Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 29 de mayo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 254

Horas para trabajar

Aguas arriba


Jurisdicciones tales como: Holanda, Dinamarca, Alemania, Suiza y Suecia tienen muchas cosas en común. La primera de ellas, es que son países con altísimos estándares de vida para con los ciudadanos, gozando así  de múltiples beneficios de carácter social. Allí, la seguridad, educación, el trabajo digno y la salud son prioridades para sus respectivos estados, por lo que lo previsto en sus normas fundamentales no puede ser considerado como letras muertas. Comparativamente, allí no hay mucho que discutir con países suramericanos, donde desafortunadamente no podemos zafarnos de gobiernos corruptos y de ciudadanos que les apetecen el pan y circo, por lo que llegar a los estándares de estos países no está en la agenda, por el contrario, pareciese que cada día se agrandan más las brechas que nos separan. En esos países nadie se para a hablar de cosas que no son ciertas, dado que de hacerlo, sale despedido de su cargo de manera automática.

Otra cosa en común que tienen estos países es que las jornadas de trabajo semanales son de las más cortas del mundo. Holanda, Dinamarca, Alemania, Suiza y Suecia tienen jornadas de 29, 33, 35, 35 y 36 horas, respectivamente, y con todo eso, se mantienen como líderes en muchos departamentos, por lo que sencillamente se desmitifica el hecho de que hay que trabajar horas interminables para medianamente ser productivos. El único que pudiese tener cierta diferencia salarial es Suecia, el cual goza de menos beneficios contractuales al ser comparado con los otros países de la lista; no obstante a ello, las brechas son inmateriales.

Aguas en el medio

No puede considerarse coincidencia que dichos países también lideran los ranking que publica el Banco Mundial con respecto a las posibilidades de constituir e iniciar proyectos de emprendimiento, por lo que sencillamente se ve que generan condiciones para que los inversionistas coloquen capital y que en simultaneo, los ciudadanos puedan lidiar con su vida laboral/profesional y su vida privada. Así, definitivamente si se generan condiciones  aceptables para todas las partes, sin disminuir los niveles de producción y por consiguiente la productividad.

Claro, es cierto que en estos países existe una conciencia muy clara de que las horas de trabajo son para trabajar, y las horas de ocio son de ocio; no obstante,  eso también está atado a otras variables que en América no hemos sabido manejar y que han convertido a las empresas en centros de acopio para el manejo de redes sociales y sus derivados, por lo que no importa la cantidad de horas que se dediquen, siempre el tiempo de distracción llevará una ventaja particular.

Aguas abajo

En Venezuela ocurre otra cosa particular, considerando que por razones de la madre naturaleza no podemos hacer uso de la energía de forma constante, siendo obligatorio detener por bloques a todo el país (excepto en gran parte la capital), para poder optimizar el uso de un servicio que debería ser constante y seguro,  que además de mermar la producción, también puede ocasionar severos daños en equipos que sufren todos los días el impacto de pararse súbitamente por tiempos determinables o no.
Si a eso le sumamos que contamos con una ineficiencia súbita e intrínseca de públicos y privados, podemos concluir que en los actuales momentos el  país está parcialmente paralizado, por lo que  lamentablemente no podemos estar ni cerca de las potencias mundiales que miran a su fuerza trabajadora y los invita a vivir, porque lo que ya se produce es suficiente y de excelente calidad. Es una verdadera lástima que aun estemos lejos de tener un grado de conciencia tal, que nos invite a entender que un país se fortalece con el trabajo honesto de sus ciudadanos y no con ideologías y gritos.


Si pensábamos que todo esto era malo, súmele que los estudiantes de educación básica en cierta forma también se unen al racionamiento de esfuerzo, por lo que al detenerse el presente, también estamos deteniendo el futuro y eso no tiene vuelta atrás. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 22 de mayo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 253

Empleo en Venezuela

Aguas arriba


De acuerdo a los números que plantea el Instituto Nacional de Estadísticas, los niveles de desempleo en Venezuela no llegan ni cerca a los dos dígitos, lo que en sí mismo pudiese considerarse como un éxito en la gestión del gobierno y del sector privado, en procura de dar condiciones a los habitantes del  país; no obstante a ello, cuando chequeamos la data en detalle, podemos observar que las personas que se laboran en el sector informal se encuentran dentro de la estadística de personas empleadas, lo que de inmediato empieza a generar distorsiones en la forma como son determinados los datos y la forma como deben ser interpretados. Lo primero, es cómo entender que alguien con condiciones de informalidad puede ser medianamente censado, y en caso de estarlo, como es posible que el mismo Estado aliente la actividad.

Al desmenuzar la data, vemos con asombro como prácticamente la mitad de la población económicamente activa se dedica al sector informal, generando con ello unos números que pueden lucir impresionantes, por el simple hecho de que este porcentaje va en crecimiento con cada año que pasa. Sin duda alguna, esto es un asunto para nada atractivo desde el punto de vista gestión, pero que se puede visualizar con facilidad en la calle, con solo dar una mirada a cualquier ciudad o pueblo del país. Parece mentira que un país con condiciones para ser altamente industrializado, termine siendo una nación de vendedores ambulantes en semáforos y aceras de cada rincón del país. Es muchísimo más fácil conseguir a un vendedor de café en un reductor de velocidad, que conseguir a un profesional de mediano nivel técnico.

Aguas en el medio

Desafortunadamente, al mirar el precio de la canasta básica y contrastarla con el salario mínimo, es fácil inferir que cualquier persona que se dedique a actividades informales podrá obtener una renta superior, que le permitirá medianamente cumplir con una parte más de las obligaciones familiares elementales. Esto, sin duda alguna desalienta a profesionales y a los que no, y desmerita en cierta forma el trabajo formal de empresarios que tienen como objetivo realizar actividades productivas autosustentables en el tiempo. Es doloroso escuchar a estudiantes universitarios que se encuentran totalmente desconectados con las necesidades académicas que quieren cumplir, por ver las asignaciones como meros trámites para luego salir del país con algo debajo del brazo.

En paralelo, al existir cierto grado de complicidad gubernamental (dado que no se ataca el problema de raíz), pareciese que los sectores empresariales sienten que al desmaterializarse conseguirán mayores beneficios, en menos tiempo y con unos riesgos de moderados a bajos, en medio de una crisis nacional que requiere de la generación de empleos de calidad, con el objetivo de producir más y mejor y tratar de salir del atolladero en el cual nos encontramos. Para bien o para mal, la única forma de lograr resultados, es por medio del trabajo serio del sector privado y el aliento del sector público, por lo que ante un Estado que detesta y desprestigia al empresario, se hace imposible subir la cuesta.

Aguas abajo

Al no incentivarse la empresa privada y por el contrario, darle pie a la informalidad se limita el emprendimiento, se desprofesionaliza a un país y se generan cuantiosas distorsiones en materia tributaria (dado que no se alcanza la recaudación esperada) y en indicadores de inflación (producto de un mercado informal que hace las veces de canal de venta al detal, que además no se encuentra regulado y que no tiene obligaciones legales para con nadie). Esto, en ningún contexto, puede considerarse razonable.

Vimos como al país se le fue una oportunidad de lujo, al no generarse condiciones de alto nivel en sectores que necesitaron de inversión y atención. La agricultura, la ganadería, el turismo y la extracción y transformación de recursos naturales son tan solo algunos de los ejemplos más emblemáticos, a los cuales podemos hacer referencia y que hoy en día se encuentran sumergidos en condiciones absolutamente deplorables.


La intervención del Estado en la economía, de una forma excesiva y prácticamente visceral, ha sumergido al país con mayores reservas de hidrocarburos en el mundo, en una situación que prácticamente imposibilita su extracción, dado que no cuenta con recursos, industrias asociadas y credibilidad para poder hacer su trabajo y luego sembrarlo nuevamente en cosas nuevas y mejores. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 15 de mayo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 252

Movimientos políticos

Aguas arriba


El caso que se está viviendo en estos momentos en el vecino Brasil es de necesario y conveniente estudio en la región, considerando el profundo efecto que podrá traer no solo para sus vecinos, sino para el mundo entero, por la importancia que tiene este país en la actualidad. Ser miembros de los BRICS, de Mercosur y ser catalogada como una economía emergente, hace que su peso sea muy grande para brasileños y foráneos. Hace falta solo dar una pequeña mirada al lado, y nos daremos cuenta que si tiembla allá, se caen los puentes de este lado.

Obviamente, dependiendo de la tendencia política e ideológica, el hecho de que se inicien averiguaciones serias y contundentes a personeros políticos de la nación, tiende a polarizar a la comunidad internacional, más cuando puede percibirse que dichas acciones tiendan a convertirse en virales y tiendan a arrasar a otros gobiernos con mayores brechas entre el deber ser y la forma como de hecho se hacen las cosas hoy por hoy en muchos países de Suramérica.

Aguas en el medio

El hecho de haber cambios importantes, y además positivos, en lo político en países como Argentina y Brasil, necesariamente abrirá puertas a la inversión, mientras en simultáneo generará la impresión en el ambiente de que la corrupción puede tener un límite y que al infractor, tarde o temprano le llegará la justicia. Darse ese escenario, brinda una atmosfera de seguridad que muchos países  no cuentan en momentos tan complicados en lo económico, como los que hoy vivimos.

Estos casos en los cuales altas autoridades son puestas debajo de los reflectores demuestra el fuerte deseo de las instituciones de mantenerse en pie y demostrar que las leyes no pueden ser acomodaticias, y que por el contrario, deben ir al ritmo de las naciones. Es inaudito que se altere el rumbo de un país por la apetencia de algunos pocos, que diseñan leyes y procedimientos para cercenar probablemente el derecho de otros, pero que cuando se ven del lado contrario de la orilla, vociferan que sus derechos son vulnerados.

Ejemplos son múltiples y variados, y la verdad es que por el bien de los pueblos, se necesitan cambios profundos de la forma como se hace política en el continente y quizás en el mundo, dado que tampoco es agradable ver como a viva voz se empieza a abrir la caja de pandora en América del Norte y el sistemático ataque a las minorías (que pueden que ya no sean tal).

Aguas abajo

Aprender de errores de otro quizás sea improbable, dado que cada país debe conseguir su sendero de manera muy particular. Para la gran mayoría, el camino es tormentoso, difícil y agobiante, pero lo cierto es que es absolutamente necesario, para con ello tener un mediano entendimiento de las cosas que debemos aceptar como sociedad, y las que no. Eso sin duda alguna generará muchas fortalezas al momento que cíclicamente tengamos que conseguirnos con nuevos falsos profetas, sedientos de poder y con altísimas dosis de resentimiento social, que solo llevan a más de lo que hemos visto y que seguiremos viviendo por los próximos años, en el mejor de los casos.

Seguir el caso Brasil, dará al menos una idea de las cosas buenas o malas que pueden pasar, cuando una clase política decide elevar el nivel ético de su cultura y persigue realmente obrar en favor de los más desposeídos. Es cierto que gran parte de estos nuevos o viejos actores tendrán sus prontuarios bien dramáticos, pero también es cierto que el cambio debe comenzar con alguien, y con ello tratar de subir el nivel, mientras todos hacemos un mea culpa por las cosas que hemos hecho en detrimento de los desposeídos.


No se sabe qué pasará con Brasil, pero lo que sí está claro es que es un año muy importante, considerando que serán el epicentro del mundo en  lo deportivo, por lo que de una u otra forma, eso pudiese traerles unos beneficios muy particulares, y quizás la mejor dosis para reconciliar a un país y a un continente que esta arto de políticos terribles, empresarios de oportunidad y sociedades apáticas. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 8 de mayo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 251

Motivación empresarial en tiempos de crisis

Aguas arriba


Motivación, acción y resultado. Luce como una ecuación clara y sencilla, pero la verdad es que esto funciona en situaciones bastante estándar, por lo que replicar esto cuando todo se vienen muchas cosas encima es bastante complejo para cualquier empresario que por más que quiera tener un equipo motivado, se ve atacado por un entorno que espera perfección con muchísimos elementos en contra. Esta dinámica se une a diferencias generacionales y de percepciones que imposibilitan un tanto poder proporcionar una visión mejor de lo que tenemos y lo que tendremos en el mediano o largo plazo como país.

Un ejecutivo en sus cuarenta puede visualizar con sencillez que el escenario es bastante adverso, pero el hecho de conocer los ciclos y haber vivido tiempos mejores le permite tener cierto grado de confianza en cuanto a que tarde o temprano muchos temas actuales que son abiertamente negativos terminarán resolviéndose en favor del emprendimiento y de las apetencias particulares de todos; mientras que por otro lado, los colaboradores con menos de treinta verán que no existe garantía de futuro y que los esfuerzos no serán reconocidos ni hoy ni nunca, por lo que se genera una visión mucho más fatalista. Esto ocurre con toda razón, dado que no conocen nada distinto.

Aguas en el medio

Ambas posiciones se contraponen y amplían la brecha en cuanto a las visiones, sin contar con el posibilidad de que de la generación adulta de hoy, se siente responsable en parte por todos los vidrios rotos que tenemos en el camino, por lo que se hace imperativo resistir y aportar así sea contracorriente. Al final del día, el problema no es que una generación sea mejor que la otra, el punto es que una quiere empujar y la otra le hace ruido hacerlo, porque no le ve sentido hacerlo si todo el contexto demuestra que poco vale la pena.

Los teóricos pueden decir que hay que elaborar estrategias para aumentar la efectividad y eficiencia; tratar de construir objetivos futuros; proporcionar horarios flexibles y dar facilidades para que puedan trabajar desde ambientes más cómodos, pero lo cierto es que al final del camino eso no garantiza que el personal  este realmente comprometido y se esfuerce por lograr resultados en tiempos difíciles; sin embargo, si permite explorar mecanismos claros que funcionaran cuando esos estímulos si rindan frutos en un momento que tarde o temprano llegará. 

Aguas abajo

Es muy difícil esperar automotivación, convicción e incluso entrega para el personal, esto hace que el liderazgo y role model sean parte de las estrategias  a seguir en aras de poder soportar el vendaval que estamos viviendo, pero con una claridad tal que permita dar un mensaje formal de que se espera de cada quien en este momento, y sin hacer promesas populistas, dejar la puerta abierta sobre la múltiples posibilidades que pueden generarse si todos reman en la misma dirección, en un momento en que los patronos soportan un alta presión, los colaboradores tienen altos problemas con la capacidad de compra y el emprendimiento formal cada vez más voltea hacia otras jurisdicciones, dado que el Estado no garantiza, el emprendedor no quiere invertir y el colaborador no quiere trabajar.

Algo está muy claro, el mensaje que debe darse a los profesionales es el de esforzarse y ser mejores profesionales, dado que ese intangible en conocimientos es propio e intransferible y servirá para toda la vida, reforzando con ello la posibilidad de ser cada vez mejores en sus áreas de experticia, lo que les permitirá ser colaboradores de alto rendimiento en cualquier sitio y no guardar lo mejor para un futuro que no saber si llegará aquí o en otro país con mayores o menores posibilidades. El poder demostrar que podemos hacer grandes cosas, nos convertirá en lo que queremos  y lograremos ser excelentes, por lo que ese es realmente el mensaje que debemos dar. Estoy seguro que vendrán tiempos mejores y se equipararán las expectativas personales con las profesionales, pero en el ínterin debemos convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, por nuestro bien y por nuestro futuro. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/


domingo, 1 de mayo de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 250

Día del trabajador

Aguas arriba


Hoy se celebra el día del trabajador en muchos países del mundo. En sí mismo es una fecha en la que se pretende honrar el trabajo fuerte de los ciudadanos; no obstante, también es momento propicio para honrar el trabajo fuerte de patronos que deciden por pura motivación de emprendimiento (sea o no con objetivo de lucro) iniciar un proyecto y dar condiciones laborales para personas que siquiera conocen personalmente en muchos casos, pero que a través de esto logran dar sustento a sus familias y generan el tan perfecto y mencionado efecto multiplicador que garantiza prosperidad para trabajadores y patronos.

Agredir al empresariado, discriminar a emprendedores por su posición política y complicar mecanismos administrativos para hacer trastabillar a cualquier negocio nuevo o en marcha lo único que genera es miseria para las personas que hacen vida en un país. Lamentablemente, esta es la situación que estamos viviendo en la actualidad, por lo que más que celebrar el “día del trabajador” deben ser defendidos los puestos de trabajo y el derecho a tener una vida digna arrebatada por probablemente el peor (casi dos décadas) sistema de gobierno que ha tenido el país en su vida republicana.

Aguas en el medio

Ciertamente, siempre han existido patronos inescrupulosos que se han aprovechado de las necesidad de las personas, humillándolos durante su transitar en compañías de todo tamaño; no obstante, ante un gobierno justo, equilibrado, eficiente y que propicie la libre competencia, entidades de ese tipo tenderán a disminuir, considerando que se lograrán las condiciones para que el empresariado entienda que de su aporte honesto dependerá su permanencia en los mercados. Estamos seguros que ser un buen gobierno solo depende de la vocación genuina que tengan estos para hacerlo razonablemente bien y lamentablemente, por lo pronto no se visualiza ese estándar mínimo de calidad.

En esta oportunidad, justo en medio de la celebración del día del trabajador, vemos con asombro como la unidad de negocio más representativa de la principal compañía privada del país cierra temporalmente sus puertas por falta de divisas (cosa que en sí misma es increíble) para adquirir materia prima tendiente para producir bienes que garantizaban el sostenimiento de una cantidad de trabajadores directos e indirectos no desestimable, que a su vez afecta familias que ven como se les cercena el derecho a tener un trabajo de calidad y no los puestos de trabajo que puede ofrecer el gobierno.

Aguas abajo

No obstante a lo anterior, este enigmático caso no es el único (aun cuando sea altamente representativo), dado que durante los últimos años hemos visto como muchas compañías han abierto sus puertas con mucha motivación y deseo y terminan cerrando en cortísimo plazo, engrosando cada vez más las terribles estadísticas de emprendimientos que no cumplen siquiera un par de años en marcha, sin contar con muchos sectores particulares que prácticamente han sido arrasados por completo, gracias a la ineficiencia sistemática.

Como crónica podemos ver que existen severos problemas de electricidad por el terrible manejo del sistema y desinversión, tenemos un aparato tributario que genera altísima presión, una ley del trabajo que obliga al patrono a arrodillarse ante sindicatos y reposeros, inseguridad jurídica, inseguridad personal en sectores como el turístico, dificultad para importar y exportar, prácticamente cero acceso a divisas y un sistema burocrático tal que hace prácticamente imposible poder gestionar procedimientos públicos y privados que asfixian al patrono y que terminarán afectando al trabajador.

Lo curioso de todo esto es que el emprendimiento no se ata a las fronteras, por lo que cuando se ataca a un empresario, solamente se le da el empuje para que invierta en otros países con más seguridad jurídica y tranquilidad. Las ideas no se amarran a un país, las ideas, son ideas y se pueden materializar en cualquier lugar. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/