Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 26 de abril de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 197

Plan financiero

Aguas arriba

Un plan financiero personal en tiempos de crisis e inflación es sumamente complejo y se vuelve de inmediato en un sueño irreal para un altísimo porcentaje de la población del país. Las crisis hacen que perdamos por momentos la cordura de lo que hacemos en nuestro días a día y nos sumergen en un estado de paralización inmediato. Si permitimos que los pensamientos se nublen ante eso, parte del trabajo estará perdido.

Pensar en satisfacer sólo las necesidades básicas y fundamentales es divorciarse a la idea de planificar un retiro, ayudar a los hijos a recibir educación universitaria de calidad, prever emergencias médicas y además planificar estructuras de inversión (por más pequeñas que sean) que busquen generar fuentes alternas de ingreso y que con ello podamos ayudarnos a ayudar a nuestros más cercanos. En algunos casos podremos ayudar a otros, mediante efectos colaterales.

Sugerir estrategias es fundamental, pero al mismo tiempo pueden sonar insultantes, si a duras penas se puede cumplir con algunos de los rubros de la cesta básica mensual y pensar en el mañana con una incertidumbre gigantesca, en el entendido de que enfermedades, accidentes o problemas con vehículos o artefactos del hogar pudiesen desajustar profundamente el pseudo presupuesto que pudiésemos manejar. Ciertamente este cálculo pareciese ser muy elemental, dado que pensamos en gastar más o menos lo que percibimos de forma consistente.

Aguas en el medio

Para bien o para mal, lo cierto es que sin importar el estrato social, si debe existir un plan que permita mantener intocables algunos excesos que podamos tener, verificando entre nuestras erogaciones los gastos que pudiesen ser disminuidos y/o suprimidos. Probablemente pocos han entendido que los tiempos que vivimos no son para hacer parrilla todos los fines de semana entre familiares y amigos y que el impacto de vicios puede ser perjudicial para la salud y para el bolsillo.

Luego de identificar esos “pequeños o grandes” excesos, hay que buscar formas de redireccionar dicho dinero para con ello poder resguardar parte de ello de la inflación. La compra de “pequeños o grandes” activos que puedan generar ingresos será ideal. Será una gran diferencia el comprar una brocha para salir a calle a pintar, que el comprarse una franela que servirá para salir el fin de semana,

El poder ver en nosotros algunos potenciales es importante. Si conoce algún oficio (carpintería, plomería, sastrería, electricidad, etc.) puede ser este el comienzo para equiparse de pequeñas herramientas que le permitan emprender en solitario de proyectos que le generen una fuente de ingresos.

Aguas abajo 

Comenzar es lo más difícil y el cumplimiento de tiempos y calidad será el punto número de su agenda de cumplimientos, para que este inicio no venga con fecha de caducidad. Si comienza un proyecto, y en las primera de cambio empieza a ser ineficiente, no hay nada que hacer.

Luego de identificar lo mejor de usted, y empezar a dar pasos en ese rumbo, trate de perfilarse a hacerlo de manera formal y legal (así sea una actividad que hace en su tiempo libre), dado que aparte de cumplir con las normativas, podrá tener acceso a financiamiento y hará la ruta para hacerse aún más visible para todos.

Organícese, reciba consejos de amigos y de personas que hacen más o menos lo mismo que usted y entienda. Probablemente en las primeras de cambio no podrá pagar un asesor, pero es muy importante que este claro que en cuanto pueda darse el lujo, tendrá que hacerlo con mucha seriedad. Los empresarios de la vieja guardia siguen creyendo que es más fácil pagar una multa u otra cosa parecida, que pagar un buen asesor que le de acompañamiento. El nuevo empresario cree que mejor es gastarse la plata en una camioneta y el ejecutivo de vanguardia sabe que llegará más lejos, en la medida que maneje información de mayor calidad.

Luego de todo este viaje, quizás podrá tener la oportunidad de evaluar si alguna de sus nuevas actividades es más rentable que su trabajo a tiempo completo, dándose cuenta de que ahora debe dejar de ser empleado para ser empleador. Siga ese camino sin miedo, dado que le dará dolores de cabeza, pero también será mucho más satisfactorio.

Si todo sale bien, tendrá la oportunidad de pensar en la vejez, de dar educación a sus hijos y tener la oportunidad de invertir en nuevas cosas, mientras mantiene ahorros para poder cubrir imprevistos y salir adelante de forma honesta, a menos que las regulaciones y la ineficiencia gubernamental se lo impida por la vía de la coacción y de la ignorancia crónica, y ante eso no hay sugerencia que valga. 

Espero que ese plan nos funcione y sobrevivir en tiempos de crisis. Todos lo necesitamos. Hasta la próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

Foto: Aruba

domingo, 19 de abril de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 196

Consistencia

Aguas arriba


La imposibilidad de tener acceso a divisas de forma consistente, aunado al hecho de la subestimación a la producción nacional de forma constante tanto de productos terminados, como de materia prima para darle continuidad a bienes finales, es una fórmula desafortunada que contribuye sensiblemente a la caída libre del aparato que teóricamente debe generar bienestar, por medio de la creación de empleos de calidad y productos con alto valor agregado, que puedan incluso considerarse para ser colocados en mercados foráneos y con ello generar divisas.

Me gustaría decir que es la única fórmula que se requiere, pero realmente no es así, dado que se necesita una alta dosis de compromiso organizacional por parte de los colaboradores y mayor sensibilidad por el lado de ejecutivos y dueños de empresas, que deben entender que su principal recurso es y será su gente, por lo que debe ser valorado y respetado, en la misma medida que estos valoren y respeten a las personas que fundan negocios por medio de capital e ingenio, asumiendo riesgos que pocos entienden.

En el primer punto, se necesita de gente que conozca  su participación y labore con todo el empeño por contribuir en la obtención de metas. Gente con mística y compromiso organizacional para poder defender sus puestos de trabajo y la producción de calidad. Por otro lado se necesita de empresarios honestos que deseen conectarse con sus colaboradores, que caminen por los pasillos y que se hagan sentir no solo en lo estratégico si no en lo humano. Por último, un estado atento pero que entienda que debe dar espacios para que los particulares hagan negocios de forma eficiente y con perspectivas de futuro; un estado que no propicie que las empresas cierren, si no que genere condiciones para que todos tengan oportunidades de recuperarse en situaciones complejas y que con ello se haga una alianza seria entre todos los involucrados.

Aguas en el medio

Probablemente, en ciertas circunstancias puede que exista una suerte de saboteo colectivo, donde los empleados prefieren ser displicentes, los patronos extremadamente duros en la forma como manejan sus negocios y el estado se convierte en un ser supremo, olvidando que es el empleado número uno (contratado por los contribuyentes) y no un pseudo reinado. En estos supuestos, la probabilidad de fracaso es gigantesca y hace que este sea un evento a la vuelta a la esquina.

Revertir estos escenarios no es sencillo, pero considerando que han habido casos históricos aún peores, es solo cuestión de tiempo para que algunos eruditos de cada sector entiendan que la única forma de obtener progreso es sencillamente fomentando el trabajo en conjunto como fuente primigenia para generar beneficios.

Históricamente, hemos estudiado como se han desarrollado crisis y la manera como se ha logrado salir de ellas, siendo complejo poder determinar con total exactitud la razón por la cual las mismas nacen y perduran. Se ve con claridad que las razones son dadas por la sumatoria de muchos elementos que influyen. Entre ellos tenemos principalmente las asociadas a malas decisiones por parte de los estados, siendo éstos los que fundamentalmente dan la ruta a seguir para el resto de los habitantes de cada jurisdicción.

Aguas abajo

Todo apunta que para salir de profundas crisis se debe tener en cuenta que la globalización es un elemento de suma importancia para entender los patrones de consumo de los vecinos y la capacidad de agregar valor que podamos tener como nación. Luego de esto, se requiere de un enfoque gerencial para el manejo de recursos financieros y la captación/formación de funcionarios públicos con cierto nivel, que puedan interactuar con el sector privado de forma asertiva y no sesgada, tratando de fomentar relaciones igualitarias entre las partes, partiendo de la premisa de que ambas partes tienen el mismo norte.

Si todo se hace de forma concatenada con el ordenamiento jurídico, donde de cierta forma se generen condiciones de respeto que no tengan como objetivo  perjudicar el emprendimiento como fuente inicial para crear valor, por medio de sanciones y acciones contrarias a las leyes de la economía, puede que se aúpe el hecho de que es posible hacer negocios lícitos, sin mayores limitaciones.
Aparte de eso, el tema de tasas de interés, financiamiento, beneficios fiscales, libre convertibilidad y un dialogo abierto y sincero harán que inversionistas extranjeros (y locales en el exterior) sientan que sus capitales serán rentables y respetados puertas adentro, por medio de condiciones abiertamente favorables y no supeditadas a líneas específicas que en ocasiones pueden considerar hasta contrapuestas.


Pareciese que todavía no hemos iniciado ese camino, por lo que resta seguir haciendo esfuerzos individuales. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 12 de abril de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 195

Crisis ética

Aguas arriba


El detonante de las crisis siempre radica en problemas de ética, moral y la degradación de valores a todo nivel. Todo viene desde la familia, cuando se aplaude a niños y adolescentes por actitudes agresivas ante sus pares, por el simple hecho de demostrar las carencias de otros, en un contexto cada vez más competitivo y difícil o por aflorar algunos sentimientos de inferioridad propios del ser humano. Se vuelve toda una suerte de desventura, el poder inculcar valores positivos, en una sociedad que ve dichos actos como muestra de debilidad. Lamentablemente, cada sociedad arrasada en la historia universal, inició en un desastre colectivo, donde la anarquía consume lo poco  que va quedando de cada quien, haciendo que la lucha a todo nivel sea el día a día, hasta que Londres es arrasada, Roma arde y los imperios sucumben y requieren de un renacimiento para poder acoplarse nuevamente y proseguir en la andada.

Una vez que esas civilizaciones son arrasadas por causas naturales o autoinduicidas, todo vuelve a una calma distinta, donde la solidaridad, el trabajo fuerte y el empeño por mejorar se vuelven el mejor aliado a la excelencia, siempre con una especie de estigma que permite recordar que antes de probar lo dulce, hay que conocer lo amargo. Con ello surgen nuevas civilizaciones que se mantienen con un distinto status quo por un tiempo indeterminado, hasta que el ciclo vuelve a comenzar otra vez, siendo predecibles los resultados, y que la historia los recoge de forma cada vez más exacta, gracias a la tecnología y la globalización, que nos permite ver en tiempo real y en prime time como sucumben ante la intolerancia e indiferencia humana.

Aguas en el medio

Algunos tienen la fortuna de avizorarlos anticipadamente, generando toda una serie de correctivos que mitigan los desastres que se pudiesen dar de seguir un camino en particular, mientras que en otros casos, se espera obtener resultados distintos, ejecutando las mismas acciones de forma calcada y en ocasiones incluso con mayor torpeza. Esto se vuelve irritante para algunos y sorpresivo para otros, pero al final del día siguen afectando a ambas partes por igual, dado que las crisis, tal como las enfermedades, no distinguen de estereotipos y estatus social. El efecto es absoluta y completamente global.

La ética propone un comportamiento deseable dentro de una sociedad, para poder convivir de una forma más o menos cordial. En lo profesional, seguirá la misma tendencia, pero atendiendo al gremio al cual pertenezca, el contexto histórico y la ubicación geográfica, dado que tomando en cuenta cada variable, la respuesta será ligeramente distinta. En lo familiar tendrá particulares efectos, dado que el refuerzo allí debe ser mucho mayor para que tenga un impacto significativo en el resto, de lo contrario el asunto parecería más cuesta arriba en la práctica y el golpe será extremadamente fuerte en lo cotidiano.

Aguas abajo

La informalidad de la economía, la corrupción, el trato duro por parte de la función pública, la burocracia y en general cualquier acción hostil que dificulte el trato entre particulares, es una muestra fehaciente de que algo debe ser revisado el apartado ético y moral, para poder corregir y retomar el camino claro de la prosperidad. La revisión no debe ser vista de forma sectorial, sino general, dado que todos tenemos elementos que mejorar en cantidades industriales, por lo que lo primero debe ser la aceptación de que se debe aportar más, sobre todo con el ejemplo constructivo.

Si las personas que integran una sociedad están claras de su rol y además de eso están interesadas en  aportar de forma abierta aspectos positivos, el trabajo está hecho y solo será cuestión de tiempo ver como los cambios van llegando de forma paulatina.


Es una tarea individualmente difícil y colectivamente prácticamente inalcanzable en ciertos escenarios, como los que podemos estar afrontado, dado que parece incierto poder desarraigar ciertos hábitos y patrones, por lo que queda es seguir viendo el recorrido, tratar de hacer una posición constructiva y critica fundamentada en el ejemplo y esperar que eso pueda permear en nuestros grupos más cercanos, que sirvan a su vez como base para que llegue a cada vez más personas. Por lo pronto, es seguir sembrando algo bueno y esperar que florezca tarde o temprano y decir al final "I did it". Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 5 de abril de 2015

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 194

Tax season

Aguas arriba 


Ya finalizada la zafra de impuestos se pueden recoger muchas enseñanzas tanto en lo técnico como en lo gerencial, considerando que el cambio paradigmático que debe darse a muy alto nivel es una tarea pendiente para este año 2015 que ya estamos transitando y que se convertirá en un pool de debilidades o fortalezas, dependiendo de cada modelo gerencial que se adopte de forma advertida o inadvertida. Siendo así, debe ser puesto como prioritario y ya muchos lo están haciendo.

La tendencia de desestimar la información financiera y fiscal traerá consecuencias negativas para la toma de decisiones, dado que allí es donde se obtiene la materia prima para conocer la dirección que van tomando los negocios a una fecha de reporte y no solo como un mero trámite.

Ciertamente, es comprensible la tesis de que existen tantas desviaciones e inconsistencias en los mercados, que por más que se cumpla a cabalidad con principios y regulaciones, pareciese que los estados financieros no logran dar información útil a usuarios y terceros. Es más, en algunos casos pudiesen darse distorsiones muy grandes que traerían como consecuencia, que casas matrices vean números no realizables o liquidables en la realidad práctica.

Aguas en el medio 

En los últimos meses se ha hablado mucho de la reforma tributaria y de los cambios que se vienen. Se ha hablado mucho de las consecuencias jurídicas y de los efectos principalmente para dueños y directivos. Esto debe ser incorporado de igual forma en la agenda a partir de ya.

La situación amerita un proceso profundo de reflexión sobre la manera que debe ser adoptada para llevarse la contabilidad y las finanzas, para con ello estar preparados a una serie de normativas y obligaciones que deben penetrar toda la organización, para que con ello los cambios puedan aplicarse de forma consistente.

Retomar aspectos formativos y de planificación en estos momentos de un poco más de calma es necesario para poder mantenerse en el ruedo durante el 2015 y siguientes, de lo contrario, la crisis se intensificará.

La gerencia de hoy debe estar clara de que es la responsable de sus propias decisiones y no vivir a la sombra de que sus asesores son los que tienen las respuestas y responsabilidades en cada asunto, por lo que seguirá dando lástima escuchar gerencias repitiendo que sus problemas son producto de la injerencia de terceros y no producto de su poco interés por prepararse y tomar las riendas de sus actividades rutinarias y extraordinarias.

Aguas abajo

Para este comienzo de abril se requiere retomar la planificación estratégica, planificación financiera y fiscal 2015, análisis de los modelos de negocio y en general un reacomodo de las gerencias de administración y finanzas, haciendo énfasis en contabilidad, impuestos y tesorería.

De igual forma, se hace necesario una mejor segmentación de los estados financieros, para poder tener más claro los niveles de rentabilidad por unidad de negocio y con ello cumplir con las mejores prácticas contables a nivel mundial, y que a su vez funcionen como base para el cumplimiento de las normativas que controles precios de venta.

Por ultimo, se hace necesario mayor nivel de compromiso a niveles gerenciales y administrativos, para que entiendan su rol. Obviamente esto debe venir acompasado por mejoras en los ambientes de trabajo, inversión en tecnología y más entrenamiento. Tenemos frente muchos retos en este inicio de abril. Hasta la próxima entrega http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/ @wlagc


Foto: Nueva imagen GGS