Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 26 de enero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 132

Concesiones 

Aguas arriba

Para nadie es un secreto que el sector privado -normalmente- trabaja con niveles más altos de eficiencia. En el sector privado siempre priva el hecho de hacer las cosas de la calidad requerida -para evitar riesgos de demandas-, en tiempo -con el objetivo de poder iniciar nuevos proyectos- y de forma rentable -para la obtención de la ganancia mínima esperada-. Al unirse todos estos elementos, se logran engranar todas las piezas necesarias para la ejecución de proyectos de cualquier envergadura.

Si los proyectos son llevados a cabo con algún Estado o ente público, se le deben sumar elementos de contraloría y fiscalización, que garanticen que el proyecto se haga sin vicios de corrupción y que la obra en vez de ser  una solución, se termine convirtiendo en un gran problema y ejemplo de ineficiencia de parte y parte.

¿Han escuchado el término "BOT"? Estas son las siglas en ingles de Construir, operar y luego transferir -Built, operate and transfer- la obra ejecutada, encomendada por algún ente público con evidente interés social.

Aguas en el medio

Imaginen por un momento una autopista de cuatro canales en cada sentido, con un tren en paralelo a toda velocidad que cruce todo el país de punta a punta y que sea administrado, gestionado y mantenido en su totalidad por una empresa privada por una cantidad de años determinada y que su funcionamiento sea óptimo.

Imaginen que la autopista y el tren fueron financiados en su totalidad por dichas empresas privadas y que el tiempo que sea administrado por ellas, es el tiempo razonable para poder recuperar la inversión y tener una ganancia razonable.

Piensen que para hacer el negocio atractivo para extranjeros, incluso el gobierno decide que su utilidad estará libre de impuestos y que solo deberá dejarse fiscalizar cada año para verificar el cumplimiento administrativo, seguridad en el medio ambiente de trabajo y aspectos de índole laboral. Además de eso, ninguna norma que sea modificada en tiempo razonable tendrá efectos para ellos, a menos que mejore sus condiciones.

Ahora chequeen los precios para utilizar el tren y la autopista y vean que aun cuando son más seguras y rápidas tanto para personas como para cargas, puede resultar algo costoso, por lo que el gobierno mantendrá las vías que actualmente están disponibles y que su tránsito será libre de tasas, para que de esa forma, las personas y empresas que no quieran utilizar la autopista/tren, sean libres de transitar o no por allí.

Aguas abajo

Ahora lleve esto a cualquier medio de transporte, museos, áreas recreativas, recolección de basura, puertos, aeropuertos, etc., y verá como la tecnología, las buenas prácticas y la prosperidad van creando una red  de beneficios que no originaran desembolso primario del Estado, por un activo que pasará a su poder tarde o temprano.

Todo este escenario se conoce como concesión de obra pública, donde se le entrega a un tercero la responsabilidad de diseñar, planificar, financiar, construir, conservar, ampliar o reparar un bien público, a cambio de una contraprestación que deberá ser pagada por los usuarios del mismo por un tiempo acordado.

Hay algo muy importante que en ocasiones no se pondera. Los inversionistas toman los riesgos, ponen el capital y tratan de ser eficientes en lo posible. Con todo esto, transfieren el "know how" de lo hecho, permitiendo a cualquier país, la posibilidad de llevar a cabo sus propios retos, generando cada vez más desarrollo. Soñando un poco con los ojos abiertos en fórmulas para llevar a cabo proyectos que beneficien a todo un colectivo. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://garciagomezsoler.blogspot.com/

Foto: Monagas, Venezuela

domingo, 19 de enero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 131

Tiempos de trabajo

Aguas arriba
Esta semana estuve leyendo un artículo que demuestra lo complejo de un sistema económico entrampado a la hora de querer invertir los pocos o muchos excedentes que pueda tener un grupo familiar o empresarial.

La verdad es que el artículo fue bastante desalentador y hasta sin escapatoria probable. Hablaba un poco sobre la imposibilidad de mantener ahorros en el exterior –por un sistema de control cambiario bastante riguroso-, lo poco rentable de ahorrar localmente –por la distorsión que hay entre la mejor tasa de interés y la inflación anual-, lo diminuto del mercado de valores –donde son muy pocas empresas, y además con alta incertidumbre-, lo riesgoso de invertir en activos no monetarios, tales como vehículos –escasos- y/o soluciones habitacionales –extremadamente costosas- y lo cuesta arriba y burocrático que es constituir un negocio formal.
Aguas en el medio

Ahora bien, ya es bastante difícil tener excedentes, ahora súmele el hecho de que si logra tenerlos, tendrá una cantidad de dinero que ira deteriorándose con el tiempo, o una serie de activos a los cuales tendrá que tener vigilancia perenne.
En honor a la verdad, un sistema con estas características es bastante complejo hasta para el más fanático y muy intrincado para el más optimista.

Esto lo he llevado hasta este punto solo en el plano familiar o personal. Ahora llévelo al plano empresarial. Esta discusión no se lleva mucho, pero si se ha dado con entidades jurídicas que ante lo técnicamente imposible de repatriar beneficios, optan por hacer otros negocios que en muchos casos los exponen a procesos financieros, contables y tributarios más complejos, con el único fin de tratar de mantener en lo posible el valor real del dinero, y perder lo menos posible.
No se puede alcanzar el mejor de los  resultados, pero al menos se tratan de hacer las mayores gestiones para tomar una que otra idea inteligente en un sistema que se resiste a la teoría y afianza prácticamente todo al olfato de los que dinero en mano deben tomar decisiones, que en líneas generales puede ser definido como mera improvisación.

Aguas abajo
Del otro lado de la moneda tenemos a las empresas que no cuentan con flujo de caja para continuar y que ven en la desaparición la mejor escapatoria. Yo no lo veo así, aquí debe imperar un poco el juicio y tratar de achicar el negocio en lo posible, pero no liquidarlo por completo. Como muchos saben, iniciar un negocio desde cero es bastante complicado y costoso, por lo que la opción del downsizing es probablemente la mejor forma de ser más agiles, menos costosos y más prácticos a la hora de tomar decisiones.

No es para nada extraño el hecho de que muchos negocios se hayan desmaterializados y ahora sean “.com”.  Esta pudiese ser una forma inteligente de hacer buenos negocios, disminuyendo los costos a la mínima expresión a la espera de mejores tiempos.
Con un negocio en marcha, podrá seguir manteniéndose en el mercado, podrá seguir optando a financiamiento y reforzará esa imagen de que su negocio sigue estando en pie hasta con el peor temporal. Mucha seguridad jurídica, alta protección a las inversiones, beneficios fiscales, despenalización del control de cambios, simplificación de los procesos administrativos, eliminación de tributos parafiscales y flexibilización de ciertas normas pudiesen ser algunas de las soluciones para desentrampar lo entrampado. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

Foto: Nueva Esparta - Venezuela 

 

domingo, 12 de enero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 130

Resoluciones de nuevo año

Aguas arriba
El fin de un año y comienzo de otro, no quiere decir que por arte de magia, o de alguna gracia divina, todo se borra y volvemos a comenzar desde cero, como si fuese una suerte de proceso de “formateo” de disco duro, donde toda la información recopilada durante un año se manda a la bandeja de reciclaje o se respalda como backup, comenzando el primero de enero con todo recargado y listo para iniciar con algo nuevo.

Es poco factible que nuestras carencias, patrones, temores y debilidades se modifiquen súbitamente luego de las doce uvas a plena media noche de un particular día; sin embargo, por nuestra situación de seres humanos, siempre necesitamos un punto de quiebre para darle algo de oxígeno a nuestro cerebro y de esta forma nos configuramos para que todas las soluciones lleguen “el próximo año”.
Siendo así, para “el próximo año” dejamos la alimentación balanceada, algo de ejercicio, la búsqueda del ahorro, la preparación profesional, etc., etc. Parece que de esta forma, nuestro cerebro se relaja un poco y permite digerir de mejor forma, los cambios mayores o menores que pensemos hacer en nuestras vidas.

Aguas en el medio
De todo esto nace lo que los anglos denominan como las “Resoluciones del nuevo año”.  En cada rincón del mundo lo hacen –incluyéndonos-, lo único es que –muchos de- nosotros no las catalogamos ni las ordenamos en formato de mapa mental, a fin de tratar en lo posible su cumplimiento. A veces nuestras expectativas son demasiado altas y no vale la pena siquiera tratar de ponderarlas.

Esto puede ir desde comprar un carro, hasta el hecho de correr 42 Km, por lo que de persona a persona variará de forma significativa. Probablemente no todos deseen ser mejores personas, sino sencillamente anhelaran otras cosas espirituales o materiales.
Normalmente, las resoluciones de año nuevo deberían estar asociadas a hacer inversiones inteligentes, creación de fondos de retiro, mantenimientos preventivos o correctivos  a activos que ya poseemos, ahorros destinado al estudio de nuestros descendientes, identificación de nuevas oportunidades de negocio y el desarrollo de nuestras habilidades en áreas que pudiésemos considerar como lucrativas en el futuro; sin embargo, el entorno puede que nos dé un fuerte golpe por aspiraciones de esta naturaleza en épocas de crisis, por lo que nuestras resoluciones pudiesen ser mucho más sencillas. En todo caso, muchas de estas cosas pueden lograrse con planes de largo plazo.

Aguas abajo
Recientemente  veía una imagen muy graciosa pero alarmantemente real, donde las resoluciones de un año “0” se iban simplificando de año a año, llegando al punto en el cual parecía que la meta era cumplir con menos de lo básico o mínimo requerido.

No hay que ser alarmista ni excesivamente optimista. Siempre se debe ser razonable en las resoluciones y tratar de plantear escenarios factibles que nos permitan avanzar de a poco. Probablemente la meta original pudiese ser la de ahorrar para los estudios universitarios de nuestros hijos, pero quizás sea más razonable tratar de negociar con la obtención de descuentos por pronto pago en la institución donde actualmente se encuentran. Probablemente la idea inicial es comprar un vehículo nuevo,  mientras que algo más razonable sería comenzar por un vehículo de segunda mano en buen estado que nos ayude a hacer un piso que posteriormente se convierta en un trampolín para cosas mejores.
Lo importante siempre será dar el primer paso, dado a que ese es el que siempre tememos dar. Si está en ese proceso de resoluciones y quiere plantearse un mapa mental, trate de visualizar un contexto objetivo. Las victorias que pueda conseguir en el año harán que se sienta más optimista y evitarán que la frustración se apodere de usted cuando cierre este ciclo que estamos comenzando. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

Foto: Barcelona-España

domingo, 5 de enero de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 129

Altos estándares 

Aguas arriba

En la espera del fin de año y con la firme intención de ver el performance del ciclo por terminar, estuve leyendo la lista de las diez naciones con más altos estándares del mundo durante el año 2013. Entre la lista están lugares como Suecia, Suiza, Alemania, EEUU, Holanda, Hong Kong, Reino Unido, entre otros. Como vemos, los titanes que siempre dan pelea en este tipo de mapas.

Cada país tiene fortalezas muy particulares que los hicieron acreedores del beneficio de estar en esta exclusiva lista. En honor a la verdad, en un mundo tan convulsionado, estar en una lista de países con altos estándares es todo un éxito.

La verdad es que hay tantos problemas de todo tipo en el mundo, que es altamente improbable ver posibles soluciones viables ante las desviaciones de raíz que tenemos en la actualidad, pero eso no hace que sean imposibles de resolver.

Aguas en el medio 

El estar en esta lista no quiere decir que se han resuelto todos los problemas. Tampoco quiere decir que hay ausencia de gente en situación de pobreza, delincuencia, corrupción, o charlatanes de oficio jugando a dueños del mundo; sin embargo, pareciese que han logrado palearlos en parte.

El caso que más llamó mi atención fue el de Reino Unido, el cual cayó dos lugares hasta el puesto diez del estudio. Fíjense que ocupa esa posición, porque según el análisis, se deteriora ligeramente en varias áreas, en especial, en términos de su entorno macroeconómico y sus mercados financieros. No obstante a ello, el análisis concluye que en general, el Reino Unido se beneficia de ventajas claras, como la eficiencia de su mercado de trabajo.

Que cosa tan interesante es el hecho de que los resultados de UK se sustentan en su eficiencia perse, lo que garantiza que ante crisis y problemas de mercado, su arduo trabajo y ritmo constante, logran que siempre se mantengan como referencia desde el punto de vista de generación de renta para el estado, empresarios y particulares en general. 

Aguas abajo 

El resto de los país, igualmente cambiaron sus posiciones, pero se mantuvieron fijas en el ranking de los 10. Esto no genera sorpresa, dado que pareciese que los que hacen las cosas mejor, siempre quieren hacerlas en la misma línea, a menos que ocurra algo muy particular que desmejore sensiblemente su situación.

Lo más lógico sería analizar desde un punto de vista técnico, las prácticas de trabajo de los países top en cuanto a indicadores económicos y poder tratar de hacer aplicables dichos conceptos en modelos económicos como los nuestros.

Es fundamental poder ver las razones que nos separan de esos estándares y tratar de remediar lo que deba remediarse. Temas sindicales, de pago oportuno a proveedores, políticas de remuneración fundamentadas en la excelencia y en resultados por encima de lo esperado, mejor nivel académico en todos los niveles, seguridad jurídica y prácticas éticas desde todos los niveles (tanto del sector público como privado), son fundamentales para poder tener resultados positivos. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/
 
Foto: Stonehenge-Reino Unido