Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 23 de febrero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 136

Costos y precios

Aguas arriba

El tema de la contabilidad de costo es un asunto que requiere un alto nivel de preparación técnica. Muchos profesionales con conocimientos diversos en áreas del saber contable, pretender querer hacer análisis altamente complejos de un área que normalmente requiere estudio y práctica.

Actualmente, se está viviendo un momento interesante en lo económico, dado que el poder de la oferta y demanda no ha podido aplicar su poderosa teoría en nuestro país en la última década y media -producto de la desindustrialización del país y de lo complejo que es planificar en un negocio que dependa de bienes e insumos importados- y nos vemos frente a una normativa que tiene como objetivo crear ciertos parámetros de generación de rentas, encasillando a todo el que haga actos productivos en las mismas cuatro paredes. Es difícil poder medir elementos intangibles que se dan en la entrega de un bien o un servicio.

Puede que un carpintero use la misma madera, pero necesariamente no va a obtener el mismo mueble. Con ello creo que no se valorará ese plus que cada quien le da al trabajo que ejecuta. Pareciese que habrá habilidades que no se puedan medir, así como tampoco se valorará la buena gerencia, para marcar diferencias tangibles en cuanto a confort y calidad.

Aguas en el medio

No voy a negar que el objetivo sea loable. Efectivamente el costo de la vida y la escasez en un país en el cual la inflación, la corrupción y la eliminación de la meritocracia por esfuerzo y constancia han hecho que necesariamente deban tomarse medidas de alto impacto en lo económico -que se están tomando al mejor estilo FMO, pero disfrazadas con una gorra- para poder tratar de resolver el desbarajuste del hecho de que los comerciantes venden sus productos con un alto porcentaje de ganancia, porque no saben cómo harán para reponer su inventario.

No justifico al que especula, pero tampoco justifico al que resuelve un problema de fondo, con una medida superficial. Sería más interesante ver un país, ubicado al norte del sur, con una inmensa costa, con tierras vírgenes y fértiles, con mano de obra calificada -mucha de ella haciendo el favor en el exterior- produciendo en cantidades industriales toda clase de productos, que servirían para abastecer el mercado local, exportar y generar divisas que apalancarían la economía.

Pareciese que pudiésemos resolver mucho más, aplicando estrategias quizás más sencillas y ortodoxas, que recreando medidas que pareciesen no lograr objetivos más o menos razonables.

Aguas abajo

Tengo la certeza de que los problemas pueden resolver, que las teorías económicas nos pueden hacer bastante bien y que en condiciones racionales de mercado, los mismos proveedores de bienes y servicios tenderán a auto regularse para poder mantenerse en el mercado, todo por la presión de mayor cultura de consumo por parte de los particulares.

Todos los extremos son malos y definitivamente el más afectado es el hombre y mujer de a pie, que cada día ve el horizonte más nublado.

Para ello se requiere dialogo, reglas claras y técnicas, premiar el conocimiento, eficiencia, trabajo, beneficios fiscales, simplificación de trámites, respeto, colaboración y algo muy raro de conseguir en estos días...sentido común. Hasta una próxima entrega. Http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/ @wlagc

Foto: Ciudad de Panamá - Panamá

domingo, 16 de febrero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 135

La resilencia

Aguas arriba
La resilencia genera un efecto fantástico de rebote, donde el impacto se convierte en el mayor impulso, haciendo que las personas se llenen con algo de optimismo en un entorno complicado y difícil de aceptar. Este término se ha puesto de moda en los últimos años gracias al inmenso empuje de todos los que queremos salir adelante por puro logro particular o para ayudar a las personas que dependen de nosotros en lo sentimental y/o económico. Esto también funciona, si con ello queremos ayudar a nuestro país a mejorar.

En las crisis, hay gente que sale fortalecida siempre y cuando traten en lo posible  de abrir los ojos ante oportunidades que luzcan un tanto nubladas. El arte de identificarlas no es sencillo en lo absoluto, pero queda de nosotros tratar en lo posible de analizarlas y buscarlas.
Los tiempos que vivimos empujan a muchos profesionales a hacer labores manuales que nunca pensaron podían llevar a cabo, lo que hace que logren salir a flote haciendo lo que quizás considerando como un simple hobby.

Aguas en el medio
Conversando con un buen amigo sobre el tema, veíamos que puede que la sociedad se desprofesionalice un tanto, por el hecho de que el costo de la vida impulsa a que el abogado tome un taxi, el contador la máquina de coser  y el ingeniero empiece con los pasteles a hacer su sueño de independencia económica como algo más tangible, mientras ayuda a un mercado laboral cada vez más duro.

El tiempo pasa muy veloz y debemos permitir que aflore lo mejor de nosotros en un tiempo perentorio, de lo contrario, el desaliento, la tristeza y la desesperanza nos devorará de tal forma, que la inacción será nuestro aliado número 1.
No hay peor momento, que aquel en el cual sentimos que no importa lo que hagamos, el resultado siempre será igual de nefasto. Dentro de lo lícito, siempre habrá forma de hacer grandes cosas, que nos mantengan motivados, inspirados y con ideas brillantes y factibles. Esto redundará en que moralmente salgamos adelante, por más que nos empujen.

Aguas abajo
Ciertamente es bastante arduo tener que inventarse y reinventarse constantemente por razones exógenas, pero aún peor es quedarse estático ante los cambios, sin reaccionar de forma rápida asertiva –en lo posible-, para no dejar que el montón de información que a cada segundo nos llega, melle nuestra motivación. Permitir esto, será el ingreso al espiral de desmotivación colectiva que en la actualidad vemos en la calle, donde el común denominador es ver gente desesperanzada que va caminando en automático por la calle, reaccionando a medias por las cosas que ocurren a nuestro alrededor.

Para ser productivo, hay que levantarse cada día con ganas de tomar la iniciativa y hacer cosas que el resto no hace, porque sencillamente las ve muy complicadas, muy difíciles, muy lejanas y muy improbables. Para que la situación mejore, cada uno desde su trinchera debe empezar a ver que aporte puede dar y hacerlo.
No basta con inspirarse, si luego dejamos de hacer, lo que debemos, solamente porque hacerlo nos da cansancio de solo pensarlo. Dejen que amanezca la creatividad –positiva y legal- y póngala a prueba donde sea, lo importante es que no se quede atrás. La resiliencia se aborda desde la psicología positiva la cual se centra en las capacidades, valores y atributos positivos de los seres humanos y no en sus debilidades y patologías. En tiempos difíciles, hay que poner a prueba todos los recursos. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

Foto: Ciudad de Panamá - Panamá

domingo, 9 de febrero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 134

Cóctel legal

Aguas arriba


El impuesto sobre la renta se vuelve efectivo en una sociedad donde se genera "renta". Es fácil deducirlo, sólo con leer el nombre del tributo con un tono particularmente sarcástico. Siendo así, estoy seguro que podemos ver que persigue un impuesto con semejantes características, sin tomarse la molestia de permanecer cinco años en un salón de clases.

Si en la jurisdicción evaluada, los sujetos de derecho no generan "renta", este tributo pierde fuerza y se convierte sólo en la excusa perfecta para intimidar y dar entrada libre a toda una serie de tributos paralelos que de forma sencilla, y en muchos casos sin atender a la capacidad contributiva de los contribuyeres, se vuelven en el camino más inmediato para recaudar dinero de forma masiva -que probablemente no se genera de manera suficiente por los particulares- para con ello coadyuvar finalmente con las cargas públicas de la nación.

Cuando el protagonista deja de ser el impuesto a la ganancia, es muestra clara de la situación que se atraviesa puntualmente en dicha jurisdicción. Es el resultado franco de lo que ocurre y de los que gozan de preferencias, dependiendo del sector donde se desenvuelvan. 

Por el contrario, en un ambiente donde la renta marca la pauta, el sistema tributario tiende a ser más sencillo tanto para la administración tributaria, como para los particulares, por lo que se logra dirigir todos los esfuerzos en recaudar un tributo al que una cantidad importante de sujetos esta obligada.

Aguas en el medio

Ahora bien, en un ambiente controlado para empresas transnacionales, dicha situación pudiese perjudicarlos desde el punto de vista patrimonial, pero quizás no desde el punto de vista de recaudación para la administración tributaria, dado que con el mecanismo de precios de transferencia pudiese llevarse una pérdida o utilidad marginal, a la ganancia que obtendrían empresas con las mismas características con información pública en el extranjero.

Así las cosas, pudiese ocurrir algo verdaderamente injusto, al trastocar la situación financiera, sin afectar la recaudación gubernamental. Esto pudiese ser el día a día de negocios complejos, donde el inversor se encuentra en el exterior y mantiene estrecha relación comercial con la empresa poseída. La mejor alternativa para esto, es mantener análisis exhaustivos a fin de poder prever desviaciones de este tipo.

Aguas abajo

Es cierto que muchas entidades de forma unilateral realizan estrategias tendientes a desmejorar jurisdicciones menos ventajosas en aspectos de repatriación de beneficios y con volatilidad monetaria y política, generando desviaciones intencionadas -y en ocasiones hasta justificables- para poder tener cierto control en el uso eficiente de los recursos, pero regular precios de forma autocrática, con personal evidentemente no calificado para llevar análisis de esta envergadura en corto plazo, pareciese ser algo desproporcionado.


El mercado se regula cuando existe abundancia, condiciones claras e inexistencia de burocracia. Si la única forma de constituir una entidad es viviendo momentos desagradables ante entes gubernamentales y desde ese momento en adelante todo ocurre de forma inimaginable, pareciese poco probable manejar un mercado sano, de competencia y con evidentes beneficios para empresarios, estado y por sobre todo, para el colectivo. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/  

Foto: Hidroeléctrica Simón Bolívar, Puerto Ordaz - Venezuela

domingo, 2 de febrero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 133

El consumo 
 
Aguas arriba
 
El consumidor inteligente de cualquier país del mundo, persigue adquirir bienes y servicios de la mejor calidad al mejor precio. Esto lo hace por un asunto de costumbre y otra porque sencillamente cada centavo cuenta. Por otro lado, el comprador procura buscar productos de la temporada, lo cual garantiza que el mismo tenga una calidad óptima, y además por efecto de la oferta y la demanda sea al mejor costo.
 
No es lo mismo comprar una fruta de verano en invierno y viceversa, por lo que la objetividad juega un papel fundamental para poder hacer buen uso de recursos escasos. Esa costumbre lugareña de comprar cosas que no se necesitan, solo por el hecho de considerarlo una oportunidad, no juega un papel muy importante en el manejo económico sano de un grupo familiar o empresarial en una economía madura. Lamentablemente, en épocas de escasez, la teoría pierde vigencia y la oportunidad cobra fuerza.
 
Aguas en el medio 
 
Algunas personas no se preocupan por este problema y sólo procuran la obtención del mismo, sin importar el precio. El objetivo último es solucionar la carencia. Esto obviamente hace que el vendedor del mismo juegue con total libertad para la determinación de sus precios, dado que sabe que siempre habrá alguien que adquiera lo ofrecido.
 
Esto sin duda cultiva la especulación y las distorsiones del mercado y desvirtúa una manera coherente de generar rentas. Ahora bien, qué pasa cuando el producto es de primera necesidad y además es escaso. Aquí en este escenario se liga la emergencia con el deseo de hacer negocios en detrimento del colectivo, no siempre con la firme intención de destruir a algo o a alguien, sino con el deseo de generar rentas de un hecho circunstancial que tiene su génesis en la falta de generación -o compra- de bienes que se vuelven escasos y que generan cientos de distinciones de todo tipo.
 
Aguas abajo 
 
El problema del alto precio de un producto, la especulación y cualquier otra distorsión, se soluciona creando condiciones para que se produzca dicho producto más y mejor. Si esto ocurre, el especulador desaparecerá automáticamente dado que no tendrá mercado donde colocar su producto y se verá obligado a migrar al mercado formal, donde se integrará a labores productivas para la nación y para sí mismo.
 
El concesionario de carros usados y sus altos precios no se eliminan quitándole los vehículos a los dueños del negocio, se eliminan haciendo sencillo la obtención y compra de uno nuevo sin mayores limitaciones que las que el comprador se imponga por su esfuerzo en el trabajo u oficio que ejecute.
 
El vendedor ambulante desaparece cuando se logra conseguir cualquier producto de cualquier marca y a un precio razonable en negocios de la economía formal, lo que redunda es más fuentes de empleo y mayor recaudación tributaria.
 
Todo esto se genera en un ambiente de negocios transparente, efectivo, sencillo y estable, que simplifique hacer negocios legales de cualquier índole, donde impere la ética y honestidad de los que ofrecen, de los que demandan y del que los regula. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/
 
Foto: Caracas-Venezuela