Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 26 de febrero de 2017

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 293

Economía: teoría y práctica

Aguas arriba


De acuerdo a Federico Engels, "la economía política es la ciencia que estudia las leyes que rigen la producción, la distribución, la circulación y el consumo de los bienes materiales que satisfacen necesidades humanas". Según Lionel Robbins, "la economía es la ciencia que se encarga del estudio de la satisfacción de las necesidades humanas mediante bienes que siendo escasos tienen usos alternativos entre los cuales hay que optar". La primera definición es objetiva o marxista, mientras que la segunda es subjetiva o marginalista, teniendo en común que ambas buscan la satisfacción de necesidades, aun cuando los enfoques puedan tener pinceladas que las diferencien en lo filosófico y en lo práctico, en un mundo que confía más en teorías que en gestión y resultados.

Otro punto en común está en el hecho de que en ambos casos se ve a sí misma como una ciencia, considerando que: se parte de unos hechos; estos trascienden y se convierten en unos nuevos; es analítica; especializada; clara y precisa; se puede comunicar y verificar; sigue un método sistemático; son conocimientos de carácter general; trata de establecer leyes y aplicarlas; y por último, intenta explicar cada situación con un lenguaje universal. Claro está, por las características propias de la rama, no es descartable que el resultado científico de hoy, sea una teoría rechazada posteriormente por ser impráctica e improcedente, considerando que existen niveles razonables de inexactitud, por más que el procedimiento ejecutado sea el más riguroso.

Aguas en el medio

Obviamente, considerando las características de la economía, para que pueda ser considerada como una ciencia -incluso para los detractores de semejante calificación- debe haber alta rigurosidad en cuanto a la objetividad y a la sistematización de los métodos aplicables. De lo contrario, desafortunadamente perderá la batalla en cuanto a lo relacionado con las definiciones inicialmente expuestas. Debemos estar claros de que todo ser humano tiene intrínseco el don de la subjetividad, por lo que incorporar este elemento de forma razonable será el mayor reto.

Por otro lado, para que se aplique satisfactoriamente un método científico, deben concurrir la observación, compilación, clasificación y ordenación de la información, para luego formular teorías con causas y efectos, lo que nos llevará forzosamente a la verificación, tendiente a formular leyes o principios que fijen esos fenómenos estudiados y con ello predecir tendencias.

Todo lo anterior alimenta lo que denominamos como las teorías económicas, definidas como el conjunto de principios o enunciados generales integrados en un cuerpo doctrinario sistematizado que pretenden explicar la realidad económica, mientras que las leyes económicas tratan de descubrir las relaciones causales de los hechos y fenómenos, explicando la realidad en términos de causalidad.

Aguas abajo

Todo esto nos lleva a la política económica, parte de dicha ciencia que estudia las formas y efectos de la intervención del Estado en la vida económica, con el objetivo de conseguir determinados fines. Para ello, toma como base las leyes y teorías existentes y prevé los efectos futuros de cada acción. Así, se pueden hacer predicciones que permiten proporcionar elementos necesarios para el debate.


En función a esto, si alguna autoridad toma una decisión económica errada, de antemano ya debe conocer los resultados previsibles en función a la aplicación del método científico utilizado y el grado de objetividad empleado, por lo que de manera odiosa debemos concluir que todo aquel gobierno que no genere prosperidad y satisfacción de necesidades bajo cualquier concepción, sencillamente es un ignorante de los elementos básicos de la economía y por ende no está facultado para llevar a cabo tan importante labor, por lo que debe ser relevado de su cargo. Desafortunadamente, muchos gobiernos toman decisiones que no están asociadas a los intereses de la nación, si no a sus propias apetencias, lo que da nacimiento a la peor plaga que existe en el mundo, la corrupción. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 19 de febrero de 2017

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 292

De vuelta al patrimonio

Aguas arriba


Recientemente fue publicada Providencia Administrativa que exige a los sujetos pasivos especiales la consignación de formulario contentivo de los datos del patrimonio. Aun cuando la normativa exige la presentación de dicha declaración solo a efectos informativos, es menester destacar que toda información suministrada o por suministrar a la Administración Tributaria tiene normalmente una clara misión de cara a los intereses de la nación. Mención aparte debe hacerse sobre la redacción de la mencionada norma, quien deja más dudas que puntos de encuentro entre los especialistas.

Ahora bien, todo inversionista que desea iniciar actividades en el país y todo empresario que de hecho las ejecuta, requiere de una mínima certeza jurídica sobre las decisiones que toma el Estado, con el objetivo de poder estar en posición consciente de las eventuales obligaciones jurídicas a las que estará expuesto en su actividad mercantil o civil, y con ello poder tomar las decisiones de negocio que se ajusten a sus intereses como generador de fuentes de empleo, tributación y beneficios a sus accionistas.

El hecho de que asesores y empresarios estén en constante lectura de sutiles mensajes por parte del gobierno de turno sobre el destino del país, y en especial de la normativa aplicable de forma directa e innegable a los contribuyentes, es sencillamente un pésimo mensaje para con todos los ciudadanos. Es imposible hacer negocios en un contexto que cambia en función a las necesidades del presupuesto de la nación.

Aguas en el medio

En función a ello, la gran pregunta que debemos hacernos se centra en entender los fines de consignar una declaración informativa de la situación patrimonial de los sujetos pasivos especiales, habida cuenta de que los mismos han sido particularmente afectados en las últimas reformas llevadas a cabo vía habilitante por el Poder Ejecutivo, dándole a estos particulares estocadas que para nada logran incentivar su existencia en un ambiente que requiere más y mejores empresas produciendo con vigorosidad.

Siendo un poco más realistas en el asunto, todo indica que es alto probable que estemos presenciando el nacimiento de un tributo al patrimonio, lo que vendría a compensar de cara al Estado la pésima situación que tienen los sujetos pasivos en cuanto a la generación de rentas, que ha mantenido por años al impuesto sobre la renta con una participación de poco más del veinte por ciento del total recaudación nacional, donde el verdadero paladín ha sido el impuesto al valor agregado, con una participación de dos cuartos sobre los ingresos de carácter tributario.

Aguas abajo

Luego de tan obvia aseveración, viene a la memoria el impuesto a los activos empresariales, tributo que se volvió altamente confiscatorio y regresivo en entidades que aun cuando no generaron rentas gravables, se vieron forzadas a pagar sobre la tenencia de activos al cierre de cada ejercicio, teniendo una severa afectación en la situación económica de entidades de por sí severamente afectadas por asuntos operativos.

De volver a esquemas análogos, podríamos encontrarnos con un impuesto que gravaría el patrimonio de los contribuyentes, que sería comparado con el impuesto sobre la renta que se determine de acuerdo a la Ley vigente, naciendo la eventual obligación de pagar el mayor de ambos, lo que en términos prácticos se terminaría convirtiendo en un mínimo tributable para la tipología de contribuyentes que la Administración Tributaria considere conveniente, ante la posibilidad de masificar cada día más a los sujetos pasivos especiales -producto de una desfasada unidad tributaria- y un Estado que se niega a tender una mano honesta y técnica a los actores de la economía del país, en un momento que debería servir de reflexión y elevación de la relación sujeto activo - sujeto pasivo. Seguiremos esperando las medidas a cuentagotas en un sistema tributario que cada día se aleja más de las mejores prácticas internacionales. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 12 de febrero de 2017

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 291

Pronóstico reservado

Aguas arriba


Cuando creemos que el año 2016 fue difícil, probablemente no estemos conscientes de que el 2017 tiene todos los ingredientes para ser aún peor, con consecuencias no previsibles en este momento para la gran mayoría de los habitantes de la aldea “Tierra”. La importancia es tal, que el Foro Económico Mundial llevado a cabo entre el 17 y el 20 de enero en Davoz, Suiza, proporcionó una visión de todos los eventos que perturbaran  la tranquilidad del mundo.

Entre algunos de los tópicos, se encuentra el débil crecimiento económico, la desigualdad cada vez más marcada, los graves problemas climatológicos que desde hace ya mucho tiempo están poniendo un reloj de tiempo en la estabilidad de nosotros como especie, el fraude en la información gracias a los increíbles avances de la tecnología, políticas poco ortodoxas por funcionarios que ven la vida de manera más que pragmática, migración forzosa en búsqueda de calidad –o mantener la- vida y el gran hito del mundo, la elección en Estados Unidos de un outsider, del que aún no se sabe sobre sus competencias en la silla más importante del planeta, que pareciese que todo lo mira de forma provocadora –trayendo viejos y dolorosos recuerdos-.

Estos puntos relevantes fueron analizados con el apoyo de las firmas Grupo Eurasia y Control Risks, con el objetivo de tratar de identificar posibles causas y consecuencias en un mundo que pareciese por momentos que se nos viene encima. Lo peor es que no hacemos nada para evitarlo, mientras que en simultáneo filmamos el desastre con nuestros smartphones.

Aguas en el medio

Cuando miramos lo que están haciendo los grandes, se nos presentan muchas preguntas, dado que no sabemos los giros que dará la política  interior y exterior de los Estados Unidos, por lo que se hace impredecible conocer las tareas que se llevaran a cabo to “Make America Great Again”. Lo que sí parece cierto es que este nuevo gobierno solo hará cosas que sean rentables para la principal potencia mundial, lo más parecido a un negocio extremamente aceitado.

En este contexto, no conocemos que ha pasado con las brechas existentes entre ricos, pobres, locales e inmigrantes en Norteamérica, lo que en cierta forma fundamenta un renacimiento de un peligroso y explosivo "americanismo", además que las relaciones entre China, Rusia y Estados Unidos, siguen siendo de pronóstico reservado y allí no están haciendo juegos de niños.

Por otro lado, países como Francia, Alemania y Holanda, tendrán importantes elecciones en este 2017, por lo que del resultado de éstas concluiremos si es parte de una epidemia mundial o si el caso de Estados Unidos es algo excepcional. Da un poco de temor que el Brexit y nuevas elecciones devengan  en una Zona Euro cada vez más débil.

Aguas abajo

De este lado del mundo, la corrupción y el populismo siguen siendo campeones de los pesares de la región, por lo que todo indica que países con menor perfil, serán los más beneficiados en esta repartición de oportunidades. La época del petróleo caro no se repetirán en este 2017, por lo que todo indica que el peso caerá en el ingenio y disciplina de gobiernos, empresarios y ciudadanos, en aras de crear condiciones favorables para sus naciones.

Seguimos viendo con asombro como naciones como Panamá, República Dominicana, Costa Rica, Colombia y Chile, por solo citar algunas, están  haciendo lo contrario a lo que hacen las hermanas mayores Brasil, Venezuela y Argentina –aun cuando ya se ven los esfuerzos de la sangre nueva en este último-. Es claro que cuando se cierra una puerta, se abren muchas otras de par en par.


En nuestro caso local, en el 2017 se agudizará lo visto en el 2016, por lo que debemos apretarnos los pantalones muy fuertes y pasar de habitantes a ciudadanos. Lo bueno de todos los males, es que las oportunidades se multiplicarán de forma fantástica en el futuro para todos los que estén haciendo esfuerzos en entender al mundo y a nuestra región. Hasta la próxima entrega  @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 5 de febrero de 2017

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 290

De los muros y otras analogías

Aguas arriba


La socialista República Democrática Alemana (RDA) construyó un gran muro de “Protección Antifascista”, mundialmente conocido como el Muro de Berlín. Dicha barrera física fue cimentada como medio de seguridad para dividir a Alemania desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989; con ello se creó una separación clara con el espacio ocupado por la República Federal de Alemania (RFA). Conclusión, Este versus Oeste, en una lucha armada en lo físico, pero sobre todo en lo moral.

El Bloque Este estaba dominado por fuerzas que partían del hecho de que el muro protegería a sus ciudadanos de influencias perversas de mercado –más otros elementos ideológicos, políticos, sociales y económicos de largo aliento-, catalogando a sus vecinos de conspiradores, historia que suena bastante familiar en pleno Siglo XXI. Por esos tiempos también estuvo el hito de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, por lo que el momento histórico fue extremadamente variopinto y conflictivo para ambos lados de Alemania. Siendo así, este largo muro de aproximadamente 45 kilómetros –división de Berlín-  115 kilómetros –rodeando-, era solo el elemento visible de un perturbador momento para el mundo entero.

Aguas en el medio

El muro dejó manchas de sangre alrededor, dado que muchos seres humanos fallecieron al tratar de pasar de un lado al otro, buscando bienestar, reunión con familiares y cercanos o sencillamente haciendo valer su derecho ciudadano de vivir en libertad. Al final, ese armatoste cayó y con él se dejó atrás un terrible precedente; hoy en día –luego de tanta enseñanza a porrazos- son una súper potencia mundial.

México y Estados Unidos, vaya historia de dolor y amor. La existencia de una frontera entre países subdesarrollados no es la gran cosa –ciertas excepciones aplican-, pero si la frontera es compartida entre un país desarrollado y otro que no, la situación cambia diametralmente.

Los países desarrollados siempre han tenido una mirada un tanto hipócrita con su relación con los débiles. Normalmente, consiguen de éstos la mano de obra barata –a través de la maquila o de la migración- y en torno a ello logran juntar ingenio con sudor para seguir creciendo como nación. Eso perse no debo criticarlo del todo, dado que no existe coacción ni esclavitud en el asunto, solo se dan condiciones, donde cada quien ocupa un espacio, con las consecuencias que ello genera.

Aguas abajo

Ahora bien, en éstos tiempos que vivimos llega a la política un nuevo outsider –vaya que da miedo cuando llegan- que tiene nuevas ideas, muchas de ellas poco convencionales y que harán que más de uno vea la vida de una manera distinta. Es difícil hablar de un país donde uno reside, por lo que entender como una nación bastante ortodoxa políticamente, decidió dar un giro tan fuerte. Por el bien de ellos y del mundo, esperemos que ahora no se creen nuevos Muros de Berlín en América, dado que sería un grave retroceso.

La ideología levanta muros, considerar que uno es mejor que el otro levanta muros, el racismo levanta muros, la religión levanta muros, la soberbia levanta muros, el dinero levanta muros. Constantemente escuchamos como personas influyentes sectorizan naciones y grupos, partiendo de máximas terribles. “Están conmigo o contra mí” es una de las más famosas; al final, los resultados son previsibles y normalmente son catastróficos.


Cuando pensamos que algunos muros habían sido derrumbados, en paralelo se recogen esos escombros, se reciclan y sirven para construir algunos nuevos. Unos son visibles y otros se sienten con solo prender la televisión, la radio o el internet. Todos están allí, y todos persiguen lo mismo, sacar lo peor de nosotros, abriendo y cerrando ese phitos que Pandora –altamente curiosa- llevaba consigo y que contenía todos los males del mundo, que aun cuando la instrucción era de no abrirlo por ningún motivo, siempre nos gusta sacar a la luz lo que debe estar bien resguardado. Hasta la próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/