Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 31 de mayo de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 202

Desmaterialización

Aguas arriba


Como una suerte de catarsis, entre colegas discutíamos todos los esfuerzos que hay que realizar para poder mantenerse en el camino de los negocios en contextos complejos e intrincados. Se discutía airadamente que probablemente el emprendimiento formal este en extinción, dado que culturalmente hemos confirmado y validado la existencia de formas de hacer dinero, donde los riesgos son bajos y las ganancias son altas, pero donde no se produce un verdadero valor agregado ni se genera producción en escala, soportado en trabajadores recibiendo remuneraciones justas y un estado recaudador y al mismo tiempo garante de que el empresariado tenga condiciones claras, estables y predecibles.

Parece que comprar un carro dañado, repararlo y venderlo en un mes, es la forma más elemental de obtener muchas veces un sueldo mínimo en un plazo relativamente corto, sin tener que lidiar con entes reguladores, ni sindicatos dislocados cerebralmente. Sería terrible que se masifiquen prácticas que nos devuelvan a la Edad de Piedra, donde prácticamente el hombre cazaba la presa del día y se sentaba a esperar que la misma se acabara para emprender la búsqueda del nuevo animal a ser compartido en la tribu. Una suerte de estado situacional de satisfacción de necesidades en tiempo real. Un híbrido entre el gestor y el que hace la cola inclemente a cuenta de una casta que prefiere trabajar formalmente mientras le da vida un mercado paralelo que no quiere la formalidad porque la misma requiere ocho horas de trabajo, sacrificio y beneficios de hambre.

Básicamente, estaríamos retrocediendo en el tiempo de forma inclemente, por el hecho cierto y tangible de no querer atravesar el campo minado del cumplimiento de obligaciones de todo tipo, así como ataques no esperados en los momentos de calma relativa. No se debe dar la razón, pero tampoco es una decisión como para decidir desmaterializar un logro de toda la vida, que genera prosperidad a muchas personas y sus familias.

Aguas en el medio

La mesa estaba llena de gente que emplea gente. Estaba llena de profesionales que sueñan con un esquema de negocios en el cual se pueda hacer un trabajo del cual todos se puedan sentir orgullosos no solo en lo económico, sino en lo ético y humano, para con ello poder darle algo de paz al sueño y no buscar atajos u otros mercados más seguros para poner en práctica todo lo que se ha aprendido en estas dos últimas décadas de forma poco ortodoxa, mientras vemos como en nuestros vecinos se dan condiciones cada vez más sanas para poder hacer negocios, convirtiéndonos en la imagen de un niño que ve frente a la vidriera de una juguetería, el robot de sus sueños, pero que en principio no tiene como alcanzarlo porque análogamente está a una frontera de distancia.

Lo más impresionante de todo es que la conversación se sigue llevando con una claridad absoluta de que tropezaremos, seguiremos pisando minas que explotaran, nos levantaremos y veremos como siguen haciendo planes para fiscalizar al que produce y voltear la mirada ante el que abiertamente toma la vía de la informalidad para enfrentarse a otro tipo de alcabala igual de costosa, pero menos mediática.

La cantidad de entes reguladores en proceso de fiscalización generan una seria incertidumbre del trato que seguirá recibiendo el empresariado, sobre hechos que causó el mismo estado, por distorsiones propiciadas por la forma como se manejan los más importantes indicadores.

Aguas abajo

Algunos sonreirán, pero la industrialización del mundo generó un mayor nivel de compromiso por parte del emprendedor. Lo dejó pensar en la producción a escala determinable de acuerdo a la capacidad instalada y lo colocó frente a la historia como parte de la solución y nunca del problema.

La era modera afianza todo esto y le suma la globalización, haciendo que el emprendedor sea cada vez más protagonista, permitiendo al trabajador tomar parte fundamental del protagonismo, dado que son ellos los que ponen la mano, para que haga realidad lo que está en un frio papel.


Ese protagonismo empresarial debe ser respetado por los entes recaudadores y por los trabajadores (en nombre propio o por partes que se autoproclamen como tal) para que el equilibrio se mantenga y pueda existir verdadera prosperidad. La función del estado deberá ser ponerle a fin a la corrupción y extorción como fuente primigenia de nuestros problemas y ejemplo fiel de que lo que comienza mal, termina mal. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 24 de mayo de 2015

Entrada N° 200

Aguas arriba/en el medio/abajo

Como por arte de magia, el tiempo pasó muy veloz y ya el día de hoy esta saliendo la columna
número 200 de Actualidad Financiera y Fiscal en El Diario de Guayana y en el presente Blog.

Son 200 semanas que es un poco más de 4 años con este espacio de reflexión. Al ver el número incluso me genera sorpresa, por lograr hacer este ejercicio dominical, donde trato de compartir mis preocupaciones y las de muchas personas que me rodean.

Especial mención a El Diario de Guayana por permitir el espacio y a mis lectores por tener el deseo de leer y compartir.

¡A todos, mis agradecimientos!

Esperemos celebrar el 300 a la vuelta de la esquina.

¡Saludos para todos!

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 201

Estrategias en épocas de crisis

Aguas arriba 


En estos momentos estamos viviendo situaciones históricas producto de las distorsiones que estamos presenciando y que hacen que sea bastante difícil poder diseñar y ejecutar planes de negocio con cierto nivel de coherencia técnica. Esto hace que sea necesario estar cada vez más claros de los verdaderos nichos que podamos atacar, que nos permitan cierto nivel de dinamismo por su rango de acción y no se conviertan en una especie de camisa de fuerza que limite nuestro quehacer.

Probar nuevos productos y servicios no será descabellado, si con ello podemos tratar de seguir descifrando el camino que debemos transitar, mientras se estabilizan los mercados (especialmente el cambiario) y generamos un nuevo modelo que permita leer mejor la situación y por sobre todo ser rentables. Esto es algo que en cualquier país común y corriente puede darse y que esperemos que tarde o temprano también lo podamos experimentar.

Productos muy sofisticados o con alto componente extranjero puede que no sean la mejor vía, dado que las condiciones actuales hacen que cada vez sean más costosos, reduciendo sensiblemente el tamaño del mercado, y tiendan a ser muy inestables ante las variantes en la economía que lejos de atraer, alejan cada vez más, por lo que se hace cada vez más difícil mantener un concepto de largo plazo, con una visión de negocio en marcha y cierto nivel de metas de crecimiento.

Aguas en el medio 

Ante este esquema particular, es necesario analizar puertas adentro la creación de nuevos esquemas. Una constructora que observe que es difícil moverse con fluidez por la escasez de materiales y problemas sindicales, puede explotar el nivel técnico interno para el diseño conceptual de proyectos; la empresa que se encarga de vender repuestos, puede crear una unidad de reparación y servicio (garantizando así que se mantengan los bienes, aunque sea de segunda mano); una tienda de equipos de computación debe repotenciar su área de servicio post venta y compra de equipos defectuosos para su arreglo y posterior venta.

Con este tipo de análisis internos de fortalezas y debilidades, cada entidad podrá evaluar negocios no explorados que podrían generar oportunidades interesantes de negocio. Obviamente no hay fórmula mágica para nada, por lo que lo que parezca en papel una gran idea, en la práctica pudiese ser un perfecto desastre.

Lo importante es mirar alrededor de su negocio y tratar de ver qué ocurre internamente y cómo reaccionarían los clientes actuales en caso de que exploremos estos nuevos productos y servicios, lo que sin duda alguna pudiese darnos una perspectiva bastante particular a la hora de hacer algunos toques para reinventarse.

Aguas abajo 

Ante la situación, el financiamiento bancario sigue siendo una fórmula rentable, si hablamos de gerencias que son buenas para tomar decisiones en tiempo récord. En caso contrario, pudiese convertirse en un nuevo dolor de cabeza, por el incremento de las salidas de efectivo, en pro de cumplir con dichas obligaciones que no trajeron consigo un plan de inversión agresivo.

Ante un contexto altamente inflacionario, tasas de interés reguladas y escasez de productos, siempre será buena decisión el dar un paso adelante a casa asunto y así poder tratar de ganarle alguna batalla a tanto número rojo.


Cada quien planteará su estrategia. Algunos querrán sobrevivir al temporal mediante un down sizing y otros querrán al menos mantener el nicho de mercado sin arriesgar más. Por último, y bendecido, estará el emprendedor que quiera seguir invirtiendo sin mirar lo que pasa en el entorno, teniendo total convicción que todo pasa y que en algún momento la situación mejorará. Para este último (el que estamos buscando), todo nuestro apoyo para poder crear condiciones de mayor calidad a trabajadores, proveedores y clientes. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 17 de mayo de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 200

Simplificado

Aguas arriba


La tecnología tiene una importancia increíble en cuanto a automatización se refiere. El simple hecho de que sea posible hacer trámites en línea, hacer pagos en simultáneo y recibir certificaciones de forma inmediata en nuestro correo electrónico hace que el trabajo de papeleo y colas interminables deba ser una situación en vías de extinción.

En países desarrollados, constituir una empresa y cumplir con obligaciones de carácter tributario son realizadas en tiempo récord y sin la necesidad de movilizarse de un sitio a otro, ante la mirada prejuiciosa e indiferente de funcionarios que tienen como función principal la de asistir al colectivo, pero que en el día uno de su labor, olvidan dicha asignación.

Mucho se ha hablado de lo importante que es el contar con un sistema que sea tan ágil y técnico, que controle sin necesidad de obligar a las empresas a tener equipos enteros de trabajo destinados a tareas no operativas, que aun cuando son parte de un todo, no son las más importantes para el quehacer diario.

Aguas en el medio

La situación se torna peor, cuando un emprendimiento se detiene o sencillamente nunca nace por la complejidad y magnitud de cada paso que debe ser llevado desde el día número uno, para poder iniciar operaciones de forma ajustada a derecho, situación está que pudiese convertirse en toda un logro, considerando que una importante cantidad de proyectos comienzan con recursos muy limitados, que van resolviendo tropiezos con el pasar de los meses y hasta años.

La existencia de trabas y procesos cultivan la utilización de caminos laterales que llevan a los particulares a hacer actividades que distorsionar el quehacer lícito de los procedimientos administrativos, perjudicando su estatus como negocio cumplidor de la norma, a expensas de funcionarios con prácticas mercantilistas fuera de una praxis coherente y legal.

Este tipo de situaciones originan problemas de competitividad, dado que ahuyentan a nacionales y foráneos que desean invertir, invitando de esta forma a la informalidad. Lamentablemente, estos últimos no permiten que entre un solo centavo al Estado, para cumplir con sus obligaciones ante todos los ciudadanos que hacemos vida, aun cuando si lucra a personas que con razón o sin ella, hacen de su vida diaria un trajinar de vueltas para evitar la formalización de proyectos que con un poco de apoyo pudiesen generar empleo de calidad y más recursos para ser administrados.

Aguas abajo

Si la simplificación se vuelve más tiempo dedicado a hacer cosas que no llevan a nada y que al final nos hará volver a largas colas para entender o para consignar información que en línea no puede ser validada, sencillamente pareciese ser el nacimiento de nuevas alcabalas tecnológicas, donde seguimos haciendo cosas que absorben nuestro día y que se vuelven virales en las redes sociales, pero que no logran el cometido. Lo peor es que cualquier incumplimiento o error genera contingencias y/o inhabilitaciones.

Esto se da principalmente por la improvisación, el desconocimiento y en ocasiones hasta con intención para fines que hoy en día se me hace difícil de entender, habida cuenta que la meta de toda sociedad debe ser la de brindar condiciones mínimas para que todos podamos hacer negocio de forma lícita, con las limitaciones contenidas en normas que tengan un carácter justo y equilibrado. Esa es la única forma de generar progreso para todas las personas que hacen vida en una sociedad; pensar otra cosa, es quizás llevar a un colectivo a más y más penurias, empujando a personas y capitales a emprender nuevos retos en jurisdicciones que si están dispuestas a tender una mano al honesto que desea progresar.


Por otro lado, el que sí decide formalizarse contra todo pronóstico, no debe ser hostigado e intimidado, desconociendo del todo la presunción de inocencia, partiendo de la premisa de que debe ser culpable y por ende castigado. Los problemas fundamentales están asociados a sanciones desmedidas que quitan la posibilidad a los negocios de poder avanzar, el cierre como medida de castigo, la privación de libertad y en algunos casos, ciertas variantes bastante comunes en la actualidad. Seguimos pensando que habrá oportunidades y que probablemente estaremos aquí para aceptarlas. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 10 de mayo de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 199

Credibilidad

Aguas arriba


La información contable tiene múltiples propósitos y usuarios que desde el punto de vista pedagógico pueden ser investigados y ampliados por el lector en la literatura contable vigente y pertinente.

Este es un punto que debe ser ampliamente enseñado en las aulas, para tratar de internalizar en las generaciones que se formen, conceptos que la generación que interactúa hoy en día pareciese no tener claro en muchos aspectos, que por supuesto hace que el impacto de la profesión pierda enfoque. El obviar usos, propósitos y usuarios, puede convertir a los profesionales en meros gestores y proveedores de copias e imágenes escaneadas.

El propósito principal siempre ha sido el de servir de herramienta para la toma de decisiones gerenciales, dado que con este instrumento se pueden medir infinidad de indicadores que darán luces del camino que transita un negocio en marcha, por lo que se convierte de una u otra forma en la columna vertebral del mismo. Obviamente, el área operativa debe ser la mas vigilada y cuidada, pero si el resultado no se puede medir, se vuelve en ocasiones inútil.

Otro propósito importante es el regulatorio. La autodeterminación y de la determinación de oficio de prácticamente todos los tributos y obligaciones análogas se mide partiendo de información dura extraída de la contabilidad, por lo que sin duda alguna se vuelve fundamental su buen uso y manejo.

Aguas en el medio

Por otro lado, en el tema de los usuarios, es fácil amarrarlos con los propósitos de la contabilidad. Tenemos como referencia al marco conceptual, el cual se destaca en definiciones y especificaciones sobre este apartado, haciendo especial énfasis en accionistas, instituciones financieras, el estado como un todo, los trabajadores, entre otros interesados en conocer información de esta naturaleza, que por supuesto cumplan con una serie de aseveraciones asociadas.

Dependiendo del usuario, la necesidad será particular así como el enfoque. Lo cierto es que la información contable debe tener tanta calidad, que en una sola compilación de datos, deben explicarse por si mismo, a fin de satisfacer de forma inmediata al usuario, sin mayor manifestación por parte del preparador.

Ahora bien, la gran pregunta es si eso está ocurriendo en estos momentos en nuestras contabilidades, y pareciese todo indicar que la respuesta es un rotundo no. Lamentablemente todas las distorsiones en material cambiaría y regulatoria hacen que lo que se muestra en los estados financieros terminan siendo una suerte de ficción que recae en declaraciones de impuesto que no terminan midiendo la verdadera capacidad contributiva de los contribuyentes, dado que son números que en la mayoría de los casos terminan mostrando utilidades que realmente pueden ser perdidas, y perdidas que pueden ser utilidades, de estar en un ambiente como en el que se desarrollan compañías a nivel mundial sin mayor limitación, que las que las mismas normas imponen de forma razonable.

Pero eso no es todo. El empresariado en un alto porcentaje tampoco se interesa mucho del tema y ven con un poco de desdén el trabajo contable, pensando que la estabilidad y rentabilidad de su negocio se mide solo con el hecho de ver que hay dinero en la cuenta para cubrir erogaciones personales, la adquisición caprichosa de cualquier bien y hacer la parrilla del fin de semana en casa.

Aguas abajo

Siendo tan precaria la forma de medir la rentabilidad empresarial y sumando el hecho de que las distorsiones tiran por la borda la poca o mucha contabilidad que creamos saber, hacen que sencillamente la preparación de estados financieros solo se hace para satisfacer nuestra existencia y para que terceros sientan que tienen un soporte para sus fines, donde se trate de mostrar unos números que sirvan para fines crediticios o tributarios.

Una vez se den mejoras en apartados comunes, deberemos revisar la forma como hemos trabajado para dar borrón y cuenta nueva en lo contable, a la espera de que los empresarios sientan que la única forma de saber como van sus negocios, es teniendo una visión financiera y técnica del mismo de forma sistemática y seria.
De no ocurrir eso, sólo servirá para salir corriendo al ver entrar al negocio un funcionario con ceño fruncido. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 3 de mayo de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 198

Día del trabajador

Aguas arriba

Ya pasó la celebración del primero de mayo, la cual representa el justo derecho de los trabajadores a defender sus puestos e incluso su dignidad como ciudadanos que hacen una labor neurálgica para el desarrollo de una nación y que debe ser reconocida y valorada en la misma medida que ellos honren su propia labor con ímpetu y seriedad. 

La fuerza de trabajo de los colaboradores es el punto central para que emprendimientos de todo tipo tomen forman, surjan y solidifiquen como negocio en marcha. No hay medias tintas con ello, dado que una idea o un producto pueden ser fantásticos, pero sólo podrán ser realidad si hay personas que lo hacen realidad con su esfuerzo y dedicación.

Una asociación clara entre patronos y trabajadores es fundamental. Cada uno tiene su nicho y deberes y derechos que cumplir y hacer cumplir. La sumatoria de muchos elementos hará que se vuelva uno sólo.

Aguas en el medio

El trabajador trabaja, se hace sentir, opina, propone y hace grande la institución a cambio de una remuneración digna, claros siempre del hecho legal innegable de la subordinación a un patrono que pone el capital, el intelecto del proyecto, que asume riesgos legales, financieros, tributarios, ambientales y obviamente laborales, que los trabajadores no asumen (con algunas excepciones) y que hace que su rol sea esencial, así como el del colaborador.

El patrono tiene el deber de dar condiciones a sus trabajadores y estos últimos tienen el deber de dar su mayor y mejor esfuerzo para cuidar su puesto de trabajo. La motivación, el empoderamiento y el compromiso son vitaminas que el patrono deberá inyectar para que las cosas pasen cuando deban pasar y de la forma apropiada.

Aguas abajo

Cuando el patrono pierde la brújula y toma malas decisiones y además dando un trato injusto al trabajador nace indudablemente la primera semilla del descontento que da pie para que inicie la lucha social entre ambos frentes, que obviamente en nada contribuye al mejoramiento de las condiciones.

Si el patrono toma el camino de utilizar al trabajador como un simple recurso desechable, la ecuación falla y lo que viene de allí es problemas y más problemas.

Por otro lado, si el trabajador desmedidamente decide de forma unilateral poner contra la pared al patrono por intereses particulares, por ideología o por agendas ocultas, a sabiendas de que el patrono hace todo lo posible por dar condiciones justas a sus colaboradores incluso bajo condiciones adversas, pues en ese caso, ese estereotipo ya no se encuentra encuadrado dentro del espíritu que dio nacimiento a la celebración que el viernes que pasó celebramos y por ende debemos darle otro título a esa labor.

Lo justo goza de una línea muy delgada. La buena fe de las partes está en extinción y la presunción de inocencia esta solo en los libros y en algunas películas. En algún momento nos daremos cuenta que debe haber una gran alianza entre trabajadores y patronos, con una supervisión equilibrada por parte del estado, que traerá consigo la prosperidad que esperamos con ansias. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com