Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 30 de octubre de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 276

Nuevo salario mínimo

Aguas arriba


De acuerdo a la última alocución del presidente nacional, el nuevo salario mínimo a partir del primero de noviembre para los trabajadores será de Bs27.092, con un bono de alimentación de Bs63.720, Esta decisión no nos toma por sorpresa, dado que este dato había circulado informalmente a través de los mismos personeros del Estado, por lo que ya se encontraba en el radar de empresarios y trabajadores.

En concordancia con los datos  aportados por el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (CENDA), con las condiciones económicas del salario y bono de alimentación predecesor, el poder adquisitivo era de aproximadamente del 5,7%, lo que estaba atado a una canasta alimentaria de aproximadamente Bs262.664 y  básica de Bs 352.785, ambos datos para el mes de agosto de 2016.

Por otro lado, la brecha que existe entre el trabajador formal e informal se sigue cerrando y cada día que pasa, más personas brincan hacía la informalidad de forma desesperada por múltiples razones. La más obvia, es el hecho de que empresarios formales han sido hostigados por los distintos medios que tiene el Estado para perturbar a empresas, debiendo con ello disminuir sus operaciones e incluso cerrarlas de forma permanente o temporal, en espera de tiempos mejores o redireccionando inversiones a jurisdicciones que sean más benévolas con los llamados a emprender.

Aguas en el medio

Otro contingente de ciudadanos han brincado al sector informal por el simple hecho de prever que allí conseguirán mejores condiciones económicas en pro de garantizar condiciones de vida para sus familias, lo que sin duda alguna es una razón más que loable, pero que va en detrimento de todos, considerando que habitualmente este tipo de proyectos no generan valor para la sociedad, ni recaudación tributaria y mucho menos un efecto multiplicador en la generación de nuevas oportunidades de empleo o expansión.

Claro, este último punto está atado al hecho de que el mismo Estado no propicia en lo absoluto la creación de negocios, por lo que cualquier comerciante informal al verse reflejado en los formales, ve con simpleza que el camino del hecho es más “seguro” que el del derecho, considerando que se ha encargado en casi las últimas dos décadas, de darle al mundo la visión de que el hombre de negocios venezolanos en un ser despreciable y único en el planeta en maldad.

Siendo así, la motivación que puede tener una persona para laborar bajo relación de dependencia es la de tener estabilidad y no la de avanzar en pro de cubrir con otras necesidades, dado que en la actualidad (como ya se ha discutido), siquiera se puede cubrir con las necesidades básicas de alimentación, producto de  la distorsión tan grande que existe en el poder adquisitivo.

Aguas abajo

Ahora bien, la pregunta es si esto se resuelve incrementando el salario cada dos meses. Obviamente habrá personas que digan que sí, y aun cuando no sea una respuesta fundamentada en lo técnico, hay que respetar siempre la diversidad de opiniones.  No obstante, lo cierto es que mientras el Estado no cambie la dirección, será imposible que los pocos o muchos empresarios en pie puedan soportar incrementos constantes de sueldos y salarios sin el respaldo de que tendrán acceso a materia prima, a equipos, a seguridad jurídica y económica, a mecanismos justos de operar, etc., etc. Si no hay demostraciones concretas de que podemos crecer y no tener al lado a funcionarios corruptos en la nuca para poder obtener divisas, para adquirir bienes necesarios para nuestros negocios e incluso para que no nos cierren por obviar una coma en un libro de compras, es poco probable que el emprendedor local crezca y que el extranjero traiga divisas sin certeza de repatriación.

Entonces, suben el sueldo por un lado y por el otro lado hay que aumentar los precios de nuestros bienes y servicios, y allí ocurren dos grandes posibilidades. La primera es que el mercado acepte el incremento y el empresario continúe, o que el mercado no lo pueda soportar y deba iniciar un severo recorte de costos, en cuyo caso irremediablemente mandaremos a más personas al mercado informal. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/


domingo, 23 de octubre de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 275

Ejercicio de profesiones 

Aguas arriba 


Recientemente leía uno de los tantos análisis que realiza el Banco Mundial, en el cual se detallaban los países en los cuales se podían ejercer profesiones de forma exitosa (claro está, en función al esmero individual) sin mayores limitaciones que las previstas en las normativas tanto para nacionales como para extranjeros. Obviamente, la lista esta liderizada por los países de siempre, los cuales se preocupan por formar personas de alto rendimiento, con el objetivo de apalancar todos los sectores de la economía de manera eficiente y con perspectiva de futuro. Esta sigue siendo la estrategia clara de países desarrollados y emergentes.

Mucho se ha discutido sobre esto, y la clave está en que muchas naciones están cada vez más claras de su rol como formadores de profesionales de alto nivel tanto para la ejecución interna, como para la exportación de talento. Venezuela ha tenido una experiencia interesante sobre esto, dado que en los últimos años hemos visto un contingente de personas con estándares que se han considerado de alto rendimiento.

Aguas en el medio

Muchos pudiesen hasta este punto pensar y hablar de lo costoso que es estudiar en esos países desarrollados y emergentes y las brechas sociales que hay en las clases sociales; no obstante a ello, siempre habrá gente con deseos de superación que conseguirán los medios para hacerse camino y lograr metas en este sentido, en cuyo caso, el éxito tiende a tener un sabor más dulce aún, por el sacrificio que conlleva semejante proeza en condiciones constantemente adversas.

En otros países puede que (quizás/según) la educación se encuentre más masificada y a menor costo, pero termina siendo sustancialmente inferior en calidad, y lo que se termina masificando es la ignorancia de forma sistemática, por lo que al final se obtiene una generación de analfabetos funcionales que probablemente aporten cuotas cortas de valor y que por consiguiente terminen siendo obstáculo para el crecimiento.

Aguas abajo

Para el caso local, contamos con instituciones de bajísimo rendimiento y otras que hacen un trabajo a pulso para formar profesionales de mayor nivel, pero que lamentablemente se consiguen con un mercado laboral en decadencia que no los acoge de buena manera, por lo que terminan siendo etiquetados de una u otra forma por la sociedad. Está claro, que este segmento de profesionales termina siendo altamente atractivo para países donde el acceso a la educación es bajo, por lo que de allí se puede ver el porqué de dicho recibimiento masivo con beneplácito.

Contamos con abogados que se alejaron de la etiqueta para poder ser medianamente bien atendidos en tribunales y entes públicos (al menos  no ser vilipendiado se puede considerar un éxito rotundo) y que por momentos pareciesen ser más gestores/agentes inmobiliarios/entre otros, lo que de una u otra forma tira a la borda la profesionalización que tanto debemos defender y honrar.

Tenemos contadores que son especialistas en ajustar cifras y gestionar registros antes entes varios y que de una u otra forma no viven de la grandeza de las normas contables y tributarias, si no del resuelve del día a día. Ingenieros que no pueden explotar todos sus conocimientos por contar con herramientas y educadores que no entienden las necesidades y realidades individuales de cada estudiante, mientras en simultáneo se preocupan por dar educación orientada a la nota de un examen.

La culpa no es de estos jóvenes que un día de decidieron hacer estudios universitarios, sino de un sistema político que movió negativamente los cimientos de una sociedad, convirtiendo a todo un colectivo en buhoneros y pedigüeños de profesión. El gran trabajo será poder revertir dicha realidad y cambiar tantos paradigmas que han erosionado la forma como convivimos en un país que está obligado a sacar la mejor cara para levantarse ante la adversidad. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/


domingo, 16 de octubre de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 274

Plan operativo

Aguas arriba

El plan operativo es un documento formal que debe ser realizado por entidades públicas y privadas, para su ejecución en el corto plazo (generalmente de un año), vinculado directamente con los objetivos organizaciones y enmarcado dentro de las directrices ya  precisadas en la misión y visión diseñada por accionistas o niveles jerárquicos del más alto nivel. Todo esto adaptado a una realidad que reacciona ante los mercado y que no es una camisa de fuerza con la que se vive de forma indefinida, pero que una vez aprobada debe ser de obligatorio cumplimiento.

Estos planes pueden ser diseñados por gerencias, departamentos, secciones o líderes de procesos; siempre con una visión global, pero atendiendo al a, b, c de las buenas prácticas empresariales, el cual debe ser cumplido en aras de lograr los objetivos generales y específicos del ente, persiguiendo con ello el mejor rendimiento en una relación costo-beneficio razonable y oportuna.

Aguas en el medio 

Debe existir siempre coherencia entre la planificación estratégica el plan operativo y el presupuesto, dado que cada uno se fundamenta en el otro. Todo atado a la filosofía organizacional quien es la primera piedra estructural sobre la que se sustenta la organización y enumera la razón de ser de la misma. Si alguna de ellas no esta alineada, puede que efectivamente no se puedan concretar las estrategias, por más loables que sean, logrando muchos de los desastres que vemos en el día a día de las empresas y entre públicos.

Estos planes operativos deben ser detallados en lo cualitativo y cuantitativo, proporcionando una bitácora de viaje segura sobre los objetivos y métricas a seguir para un periodo de tiempo finito. Es importante detallar que aquí lo importante son las métricas y frecuencias, dado que estas son las que garantizan la confiabilidad del plan. La sumatoria de éstos, más otros elementos de gigante interés operativo, serán el insumo para la elaboración y seguimiento del presupuesto anual, el cual siempre mira a esa big picture de organización con la que se sueña despierto.

Aguas abajo 

El establecimiento de métricas, apoyadas en el historial del negocio y en la experiencia de sus ejecutivos garantizará la operatividad de los negocios, la confiabilidad del presupuesto y el seguimiento de la ejecución de los equipos de trabajo. Sin duda alguna, se convierte en fuente importante para que gerencias, asesores y auditores (internos y externos ) puedan medir con fiabilidad los negocios, mientras que los accionistas y ejecutivos conocerán avances a través de data dura de interés, y no sólo sobre meros supuestos que permiten profundizar mucho y precisar poco.

Los negocios de hoy son cada vez más sofisticados e inteligentes, por lo que la métrica se vuelve vital. No es lo mismo presupuestar bolívares en una economía inflacionaria como la nuestra, a determinar unidades y frecuencia a fin de obtener un objetivo comercial o funcional en un espacio de tiempo medible. Ahora bien, para poder llegar a esto hay que cambiar la forma de trabajo, tomar en serio la información que nos proveen otros departamentos y entender que hacemos hoy y donde queremos estar mañana. Todo es un gran y sofisticado rompecabezas. Http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 9 de octubre de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 273

Educación en decadencia

Aguas arriba


Una de las principales esencias del bolivarianismo se centra en la “moral y luces”  de la colectividad que hace vida en el país (inspirado en el guerrero patrio principal), todo como foco neurálgico de una sociedad que tiene en su ADN el hecho de que debemos formar hombres y mujeres intelectuales para poder con ello evitar que gobiernos oportunistas nos esclavicen con la palabra y no el látigo, pero que en la práctica está totalmente divorciado, considerando que lamentablemente contamos con un sistema educativo donde los maestros están desasistidos, los representantes arruinados y los estudiantes olvidados. Todo en un contexto que se ha desarrollado principalmente en el terreno de las ideologías y no de las verdades razonables, lo que sin duda alguna lo convierte en un caso de estudio.

Ahora bien, cómo podemos rescatar el hecho de que contamos con maestros con bajos sueldos que sufren tener que ir a un aula de clases de una institución educativa descuidada, mientras en paralelo se le solicita que cumplan metas inverosímiles y que además sienten que tampoco tuvieron una base educativa eficiente en su época como estudiantes, como para ser medianamente eficientes en su ejercicio profesional, creando con ello una especie de nube negra que lo hace dudar de si realmente tomaron una decisión acertada al momento de escoger la educación como proyecto de vida, en una parte del mundo donde gana más dinero un militar en un cuartel escoba en mano, que un maestro libro en mano, con todo lo que esto conlleva y sin querer desmeritar la labor del otro en un país sin guerras internas o externas.

Aguas en el medio

Sin duda alguna, pareciese que esto le importa a muy poca gente, aun cuando nos afecta a todos en los distintos roles que podemos tener en la sociedad, ya sea como padres, representantes, profesionales, maestros o simplemente la del ciudadano de a pie, quien debe pegar una carrera para no ser atropellado por un “maleducado” que arranco en rojo su vehículo sin importar las consecuencias de sus acciones. Siendo así, la misión es bastante compleja sin importar el lado que se mire. Claro, esta primera parte de la revista se mira con el anteojo del maestro; no obstante, ellos no son los únicos afectados.

En este orden de ideas, contamos con padres, madres y representantes que luchan por tratar de poner un plato de comida en casa (espero que no sea por preferir una botella de alcohol o cualquier otro vicio) y que se ven contra la pared en el momento de decidir sobre la educación de sus hijos, y allí es donde empezamos a mirar semáforos llenos de equilibristas, traga sables y pedigüeños a montón, los cuales no tienen (y parece que no tendrán) posibilidad alguna de tener un libro en sus manos, lo que sin duda alguna los dejará sin luces y con mucho chance de no tener moral, por lo que la tendencia es que terminen siendo parte de una generación chatarra creada por un sistema que considera que abrir muchas instituciones de pésima calidad es la panacea del progreso educativo.

Aguas abajo

Padres bajo un esquema de gravísimo poder adquisitivo, empezaran a ver con buenos ojos a la emancipación temprana de sus hijos, lo que sin duda alguna generará un efecto costo-beneficio terrible para un país que debe reconstruir mucho si quiere volver al camino de la prosperidad en un tiempo razonablemente corto.


El último, pero más importante es el estudiante. Tiene padres esperando emancipación, tiene a una academia volteando la cara (no cuenta con recursos para nada) y un Estado que sigue jugando a la guerra virtual, mientras vemos como se recorta descaradamente el presupuesto de universidades que en otros tiempos fueron ejemplo de mejores prácticas. Una bomba que está allí y que tendrá un efecto secundario muy fuerte. Los privados, en el camino, tratan de hacer lo que pueden por dar educación de calidad, sin arruinar en el camino a sus pocos clientes, lo que sin duda alguna es otra forma de hacer malabarismo. El problema es cuando se caiga alguna de esas pelotitas de cristal. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 2 de octubre de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 272

Alianzas Estratégicas

Aguas arriba

La creación de alianzas estratégicas es necesaria en estos momentos, y con ello complementar líneas de negocios y enfoques en pro de maximizar recursos y así acercarse de forma más eficiente a mercados que requieren paquetes completos de bienes y servicios a bajo costo, donde las PYMES pudiesen tener una seria ventaja frente a transnacionales con modelos de negocios complejos y estandarizados, en los cuales no se permite la simplificación de fases y menos la improvisación, lo que hace que su sobrevivencia en un país como el que tenemos en este momento sea difícil de sustentar, por lo enredado que se vuelve digerir tanta distorsión junta.

Con esto no se quiere validar ni apoyar el hecho de que se ha vuelto insostenible la existencia de corporaciones en el país, dado que debería haber mercado para todos los tipos y modelos de negocio; no obstante a ello, es clave poder identificar las ventajas que pudiese tener un pequeño productor, el cual antes se encontraba a la sombra de las grandes compañías, mientras que en este momento la situación pareciese estar cambiando radicalmente en vista de la situación que se afrontaba en lo corporativo.

Aguas en el medio

 Lo más impresionante de todo es que las PYMES deben aprovechar este posible momento de interés (capitalizando pequeñas victorias), mientras miran la sistematización y protocolización de negocios como el norte a seguir, siempre entendiendo las cosas que no deben hacer, para con ello no ser víctimas de situaciones complejas en futuros ciclos por venir, los cuales sin duda alguna van y vienen como costumbre en todos los países de Suramérica, donde somos especialistas en sabotear el progreso de vez en vez. Se mira con interés al pequeño productor, el cual está llegando a un mercado donde prácticamente todo esta escaso, por lo que pareciese que el único objetivo debe ser convertir la materia prima en producto terminado y de forma inmediata sacarlo al mercado para cubrir esa gigantesca necesidad.

Está claro que la ausencia de materia prima, equipos y tecnología son el epicentro para que la magia de la producción no se dé; no obstante a ello, el que ha logrado deslastrarse de la mala vibra y del pesimismo crónico ha ganado unas cuantas estrellas que lleva en el pecho de forma orgullosa en esta pequeña guerra que nos está tocando vivir.

Aguas abajo

En estos momentos se han podido visualizar algunos ejemplos, donde pequeños productores han creado conexiones muy estables y responsables con proveedores de bienes y servicios, que en conjunto logran crear nuevos productos de calidad internacional, con altísimo potencial de exportación (si el Estado colaborara), que solo requieren de algún empuje para convertirse en exitosos.

Lo cierto es que esos pequeños esfuerzos se han convertido en diminutas luces en un camino aparentemente oscuro, donde la clave sigue siendo sobrevivir. Ahora bien, el punto está en hacerlo, mientras se piensa en grande y se trata de trabajar con ética de trabajo. La mejor forma de comenzar está orientada a conocernos muy bien como empresa. Luego de ello, debemos mirar a nuestros proveedores como socios comerciales, demostrándoles que la idea es que las partes salgan bien paradas en los negocios que están emprendiendo juntos y que ninguno se arrepentirá de trabajar codo a codo.

Desde ese punto en adelanta quedará cumplir la palabra y seguir ensayando nuevas formas de hacer negocio, mirando con ello las potencialidades de un lado y de otro para crear sus propios océanos azules en pro de la ansiada rentabilidad. Esta increíble crisis debe sentar las bases para que el nivel del empresariado se eleve y de esa forma todos puedan darse cuenta que las PYMES tienen una oportunidad única de crecer en un momento coyuntural tan grave, dado que la máxima aspiración debe ser que logremos tener un mercado gigantesco, donde grandes y pequeños puedan trabajar sin más limitaciones que las legales y con ello generar oportunidades laborales, estabilidad y prosperidad. En ese momento, podremos retomar el camino civilizado que por momentos parece que dejamos de lado. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/