Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 26 de febrero de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 32

Algo de ocio productivo



Aguas arriba


Ciertos estudios apuntan de que las mejores decisiones se toman en ambientes no asociados a nuestra fuente de ingreso –es decir, nuestro trabajo o negocio-, dado que dan cierto oxigeno a las ideas y te permiten soñar un poco con los ojos abiertos. Apenas leí el artículo, me pareció excelente y me sentí totalmente identificado con ello. Reafirmé lo que siempre le digo a mi esposa, y que cada vez que lo hago me mira con cara de que estoy algo desatornillado, con lo cual concuerdo y que además me da mucha risa e impulso adicional para inventar algo nuevo y darle un poco más de emoción al asunto.


En ocasiones debemos ver nuestros emprendimientos -e incluso nuestro trabajo bajo relación de dependencia - con la óptica del que ve desde afuera de manera imparcial, con el objetivo de forzar los estándares y llevarlos a otro nivel. El mantenernos estáticos hace que al final del día no tengamos nada que proponer y terminemos con la expresión: “así lo hacemos aquí”.


Qué tal si yo entro en mi tienda y me digo a mi mismo…”A mí me gustaría que me atendieran al llegar de esta o de esta otra forma”. Sería fantástico el resultado si pudiese aplicarlo tal como me pasa por la mente.


Aguas en el medio


Uno de los estudios trataba de demostrar que en los momentos en los cuales hacíamos actividades deportivas, artísticas o simplemente de descanso, lográbamos llegar a una relación tal con nosotros mismos, que nos permitía tomar decisiones acertadas y hasta dar giros -para muchos- inesperados.


En mi experiencia personal, definitivamente me parece que tomar un poco de espacio y hacer actividades deportivas, hace que condicione mi cerebro a ser más optimista frente a las decisiones y me mantiene siempre al borde de la silla para tomar riesgos medidos.


Esto no solo se aplica al ámbito empresarial; basta que uno no esté de muy buen humor y haga una corta caminata para darse cuenta de que el problema no es tan grave, y al rato ya no sentirá el mismo deseo de arreglarlo mandarria en mano.


Aguas abajo


No todo es tan sencillo. Siempre llega alguien jocoso, con ganar de llevar todo al extremo, que concluirá que la mejor forma de vivir es no haciendo nada, con el único objetivo de que la musa te encuentre en tu estado de reposo –casi- perenne y te permita conseguir la cura para todos los males y que eso contribuya en su realización personal y eventualmente en el sonido ensordecedor de la máquina registradora cuando abre y cierra la gaveta, que tiene un sonido a veces celestial.


Para todo hay tiempo; los emprendimientos avanzan si dedicamos tiempo al negocio, nuestro trabajo bajo relación de dependencia mejora si le ponemos interés y nuestra vida en general se mueve, si nosotros nos movemos con ella. El punto está en que siempre forcemos la barrera y tratemos de poner la vara un poquito más alto para lograr nuevos resultados, sin llegar a los excesos.


Quién diría que algo de ocio podría ser productivo. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com

domingo, 19 de febrero de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 31

Programación positiva

Aguas arriba

Hace poco formé parte de un entrenamiento de liderazgo que la verdad me dejó un grato sabor. Allí conversamos de muchas cosas que a veces damos por sentado, pero que realmente debemos tratar de fijar en nuestro subconsciente y aplicarlo en nuestro día a día como profesionales, como ciudadanos y por sobre todo como emprendedores.

Entre los puntos destacables que debo rescatar están el hecho de que debemos hacer un esfuerzo supremo por impregnarnos de optimismo -ojo, sobre base cierta y no basado solo en una fe ciega por el porvenir-, de visión de futuro - basado en predicciones objetivas- y por sobre todo de un deseo irrenunciable a crecer intelectualmente.

Aguas en el medio

El optimismo hará que condicionemos nuestro cerebro a lograr resultados posibles. Nos mantendrá relajados, dado que nos marcará el camino a seguir, en el cual aún cuando sabemos que habrá obstáculo intrínsecamente también sabremos que es el camino correcto y que más temprano que tarde lograremos el resultado que deseamos y esperamos.

El optimismo no hará que bajemos los brazos solo a la espera de un milagro; el optimismo hará que pongamos todo lo que tenemos, dado que habrá siempre un pronóstico positivo del resultado. Emprendedor que no esté impregnado de optimismo se condicionará a fallar y en los tiempos en que vivimos, el fallar es una posibilidad, pero no debe ser una constante.

El hecho de ser optimista no quiere decir que no debemos ser cuidadosos en nuestro accionar. Tampoco debe hacernos creer que nuestras acciones no tendrán consecuencias. Es un tema complejo que no debe ser ni minimizado ni subestimado.

Aguas abajo

En cuanto a la visión de futuro, es imprescindible que un emprendedor dedique parte de su tiempo en la lectura del acontecer diario de su sector de actividad, del país y del mundo. Esta tarea es bastante efectiva para poder hacer predicciones del futuro, con las cuales se puedan tomar decisiones de la dirección que debe tomar el negocio. Los negocios no pueden llevarse solo dependiendo de la dirección del viento y mucho menos por inercia. El estudiar constantemente el pasado y el presente, nos hará ver el futuro con un poco de seguridad y nos permitirá dar golpes de timón en cualquier momento.

Por último, pero no menos importante está el hecho de estimular la investigación y el estudio. Esto es una recomendación para segundas generaciones de emprendedores. Por lo general, los negocios de primera generación crecen por olfato y hard work; la segunda generación debe llevar el negocio a otro nivel con técnica y conocimiento.

Es común escuchar el lema de: “para qué cambiarlo, si funciona bien”, pero eso no impide que se puedan adaptar y aplicar mejores prácticas que permitan al negocio crecer y desarrollarse en un ambiente cada vez más competitivo y complejo.  No quiero ser simplista ni tampoco pretender que con esto se llegará a darse la vuelta al mundo, pero si es cierto que debemos hacernos de todas las herramientas posibles para avanzar y no paralizarnos por los vaivenes a los que nos enfrentamos desde distintos flancos. No dejen que pase el tren sin ustedes ¡tómenlo! Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 12 de febrero de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 30

Contabilidad de costos

Aguas arriba

Se me hace muy curioso recordar en la universidad a mis ahora colegas, pidiendo clemencia para poder aprobar todas las materias relacionadas con costo. Era como una especie de karma que todos llevábamos y del que queríamos salir lo más pronto posible.

Hablar de mano de obra, costos directos, entre otros términos, hacía que la vida no valiera la pena por un segundo y que nuestra suerte como universitarios estaba atada a solo un milagro de la providencia. Obviamente, con esa base, mal podría tratar de asesor a otros ante tan complicada tarea, en la cual se debe juntar el conocimiento técnico con el sentido común, en una combinación bastante interesante. Temerario es decir en estos momentos que todo está bajo control en esta área

Aguas en el medio

Luego, en edad adulta y ya como profesionales, la contabilidad de costos se volvió solo un recuerdo gracioso y una anécdota más que contar y desde ese momento nos apoyamos en los sistemas administrativos y de contabilidad y de algunos osados que decidieron dedicar su vida a tan complicada parte de la contabilidad.

Estos osados se ganan todo nuestro respeto y se jactan de darnos explicaciones que de plano no entendemos, pero de las cuales asentamos con la cabeza como si estuviésemos entendiendo cada palabra –ruegue Dios que no nos pidan una opinión – para no quedar en una desventaja notable y además terrible.

Estos personajes manejan no solo los términos y los sistemas administrativos, sino que también conocen en profundidad todo el proceso productivo y de comercialización y pueden darnos un paseo virtual por todas las fases del corazón del negocio.

Ellos logran alinear perfectamente lo que es la práctica y la teoría y terminan convirtiéndose en una suerte de héroes anónimos del negocio.

Aguas abajo 

Sigue pasando el tiempo y en nuestro país se pone en vigencia la Ley de Costos y Precios Justos y se desata toda una marea de asuntos que debemos conocer y manejar para hacerle frente a esta situación que es toda una realidad con la que debemos coexistir y además cumplir al pie de la letra, dada su importancia.

La primera fase de esta normativa solo fue dirigida a 19 productos, pero poco a poco esto irá extendiéndose –teóricamente- a todo tipo de producto o servicio, por lo que estamos en la obligación de desempolvar los libros, apoyarnos en las normas internacional de contabilidad y empezar a desenmarañar ese elefante que antes le teníamos un poco de miedo y que veíamos de lejos, y tratar de tomar un conocimiento que nos sea útil para poder hacer frente a las situaciones por venir, las cuales serán decisivas para nuestros emprendimientos y para las compañías que asesoramos o representamos.

Con esto no quiero decir que debemos todos especializarnos en contabilidad de costos, pero definitivamente si es necesario que tengamos un conocimiento básico tal, que nos permita tomar decisiones acertadas en los tiempos de cambio que se aproximan, sinceramente, cosa complicada. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 5 de febrero de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 29

Se busca socio

Aguas arriba

Desde hace mucho tiempo, el hombre sufre de una importante crisis de insatisfacción que lo hace tratar de luchar contra el estatus quo en pro de cambios que mitiguen en algo esa necesidad imperiosa de moverse en otra dirección – a veces desconocida-.

Esto hace que constantemente se vean dejos de intolerancia en el trabajo diario y alta rotación en los empleos, en búsqueda de ese algo más, que en ocasiones nunca llega. Esta situación influye en muchos casos en el inicio de importantes emprendimientos que de vez en vez son exitosos.

Una vez manifestadas esas insatisfacciones en el quehacer diario, suelen  volver a florecer con los socios escogidos para el nuevo reto iniciado, dado que como buenos venezolanos siempre escogemos como socio -en algo tan serio- al compadre, al hermano o al amigo del alma –o todos inclusive- luego de terminar con el cerebro remojado en alcohol en una feliz tarde de domingo en el jardín de la casa, en la cual se concluye que con tan solo soplar se harán cientos de botellas con altos niveles de rentabilidad.

Aguas en el medio

El iniciar una sociedad no requiere solo de un proyecto y dinero; requiere infinitamente mucho más que eso. Requiere constancia, entendimiento, juicio y en algunos casos cierta frialdad para tomar decisiones de negocio.

No tengo nada en contra del compadre y menos tengo nada en contra de una buena idea nacida un domingo de ocio, pero sin duda para hacer negocios en sociedad se requiere más que un apretón de manos y buenas intenciones, para lograr tener un emprendimiento exitoso y prospero en el tiempo.

No se concibe un negocio que tenga todas las características de una beneficencia pública, donde se compartan las ganancias, pero no los vaivenes propios de un emprendimiento, a menos que las partes lo hayan convenido así de forma explícita y se encuentren totalmente satisfechos con la estrategia. En estos momentos está de moda la figura de los inversores que mediante préstamos dan oxigeno a nuevos emprendimientos recibiendo intereses por el capital colocado, más un porcentaje limitado de acciones que les permita observar los estados financieros de primera mano, pero sin poder tomar decisiones del rumbo de la empresa.

Aguas abajo

Sobran los casos de socios que terminan siendo enemigos y querellados, de lazos familiares rotos en miles de pedazos y de comentarios jocosos en los cuales el presunto afectado dice que su contraparte es muy fregado y hasta mal amigo. Es por ello que siempre escuchamos con razón la frase: "negocios son negocios".

Otro punto importante está relacionado con la reputación de los socios con los cuales vamos a trabajar, y allí aplica muy bien la frase “dime con quien andas y te diré quien eres”, por lo que definitivamente este punto debe ser analizado con sumo cuidado, dado que sencillamente las buenas intenciones de las partes harán que el negocio brille por sí solo, y no sea opacado por el mal accionar de los participantes.

Mientras dure, los socios deben estar en cuerpo y alma; por eso y muchas otras razones más, es muy delicado decir: "se busca socio". Hasta la próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/