Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 27 de marzo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en el Diario de Guayana N° 245

Gran lugar para trabajar

Aguas arriba


El pasado 18 de marzo de 2016 fue publicado en el portal www.greatplacetowork.com.ve la lista de las 10 mejores empresas para trabajar en Venezuela. Esto es un reto increíble hoy en día e nuestro país, dado que poder dar condiciones óptimas a nuestros colaboradores es una de las hazañas más difíciles de cumplir dentro de tanto problema e incertidumbre, por lo que es digno de apreciar, emular y agradecer por la motivación que brinda al resto de las empresas que hacen vida operativa.

Dentro de tan prestigioso top 10, hay mitad empresas venezolanas, y mitad empresas transnacionales, lo que da un sabor aún más dulce, dado que se reconoce el empuje del ingenio criollo para poder ser ejemplo de buen empleador y emprendedor. Normalmente, las empresas transnacionales cuentan con más musculo y experiencia para satisfacer la multiplicidad de caracteres de nuestros colaboradores y la manera de abordar cada situación. Nosotros no podemos quedarnos atrás, y debemos dar ese particular ejemplo de buen empleador, lo que seguramente redundará en mejores productos y servicios y mayor estabilidad de empleadores y empleados.

Entre los galardonados hay empresas de todos los sectores. Observamos ejemplos en el sector financiero, manufactura, comercio, biotecnología/farmacéutica y tecnología de la información. Todas son empresas privadas con larga trayectoria y no empresas de maletín o de oportunidad. Se hace evidente que el Estado y sus empresas no forman parte de tan interesante grupo, lo cual en sí mismo es una lástima, considerando que empresas de capital gubernamental o mixto deberían ser el ejemplo de excelente gestión y eficiencia.

Aguas en el medio

Existen muchas tesis en cuanto a cómo lograr ser un gran lugar para trabajar. Es una combinación de buenos beneficios socioeconómicos (imprescindible en un momento tan duro para todos), respeto hacia los colaboradores y su gestión (reconocimiento y motivación constante) y un altísimo nivel de tolerancia en cuanto al tiempo libre (sobre todo para las nuevas generaciones y para las anteriores, que necesitan atender necesidades particulares). Tiempo libre, una alta dosis de libertad y la licencia para ser creativo son algunos de los requerimientos de los trabajadores hoy en día y en honor a la verdad, deben ser escuchadas y respetadas.

Pareciese que cumplir con todo o parte de esto esta únicamente diseñado para tipos de negocio donde la presencia física no se necesita del todo (empresas de tecnología, publicidad, asesoría, etc.), por lo que gran parte de las empresas deberán ingeniárselas cada día para poder crear condiciones agradables para con los colaboradores. Esto hace que el reto sea mayor y más complejo para todos los que empleamos

Aguas abajo

Esta es una práctica que se va haciendo gradualmente y que puede que lleve muchos años en materializarse de forma sana, por lo que los avances puede que no sean perceptibles en las primera de cambio. Claro está, no todo recae en el empleador, dado que todas las licencias que sean otorgadas deben tener como contraparte la ejecución de trabajos de mayor calidad y en mejor oportunidad. De lo contrario no se logrará el objetivo organizacional, siendo esto el primer eslabón para poder tener empresas exitosas y trabajadores motivados.

El gran reto de estas empresas será poder dar lectura a cada generación y crear estrategias que en la medida de lo posible puedan motivar a todo tipo de trabajador y que estos a su vez aporten mejoras tangibles a su trabajo, redundando en rentabilidad y efectividad. Este tipo de cosas las veremos de forma más común cuando existan suficientes fuentes empleos formales y de calidad, que tengan que competir para poder mantener a los mejores. Por lo pronto, las pocas empresas que llevan a cabo estas estrategias, lo hacen por puro deseo de mejora continua y para evitar que personas valiosas tomen otros rumbos, lo que sin duda alguna va en detrimento de un país que cada vez más necesita de los mejores. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/


domingo, 20 de marzo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario e Guayana N° 244

Simplificación empresarial
Aguas arriba

La actualidad venezolana desde hace ya un buen rato se ha desarrollado en un ambiente muy confuso desde el punto de vista empresarial. Pareciese que todo se ejecuta con un objetivo un tanto extraño dirigido a sabotearnos de manera indiscriminada, logrando ser bastante exitosos al respecto. Desde el mismo momento que se desea iniciar un emprendimiento comercial, nos encontramos con trabas para la creación formal de negocios, lo que sin duda alguna aleja a muchos de la formalización.
Uno de los principales cambios que debemos dar, deben estar asociados a fomentar el inicio de nuevos negocios, otorgando procedimientos expeditos, sistematizados  y exprés tendientes a formalizar proyectos en tiempos razonablemente cortos y no generando embudos que incluso imposibilitan registrar una simple entidad. Colas innecesarias, trato descortés y en general altísima carga burocrática provoca que los abogados activos hayan perdido su investidura y terminen siendo madrugadores de oficio, moviendo sus despachos a interminables calvarios en registros y notarías.
Afortunadamente, la tecnología puede ayudarlos a adelantar labores mientras hacen actividades estériles e innecesarias, de procesos que tienen como objetivo generar empleo y bienestar. En la práctica, pareciese que los que se atreven a iniciar un emprendimiento son locos de atar y en función a dicho principio son tratados, cosa que es absolutamente bizarra y poco fácil de entender para los que seguimos dando la batalla día a día.
Aguas en el medio
El momento particular que estamos viviendo requiere que el Estado haga un alto y entienda que debe abrir puertas en vez de cerrarlas, y la forma de hacer eso es simplificando los procedimientos, bajando los niveles de intimidación por parte de sujetos activos de obligaciones tributarias y otorgando beneficios y dispensas masivas a todos los emprendimientos que tengan disposición y recursos para invertir en el país. Los beneficios deben ser tangibles y por un tiempo razonablemente largo, con lo cual se logre industrializar nuevamente el país, considerando que innumerables zonas industriales aún cuentan con capacidad instalada ociosa y en espera de reactivarse ante el mínimo reconocimiento de la crisis y las razones que la fundamentan.
En estos momentos, lamentablemente escuchamos de innumerables conversaciones que apuntan a redireccionar inversiones a otras jurisdicciones menos rentables, pero más seguras, solo por el hecho de no contarse en la actualidad con consistencia gubernamental suficientemente para poder manejar proyectos con la meridiana certeza de que podrán ejecutarse todas las fases del negocio en condiciones razonablemente estables. Todo el que lidera proyectos sabe que los riesgos están siempre presentes; sin embargo, el problema es mayor cuando más que riesgos, lo que está frente a nosotros son descalificaciones y amenazas de otro tipo.
Aguas abajo
Seguimos contando con un potencial prácticamente ilimitado y con oportunidades de hacer cosas fantásticas. También estamos  en una situación en la cual todo esto por hacerse, por lo que solo resta mantenerse en pie y alerta ante las mejoras que tarde o temprano se darán. Debemos mantener nuestros emprendimientos a toda costa y prepararnos cada vez mejor, con miras a materializar cosas grandes cuando la tempestad pase, pero para poder llegar a eso debemos trabajar cada vez más fuerte y con más entusiasmo, para con ello capitalizar pequeñas, pero significativas victorias que abonen un camino más próspero.

Inicia la semana mayor y también se aproxima la fecha tope para la declaración de impuesto sobre la renta, momento en el cual empresariado hace su aporte al fisco para poder cumplir las premisas del presupuesto público de la nación, y con ello obtener recursos ordinarios para la satisfacción de necesidades colecticas. Así como el Estado por su poder de imperio coacciona para el cumplimiento de la obligación, de la misma manera los contribuyentes debemos exigir excelencia, calidad y gestión. Eso nos hará un mejor país. Hasta la próxima entrega  @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

jueves, 10 de marzo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 243

Exoneración de ISLR

Aguas arriba


Los sistemas más puros del mundo no acostumbran utilizar exenciones y exoneraciones en exceso, dado que la aplicación de dichas dispensas sencillamente se traducen en la existencia de sectores poco prósperos, desfasados, desestimados o sencillamente no rentables. Peor es el caso cuando dichos sectores se encuentran en estado de pobreza, por lo que la dispensa terminaría siendo particularmente bizarra, dado que el problema en si no es la tributación, si no la situación de los sujetos pasivos de derecho que se ven severamente afectados por una situación país.

Ahora bien, para el caso venezolano, vemos como el sistema se ha ido degradando de a poco. Hace unos años (con todo y los errores) era motivador discutir con pares de otros países, y ver como nuestro sistema contaba con mecanismos tributarios de primer mundo, tales como: precios de transferencia, thin capitalization, entre algunos otros; sin embargo, se nos ha presentado un cambio de foco bastante dramático desde el punto de vista técnico que genera un sabor de improvisación bastante amargo.

Aguas en el medio

El obviar el mecanismo de determinación de la unidad tributaria es uno de ellos, y trajo consigo que la base de personas naturales, contribuyentes del impuesto a la renta, aumentarán de forma significativa por dicho desfase. En el pasado, las retenciones vía ARI estaban dirigidas principalmente a los ejecutivos de las empresas y no al resto del personal. Dichos cálculos de retención era prácticamente información confidencial, dado que era aplicable a muy pocos, así que los veíamos con cierta novedad.

Producto de lo vivido, se dio un evento inédito, y es que prácticamente toda persona natural se convirtió en contribuyente, lo que definitivamente impacta en las finanzas personales de éstos sujetos de derecho, que ven con asombro como deben pagar un impuesto sin recibir nada tangible en medio de una de las crisis más devastadoras.

Ante dicha situación, nos encontramos con una muestra más de improvisación, digna de ser desmenuzada lentamente desde el punto de vista legal, pero que para los fines es propicio mirarla desde una óptica más pragmática. La Gaceta Oficial N° 40.864 del 8 de marzo de 2016, publica el Decreto N° 2.266 de la Presidencia de la República, estableciendo en su Artículo 1, que “se exonera del pago del impuesto sobre la renta el enriquecimiento neto anual de fuente territorial obtenido por las personas naturales residentes en el país hasta por un monto en bolívares equivalente a tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.)”, debiendo las personas naturales residentes en el país declarar y pagar el impuesto sobre la renta, respecto de la porción de enriquecimiento neto anual de fuente territorial que supere el monto en bolívares exonerado. Siendo así, todo indica que hasta 3.000 U.T. estará dispensado y el resto será sujeto a tributación, en caso de que cualquier trabajador supere dichas unidades tributarias. Letra a letra, eso es lo que establece, salvo mejor –peor- criterio.

Aguas abajo

De acuerdo al Decreto, la dispensa aplicará respecto de los enriquecimientos netos anuales de fuente territorial obtenidos por las personas naturales residentes en el país, durante el ejercicio fiscal 2015 y los que se obtuvieren durante 2016, lo que sin duda alguna es un toque técnico más a los principios tributarios, por su aplicación retroactiva de un ejercicio ya terminado y para otro ya iniciado.

El que ya haya declarado su impuesto sobre la renta, tendrá que acogerse a lo previsto en el Código Orgánico Tributario para situaciones de esta naturaleza, por lo que fundamentalmente allí no habría nada adicional que agregar, a menos que se cree arbitrariamente un nuevo procedimiento exprés. El IRS se toma la tarea de enviar los cheques de reintegro vía correspondencia, mientras que para nuestro caso esto lo veo improbable.

Por último pero no menos importante, está el tema de los ARI ya efectuados, la variación de marzo y las retenciones enteradas. Este pequeño punto no fue tomado en consideración; no obstante, mensualmente estamos reteniendo a nuestros trabajadores y en este momento estamos entendiendo que tendrán una base exonerada importante, por lo que dichas retenciones deben detenerse de inmediato vía variación. El procedimiento aplicable sería análogo a lo que se hará en la declaración de rentas 2015 y la futura 2016. Seguimos en modo automático y visualizo que la Administración Tributaria no compartirá esta interpretación. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/


domingo, 6 de marzo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 242

Aspectos relevantes para el cálculo del ISLR 

Aguas arriba 


Ya comenzó el mes de marzo y con ello se aproxima la fecha tope para la presentación de la declaración definitiva de rentas para personas naturales y para las jurídicas con cierre 31 de diciembre. Este año, la preparación de dicha declaración ha estado marcada por varias situaciones dignas de ser evaluadas de cara a su apropiada evaluación técnica y como evento histórico de estudio en el futuro para todos los que nos dedicamos al tema tributario, y que perseguimos que nuestro sistema cada día sea más sencillo, justo y equilibrado.

Lo primero es que estamos trabajando con la ley de impuesto sobre la renta publicada a través de ley habilitante en noviembre de 2014, lo que en sí mismo es la aplicación de una norma tributaria no discutida apropiadamente en el seno de la Asamblea Nacional, lo que sin duda alguna ya trastoca un tema tan delicado como lo es la tributación en cualquier país del mundo.

Aguas en el medio 

En la reforma se eliminó el sistema de ajuste y reajuste por inflación a ciertas entidades, para lo que se promulgó providencia que ordena que los ajustes acumulados sean reversados contra la cuenta de "actualización de patrimonio" y no contra la cuenta de "reajuste por inflación", por lo que de un plumazo se desconoce el efecto de dicho aumentos en los activos no monetarios de la entidades (producido en el tiempo)  y se incrementa la base imponible de los contribuyentes sujetos a dicha medida. Esto es un precedente de interés para los sujetos pasivos especiales, los cuales se podrían ver afectados en la misma medida, de acuerdo a la reforma de diciembre de 2015, que está en vigencia para los ejercicios iniciados el 1 de enero de 2016 y siguientes.

Por otro lado, se modifica el artículo 27, limitando la deducibilidad de sueldos y salarios al cumplimiento de obligaciones para con los trabajadores, no detallándose los elementos que imperarán en caso de fiscalizaciones, por lo que cualquier cosa que se nos ocurra, pudiese hacerse realidad en dicho proceso. Por supuesto, con efectos nada alentadores para los contribuyentes.

Aguas abajo 

Por otro lado, se une a los cambios la modificación del artículo 31 de la ley, relacionada con los enriquecimientos que serán gravables en la declaración de personas naturales residentes bajo relación de dependencia, contradiciendo abiertamente a la LOTTT y a las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, logrando con ello el incremento sustancial de la base imponible y desconocimiento técnico importante de la forma como debe operar el sistema tributario para con los asalariados, sin perjuicio del cambio subvalorado de la unidad tributaria.

Aparte de lo técnico, este año estuvo marcado por opacidad en la entrega por parte de los órganos pertinentes del INPC, elemento fundamental para el cálculo del ajuste y reajuste por inflación fiscal, el cual fue emitido durante el mes de febrero y permite que en estos momentos no estemos en las disyuntivas que nos agobiaron acerca de la mejor estrategia para determinar dicho cálculo.

Nuestro sistema tributario cada vez se ha hecho más punitivo y gravoso, buscando incrementar sensiblemente la presión tributaria a través de tributos a todo nivel. En el proceso, muchos de ellos están desconociendo la capacidad contributiva de los contribuyentes y además imponen la aplicación forzosa de nuevos procedimientos administrativos que requieren de más recursos para poder cumplir con más controles.


Mientras la tributación sea más digerible para los contribuyentes, será más sencilla su recaudación y fiscalización y generará condiciones para que inversores vean como opción nuestra jurisdicción, sin contar con el hecho de que en épocas de crisis, es clave poder brindar algo de oxígeno a las empresas que se mantienen en pie y por el contrario no basar la política en golpes de mesa constantes, que solo logran generar pocos estímulos para invertir en grandes proyectos. En el 2015 veremos cosas distintas, esperemos a que avance más el ejercicio fiscal para discutirlas. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/