se requiere ver alrededor y entender.

Llegar a esto no es fácil, por el contrario, es verdaderamente difícil. Lo cierto es que todo viene desde la semilla del pequeño y se convierte en ese empresario honesto una vez adquiridas todas las competencias técnicas que vienen a ser el complemento perfecto junto con los aspectos éticos más profundos. Un talentoso sin ética puede ser tan perjudicial, como lo puede ser un hombre ético, pero sin una pizca de ingenio (salvando las dimensiones del daño que cada uno puede hacer por acción u omisión desde su trinchera).

Es por ello que lo que hace falta es que realmente se entienda que debe atacarse la raíz y no la consecuencia. Hacer lo contrario, inevitablemente generara efectos adversos.

Aguas abajo 

El meollo del asunto de ética empresarial se puede trabajar en muchos aspectos; sin embargo, está el hecho de que en los tiempos en que estamos, la burocracia es tal que es prácticamente imposible coexistir con trámites sin ver menguada la integridad, dado que para muchos procedimientos se requiere más que paciencia y buenas intenciones. Siendo así, desde un lado podemos cubrir nuestro riesgo ético, pero en el día a día en nuestra interacción empresarial se vuelve improbable.

Por ejemplo, tramitar solvencias o registros requieren de información que en la mayoría de las veces proviene del mismo estado, lo que se traduce en más tiempo y en la llegada azarosa de los gestores, que en muchos casos utilizan métodos poco ortodoxos, que de forma -in- directa  nos pone en contra de esos valores y principios a los que hice referencia al principio.


Una persona formada desde el hogar con valores y con educación desde la academia, que además tiene conciencia de sus actos para con colaboradores y entorno, se encuentra con que mantener su récord en cero actos negativos se vuelve en solo un sueño y por supuesto eso mancilla nuestra forma de actuar e idiosincrasia. Lo peor es que tatúa una marca indeleble que pasa sin freno entre las generaciones, convirtiéndonos en unos holgazanes de oficio y sin retorno aparente. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 14 de septiembre de 2014

Actualidad financiera y fiscal en el Diario de Guayana Nº 165

Cambios técnicos 

Aguas arriba

Honestamente creo que el tema técnico se esta volviendo cada vez más denso. Estar a la cabeza de una entidad de alto rendimiento requiere de un nivel gerencial con la capacidad de conocer con un grado de detalle alto de una cantidad importante de tópicos contables, financieros y legales que hace que sea cuesta arriba tomar decisiones sin temer cometer otros excesos técnicos. La seguridad cien por ciento no es una constante.

Al parecer, todos los supuestos posibles y probables se están dando, con lo que cada operación, por sencilla que parezca, tendrá incidencias en cuanto al manejo de los tipos cambiarios, efectos en materia tributaria, asuntos por dilucidar en cuanto a su reconocimiento contable y además chequear si con la decisión tomada no se comete algún exceso legal que pueda conllevar a problemas jurídicos o de imagen organizacional.

Aguas en el medio 

Los meses corren y pienso que el gerente de hoy debe estar consiente de que debe dedicar cada vez más tiempo a su mejoramiento profesional, dado que si no conoce de un tema, debe poder contactar al que si lo maneja para poder complementar interpretaciones y tratar de dejar de lado el monstruo de la improvisación.

Es frecuente escuchar que las decisiones se van tomando a medida que van ocurriendo los eventos, pero lo cierto es que debemos tener una conciencia clara de que la formación es la que dará el punto de partida para que las decisiones se tomen rápido pero con un alto contenido.

Esto rompe con el esquema de tomar decisiones improvisadas, dado que si un gerente esta debidamente formado, sus decisiones estarán fundamentadas en su alto desempeño técnico y no a la divina fortuna.

Aguas abajo 

Para el asesor la tarea es más compleja, dado que el entorno considera que debemos ser una caja sin fondo llena de repuestas, cosa que dista de la lógica, considerando que se cuentan con las mismas limitaciones de cualquier ser pensante.

Lo cierto es que en este momento existen una importante cantidad de temas sobre la mesa, que constantemente nos retan por su grado de complejidad. El tema cambiario (con la variedad y dificultad que mantiene), las regulaciones de precios, la presión tributaria y la diversidad de trámites administrativos hacen que cada día se abran nuevos retos que el ejecutivo, el asesor y el emprendedor deben afrontar con determinación a fin de poder cumplir en la medida de lo posible con las regulaciones y de esa forma poder hacer negocios en el tiempo que le sobra (tamaña incongruencia).

Sigue siendo tiempo para esforzarse más y para preocuparse del desempeño, procurando hacer y procurando corregir lo que no se ha hecho de acuerdo a los estándares mínimos. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 7 de septiembre de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 164

Sistema tributario

Aguas arriba
La idea de tributar se fundamenta en el hecho de que la humanidad no tiene una mejor idea de como obtener dinero de los particulares para financiar el gasto público, logrando cubrir así los bienes y servicios necesarios para todas las personas que habitan en cada jurisdicción. No pretendo considerarme un erudito al respecto y conseguir una mejor alternativa, dado que probablemente no exista algo más efectivo que ello.

En todo caso, la situación para cada estado es particularmente complicada, sobre todo para los países en proceso de desarrollado que tratan de levantar un poco la cabeza, dado que la tributación debe ser suficiente como para evitar el endeudamiento público, pero al mismo tiempo tan flexible que permita atraer personas que quieran invertir. Todo esto, sin dejar de lado la burocracia y corrupción que siempre serán una piedra en el zapato para cualquier gestión que quiera implantar cambios coherentes y autosustentables.
Otro gran reto de los países en proceso de desarrollado es que una importante cantidad de trabajadores se dedican a labores informales donde la remuneración se da en efectivo, por lo que se hace poco práctico para las administraciones tributarias crear mecanismos de recaudación efectiva, convirtiéndose en un obstáculo para poder aplicar criterios justos en un ambiente en el cual es muy complicado tener acceso a empresas legalmente constituidas y con intenciones formales de al menos hacer el intento de cumplir con agobiantes obligaciones de todo tenor. Siendo así, la tributación solo se circunscribe a un sector minoritario, que para males peores es altamente presionado, atacado y en algunos casos intimidado.

Aguas en el medio
Otro reto importante que tienen las administraciones tributarias de países  en proceso de desarrollado es el poco entrenamiento que reciben sus funcionarios y los peores salarios que detentan. Esto genera varias consecuencias, entre las que se pueden mencionar a la deficiente forma de atender a los contribuyentes cuando desean hacer consultas de todo tipo, lo poco técnico en muchas explicaciones donde pareciesen regirse por procedimientos muy cerrados fundamentados en programas incluso desfasados, lo que conlleva a problemas interpretativos y de aplicación de la norma y en el caso de las desventajas salariales, la poca motivación a hacer un trabajo de calidad y la constante cruzada que tienen desde el punto de vista ético en su actuación profesional.

El hecho de que existan entes tributarios con una necesidad desmedida de recaudar, con carencias profesionales y con bajas remuneraciones tiene marcado el fracaso desde un punto de vista organizacional, que por añadidura no tendrá herramientas estadísticas eficientes para poder medir los pocos o muchos avances que vayan teniendo en el tiempo, que permitan crear estrategias en el corto, mediano y largo plazo con el fin último de poder aplicar las acciones necesarias para llegar a la tan anhelada justicia tributaria que debe existir.
Aguas abajo

Parece muy extraño, pero en países en desarrollo pareciese que es obvio que existe una distribución desigual de riquezas, donde pocos son los grandes generadores de renta. Pareciese que en ese supuesto sonaría coherente de que los estados impulsaran la aplicación de normas que tendiesen a gravar más a esos grupos que son fácilmente identificables y que su manifestación de riquezas es más que evidente.
Allí vemos como diversos países desarrollados se lucen creando tributos a la renta y el patrimonio sobre dichos grupos, simplificando el proceso tributario de determinación y recaudación; no obstante, contradictoriamente en los países en proceso de desarrollo, los sectores productivos están compuestos por entes y personas con influencias particulares que evitan que los sistemas se tecnifiquen y busquen crear procedimientos tributarios que permitan hacer un piso organizacional. Es algo así como permitir que el sistema impositivo se desarrolle en primera instancia con el apoyo de los grandes contribuyentes con un proyecto que en el mediano y largo plazo permita crear instituciones robustas que luego estén en la capacidad de democratizar la recaudación.

Este es un tema largo y complejo, por lo que agradezco haberme topado con estudios del FMI que tratan de desarrollar el tema y dar luces de los pasos que debemos dar de este lado del mundo, a fin de lograr tener sistemas tributarios que determinen, recauden y fiscalicen partiendo de fundamentos basados en valores y principios. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/