Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



viernes, 26 de enero de 2018

Cuatro aspectos a cuidar en su negocio

De los proyectos empresariales se debe cuidar cada detalle para poder lograr la tan ansiada
sustentabilidad, lo que en sí mismo conlleva a ser económica, social y ecológicamente activos y con resultados positivos y tangibles en pro de accionistas, trabajadores, entidades gubernamentales y todas sus áreas de afectación. No obstante a lo anterior, hay ciertos aspectos que deben ser cuidados con mayor detalle, dado que ellos serán las bases que cimentarán el tan ansiado crecimiento y desarrollo ante cualquier contexto.
Lo primero es su producto y/o servicio, el cual debe ser especial y relevante para el público al que va dirigido; debe cuidar cada detalle satisfaciendo la necesidad que tenga el mercado, demostrando que su razón de ser está más que justificada. Si el producto y/o servicio falla, su primer trabajo será el de diseñar, probar y ejecutar lo que sus clientes están esperando, apoyándose en los esquemas y estrategias que la actualidad coloca sobre la mesa, en favor de empresarios comprometidos.
Por otro lado, el talento humano es uno de los puntos clave en cualquier organización. Las personas dan la cara a otras personas; en función a ello, organizacionalmente siempre se cometerán errores, dado que entre seres humanos lo que sobran son escollos que deben ser resueltos de forma satisfactoria para todas las partes. Mirar al talento humano es un trabajo de todos los días, la clave será que usted identifique, desarrolla y mantenga a los que compartan su visión y misión como empresa; ellos serán los que en el futuro darán longevidad y profundidad a su proyecto.
Los procesos deben ser formales, coherentes y precisos; trabajar de forma sistémica permite poder ser agiles, mientras que en simultaneo se disminuyen significativamente los costos. En los negocios, es sumamente importante que cada quien conozca el rol que le corresponde, las tareas que debe ejecutar y la predicción del resultado final que se espera del talento humano o de algún proceso mecánico. De lo contrario, la anarquía será la que imponga la agenda. Puede que la informalidad funcione en negocios muy pequeños; no obstante, esto propone una fecha cierta de caducidad para cualquier negocio que piense trascender.

Por último, pero no menos importante, la responsabilidad social debe estar en la agenda de toda entidad, más allá de que esto pueda ser considerado en algunos países como una obligación gubernamental e incluso como parte de indicadores mundiales relacionados con el tema. El poder involucrarse a otros niveles con las áreas de afectación y con los familiares de los empleados generará una imagen armónica y marcará un propósito empresarial no circunscrito solo al dinero. Verá como accionistas y empleados se sentirán mucho mejor al ser activos en sus entornos.

jueves, 18 de enero de 2018

5 errores comunes en el primer emprendimiento

En ocasiones, para poder mantener un negocio productivo y longevo se necesita transitar por caminos
empinados y tormentosos. Esto implica, cometer cientos de errores pagados normalmente con dinero, lo que se traduce en proyectos que se inician y terminan con un amargo sabor. No todo es malo, de dichos proyectos se aprende (aun cuando sea bajo los términos menos idóneos), lo que termina capitalizándose en el futuro de forma fantástica en experiencia. Al final del día, de todo se aprende, considerando que en el mundo de los negocios unas se ganan y otras se pierden (por favor trate que sean más las victorias).
El primer error es pensar en un proyecto gigantesco, teniendo recursos limitados. Si usted puede crear un business plan a la medida de sus sueños y cuenta con todos los recursos financieros y el talento para hacerlo, excelente; de lo contrario, piense la forma más sistémica de iniciar y no espere por el día perfecto para comenzar. Una cosa es que usted proyecte tener un negocio bajo ciertos esquemas en el mediano y largo plazo y otra cosa es que inicie solo si cuenta con todas las piezas para tenerlo.
Júntese con personas que tengan intereses comunes y visión compartida; esto evitará problemas a futuro y siempre los mantendrá enfocados como grupo de manera unitaria. Ciertamente no todos sus socios deben pensar monolíticamente, dado que de la variedad y de los distintos niveles de adrenalina surgirán nuevas cosas; no obstante, de una u otra forma, todos deben estar en la capacidad de hacer ajustes en pro del colectivo. Esto garantizará que estén en la misma página, haciendo lo que plantearon realizar de forma ordenada  y sobretodo estratégica.
El bien o servicio es para sus clientes, no para usted; en muchas ocasiones nos imaginamos los proyectos como si nosotros fuésemos los únicos consumidores; siendo así, lo lógico es que usted se interese por entender que necesidades están en el mercado y en función a ello, ejecute su proyecto. Ciertamente, lo ideal es hacer las respectivas investigaciones de mercado, ejecutando las técnicas apropiadas de recolección de datos a fin de medir intereses y tendencias. Lamentablemente no todo el tiempo se cuenta con recursos para hacerlo; en función a ello, entienda que su trabajo de observación e investigación personal debe ser arduo, no superficial. Conversé mucho y escuche atentamente a todos.
Piense que siempre se debe agregar valor a lo que hace; es absurdo comenzar un proyecto con un producto o servicio mediocre, nadie le comprará su idea y será un total fracaso. Entienda que debemos hacer el esfuerzo por desarrollar cosas fantásticas, para que de esa forma los clientes quieran estar al lado de nosotros por muchos años. Si lo adopta como una política firme dentro de su organización, la innovación será la pieza clave.
Comprenda, entienda y ajústese a la normativa legal de su país y por sobre todo, al contexto. Los Las decisiones gubernamentales tienen un impacto sensible en los negocios; sin embargo, en la historia de la humanidad todos los empresarios han pasado por situaciones complejas y han sabido sortear los escollos propios de cada nación. La clave es poder colocar agendas claras a lo interno y externo y entender su rol. No se deje agobiar por las distorsiones y trate de crear estrategias tendientes a mitigar los riesgos inherentes a su emprendimiento; con esta visión, se ahorrará muchas frustraciones y podrá crecer incluso a contra viento.

martes, 9 de enero de 2018

4 palabras poderosas para el éxito

Realmente no existen fórmulas mágicas para con ello obtener resultados positivos y exitosos en el
mundo empresarial. No se descarta la existencia de casos especiales donde los proyectos rinden frutos de forma desmesurada y en corto tiempo; no obstante, el común denominador apunta a que el esfuerzo es proporcional al resultado.
Lo primero que debe existir es una alta dosis de empoderamiento; es poco probable la obtención de buenos resultados si usted no se siente coparticipe de los éxitos y fracasos. Este es un estado mental y de acción donde los accionistas y colaboradores sienten que sus tareas (por pequeñas que parezcan) son parte de un todo importante. Cuando usted vea que su compañero es capaz de acomodar una revista en la recepción, solo por el hecho de que luzca mejor para los visitantes, es una muestra de que va por buen camino. Caso contrario, la situación se vuelve cuesta arriba para todos, dado que ni el emprendedor hace su sueño realidad, ni el colaborador logra sus resultados personales.
Los beneficios redundan para todos, dado que un accionista empoderado siente que debe dedicarle todo su tiempo y esmero al proyecto en pro de hacer las cosas de la mejor forma posible, mientras que cuando un colaborador se involucra hasta ese punto, investiga, aprende y mejora la ejecución de sus tareas, convirtiéndose así en un profesional cada vez más valioso; en ese momento, cada uno empieza a medir lo bien que hace por su entorno.
Debe existir una alta dosis de persistencia y con ello estar siempre dispuesto a más. Es normal estar exhausto física y mentalmente; lamentablemente, de eso no podremos escapar; no obstante, el hecho de que siempre estemos dispuestos a más, nos dará el empuje necesario para afrontar los fracasos (que inevitablemente forman parte de la dinámica de cualquier negocio) y que deben resolverse con entusiasmo y disposición.
La formación esta subvalorada para muchos. Existen precedentes de grandes emprendedores que no terminaron la educación formal y eso ha hecho que muchos crean que el estudio no es la llave para el éxito (cosa que es falsa). Esos grandes emprendedores han tenido un conocimiento muy claro y profundo sobre sus áreas de experiencia; esto ha hecho que no necesariamente hayan requerido de un título universitario, pero si de muchas horas de análisis profundo, incluso hasta niveles de obsesión (nada es gratis o fortuito). Si usted desea emprender un proyecto, debe investigar, estudiar, aprender, desaprender, informarse y trabajar muy duro para entender y mejorar lo que ya esta en el mercado (en caso de que su producto exista) o tener las agallas para crear algo nuevo y con utilidad (innovando en favor de su target).
Por último y no menos importante, debe tener mucha apertura para escuchar, aprender y aplicar. Es prácticamente imposible tener siempre la razón, por lo que una dosis de humildad, dentro de la efervescencia de la innovación, hará que entienda el punto de vista de otros, lo digiera y luego este en capacidad de poder aceptar o desechar nuevos enfoques. Por otro lado, la apertura también debe estar dirigida a compartir su proyecto en aras del crecimiento y la masificación. Por allí dicen que sólo se llega más rápido, pero acompañado se llega más lejos, vea si este principio se ajusta a su proyecto.

viernes, 5 de enero de 2018

Cinco propósitos para su Startup en el año nuevo

Resultado de imagen para startup
Muchas personas inician un año nuevo con propósitos. Básicamente consisten en un proceso de empuje personal, donde el objetivo último es reprogramarse con el objetivo de afrontar retos de cara al futuro. Esto no esta mal, por el contrario, es muy bueno que a título personal se desee cerrar brechas y abrir nuevos espacios.
Algunos piensan en bajar de peso (increíblemente bueno para la salud), hacer algún estudio (positivo desde la perspectiva profesional y personal) o sencillamente viajar (lo que abre la mirada a nuevos horizontes y formas de pensar). En conclusión, no importa lo banal del propósito, lo importante es tener claro que todo es para mejor.
Desde el punto de vista empresarial, es extremadamente importante iniciar un año con nuevos propósitos. Hacer un presupuesto es la forma más elemental de hacerlo; no obstante, la idea es asentar las ideas y tratar de que las mismas sean medibles y verificables.
Cuando el negocio esta en marcha, más o menos se cuenta con una estrategia clara de lo que viene; muchas veces se hace en función al histórico, cosa que en cierta medida simplifica el accionar. El tema se vuelve más interesante cuando hablamos de un proyecto nuevo, donde básicamente debemos construir hasta el último detalle.
En función a ello, es clave que nuestros propósitos de los startup estén orientados a ganar pequeñas batallas con firmeza, lo importante es avanzar sin desfallecer.
Prepare un plan de negocios que permita visualizar su proyecto incipiente en todas las fases; piense en grande, entendiendo que el proceso es largo y depende en gran medida de los recursos con los que cuenta en la fase inicial. Este plan le permitirá entender sus debilidades y fortalezas, mientras en paralelo ve las oportunidades y amenazas que tiene el entorno.
Converse, rete y discuta el proyecto con cuanta persona se consiga en el camino. Algunos estarán muy calificados, mientras que otros no tanto; de la discusión saldrán cosas nuevas. De igual forma, toparse con lo positivo y lo negativo alimenta nuestro análisis.
Analice su propuesta de valor para no quedar en lo obvio; es clave que tengamos un elemento diferenciador, eso será valorado por nuestros clientes futuros. Defraudar en las primeras de cambio, puede marcar el camino de su startup, siendo así, es fundamental que se pregunte así mismo, si lo que ofrece, usted lo compraría.
No le tema a las alianzas; en muchas ocasiones, una gran idea debe ser compartida y ejecutada entre muchas personas con capacidades y habilidades muy particulares, no sienta que una posición accionaría lo define, dado que es mejor ser dueño minoritario de algo grande, que mayoritario de algo microscópico.
No desista; el sacrificio es parte del día a día en los startup, considerando que no todo sale a la primera y se requiere de mucho control sobre las emociones. Tenga el foco claro y deje de pensar como lo hace el común, recibirá muchas piedras y criticas, pero al final, su motivación colocará la agenda.