Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 31 de agosto de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 163

Calidad de servicio

Aguas arriba



Lo barato sale caro. Esa máxima tiene vigencia no importa cuanto tiempo pase. Lamentablemente, muchas entidades y personas en ocasiones no dedican el tiempo suficiente para hacer análisis de envergadura que busquen crear matrices que brinden información suficiente para ponderar elementos que no son siempre tangibles.

Sencillamente ver el precio y un par de credenciales no son elementos que permitan tomar buenas decisiones, más aún, cuando cada centavo vale y el hecho de equivocarse en una contratación o compra puede que requiera llamar a alguien más para resolver problemas no resueltos, lo que genera un "pago doble".

Las profesiones intelectuales se fundamentan principalmente en la reputación de las personas que las componen el equipo. Eso hace que la misión de cada profesional sea la de prestar servicios de calidad para que su reputación y la de sus asociados hablen por si mismo. La misión de sus prospectivos será entender que si quieren algo bien hecho, debes acudir a profesionales probados y con estructura para cubrir la demanda de servicios.

Aguas en el medio

Por otro lado, si el asunto es la venta de bienes, el producto como tal y el servicio posventa son fundamentales para poder llevar a cabo un análisis preciso sobre la compra. Obviamente, si previamente adquirimos bienes y/o servicios con el proveedor en cuestión y el resultado fue de aceptable a excelente, vale la pena volver a intentarlo y poner nuevas reglas de convivencia para que la experiencia mejore.

Basarnos solamente en el precio -bajos- o en la charlatanería de vendedores con oficio generará mas costos. Adquirir un repuesto o equipo que deje de funcionar al par de días es una decisión que obviamente tenderá a generar problemas mayores.

Del lado del accionista, en muchos casos está el concepto de que debe bajarse costos a como de lugar. Del lado del ejecutivo -cuidando las finanzas y su gestión- deberá imponerse el criterio de la contratación efectiva -calidad, precio y oportunidad- para que esto luego no lo afecte en sus tareas.

Aguas abajo

Es entendible que la situación actual amerita que bajemos costos en lo posible, pero también es fundamental no dejarse llevar por las pasiones y tratar de tomar decisiones que beneficien a la compañía en el corto, mediano y largo plazo.

Como parte de una sana planificación fiscal y financiera, las compañías deben cuidarse de ser desacertados en sus decisiones, por lo que ahorrar en temas neurálgicos y complejos lejos de producir resultados, generaran mas problemas.

En lo operativo, es mejor que los activos estén a punto y preparados para tiempos mejores. Hasta una próxima entrega @wlagchttp://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/


Foto Galeria Personal: Aruba

domingo, 24 de agosto de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana Nº 162

Motivación gerencial

Aguas arriba


Hace muchos años, en una entrevista de trabajo, como parte del cuestionario se me preguntó sobre mis aspiraciones a largo plazo. Yo estaba iniciando mis 20's y estaba en la entrevista del trabajo al que le quería dedicar una cantidad de tiempo indeterminada de mi carrera profesional, por lo mi respuesta con altos niveles de motivación fue: "ocupar esta oficina cuando usted se retire". No fue planificado, fue una respuesta que salió de la nada y del todo al mismo tiempo y con ella se redondeaba todo el concepto en tan solo unas pocas palabras.

Hoy por hoy, ocupo mi propia silla y sigo aún con altos niveles de motivación desde una perspectiva distinta, lo que hace que ya no aspire una oficina y sus pros y contras, sino crecer cada vez más en un concepto de autosustentabilidad claro y viral para con mis colaboradores.

Aguas en el medio

Ahora bien, desde esta acera, el tipo de gerente que espero debe sentir ese mismo golpe en el pecho que yo sentía hace unos años atrás y mucho más. La tecnología y los métodos han cambiado, por lo que se pueden hacer más cosas en menos tiempo y seguir siendo igual de efectivos, con una alta dosis de equilibrio. Siendo así, no espero de un gerente el reclamar mi silla -aún estoy joven para abandonarla-, espero que quiera ganarse una a mi lado para hacer cosas más grandes de las que actualmente se están haciendo. Si aspira menos que eso, solo seguirá siendo un gerente con actuación de técnico, lo cual no es malo, pero tampoco es suficientemente bueno.

El gerente de hoy no solo se debe ocupar de las obligaciones inherentes a su cargo. Eso sencillamente es subvalorar sus habilidades profesionales y con ello su performance. El gerente moderno debe aprender a ver los negocios como un todo, tratando de anudar esas trenzas que solo se pueden ver si vemos las cosas de una óptica general, sin dejar de lado los detalles. Es una tarea compleja, dado que se debe ver todo a muchos distintos niveles, para tratar de traducir lo que los emprendedores ven del negocio como concepto. El gerente que constantemente dice que ya hizo su parte, realmente lo que demuestra es que aún tiene cierta desconexión con la visión y la misión de la empresa.

Aguas abajo

En una oportunidad, alguien me comentaba que iba a pedir un aumento porque pensaba que estaba dando mucho más de lo que el resto daba y que su actuación redundaba definitivamente en mejoras sustanciales para el negocio. La persona insistía en que su aporte era tangible y que por consiguiente debía ver mejoras.

Mi respuesta fue clara; si tu aporte es tal, mereces ser accionista, no asalariado. De su expresión, me quedó claro que no estaba preparado para tal respuesta, dado que parecía estar dispuesto a luchar por los sueños de otros y no por los propios. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 17 de agosto de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana Nº 161

Competitividad cambiaria

Aguas arriba

Sin duda alguna, es una preocupación el hecho de que existan tantos tipos de cambio vigentes en nuestro mercado. Las distorsiones que se dan y lo complicado que se vuelve darle lectura a una operación corriente hace que se convierta en una seria traba a fines de hacer negocios de forma consistente, previendo efectos de transacciones que a nivel mundial se realizarían sin mayor limitación y regulación.

A esta altura, pareciese que la intervención de un tipo de cambio preferencial y al menos dos complementarios, invitan a todas las entidades vinculadas con actividades que requieran el uso de divisas, a acudir a abogados y asesores gerenciales para poder trazar estrategias claras y seguras para moverse en un ambiente que cada día tiene nuevos ingredientes que tienden a lograr cierta desorientación en cuanto a lo que se puede y no hacer, a fin de minimizar riesgos y poder seguir operando. Los riesgos no desaparecen, pero al menos se conocen.

Pareciese que el “play safe” está cada vez más lejos, tomando en cuenta que es empresarialmente improbable poder cumplir con cada requerimiento, manejando recursos económicos limitados y colaboradores con altas cargas de responsabilidad.

Aguas en el medio

Ha habido indicios interesantes de que se planifica la posibilidad de permitir el acceso libre a las divisas en el país –por supuesto con un importante nivel de supervisión por parte de los organismos- y poder minimizar los niveles de improvisación en los cuales vivimos.

En el entretiempo, las gerencias siguen lidiando con decisiones paliativas que en muchas ocasiones confunden sobre las rutas que se están tomando; no obstante, para el empresario de oficio –no de oportunidad- siempre hay puertas que tocar para poder seguir haciendo negocios lícitos. Siempre habrá la oportunidad de hacer algo más, por lo que el que tenga cierta confianza en sus propias habilidades, tratará de entender el entorno, haciendo críticas serias, pero a la vez accionando con firmeza.

Es fundamental entender que todo el que tenga personal a su cargo, deberá siempre mantener una perspectiva proactiva para poder mantenerse ante la adversidad del momento, y más aún cuando la historia ha enseñado que todo es circunstancial.

Aguas abajo

Puertas afuera, los inversores locales se preocuparán por tener divisas para poder cubrir costos en moneda extranjera y poder seguir produciendo o prestando servicios en el país de forma consistente. Para el inversor extranjero, la repatriación es un punto fundamental para poder hacer negocios, a menos que estrategias más creativas  y legales, procuren involucrarse en negocios rentables y que al mismo tiempo permitan obtener divisas mediante exportaciones, que a su vez funcionen como fuente para repatriar de forma oportuna a los accionistas.

Desde el punto de vista contable, los números tienden a ser algo confusos. El uso de todos los tipos de cambios disponibles y legales, se enfrentan en un múltiple choque cuando se encuentran con la realidad del negocio, haciendo que sea poco probable que la información financiera sirva de fuente confiable para la toma de decisiones.

Si a esto le sumamos la Ley de Precios Justos, pareciese que cada quien verá pros y contras dependiendo de la trinchera en la que se encuentre, donde los niveles de rentabilidad estarán marcados dependiendo de la fuente de divisas que obtengan de forma licita, por lo que para algunos, la justificación de los riesgos se verá remunerada, por la venta masiva de productos o por la venta de bienes suntuarios, cuyo costo sea alto y por ende el impacto de esta regulación de precios lo haga determinar un precio de venta significativo.


Aún queda mucho que analizar para poder tener claras las estrategias. Lo importante es no sustituir la proactividad natural del emprendedor, por la apatía del que -con razón- ve todo en blanco y negro. Es muy claro el hecho de que cada sistema complementario es una devaluación explicita, por lo que la capacidad de adaptación y análisis deberán sustituir a la improvisación de oficio. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 10 de agosto de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 160

La marca
 
Aguas arriba 
 
Para afianzar una marca se requiere de mucho trabajo por parte de accionistas y colaboradores. Es para sentir orgullo el hecho de muchos reconozcan a simple vista el logo, eslogan o nombre de la empresa que representamos, ayudamos a levantar o en el mejor de los casos, la que construimos con nuestras propias manos.
 
Son muchos bloques por levantar -a veces literalmente hablando- para construir cada pared que encierra un emprendimiento que a través de una puerta se muestra a un público con mucha fuerza y entereza. Muy pocas personas se dan cuenta que las cosas no llegan solas. Por el contrario, creen que todo llego allí de forma muy sencilla y hasta mágica, cosa que no es ni medianamente cierta.
 
En esta parte del país hay varios emprendimientos -principalmente del lado gastronómico y de deporte- que han logrado penetrar el mercado y posicionarse con mucha firmeza. Me consta que no ha sido un proceso rápido, por lo que el estatus que ostentan está bien ganado. Otros tantos están dando sus primeros pasos y me da mucho gusto verlos crecer. Puedo ver en sus creadores la pasión y eso tiende a inspirarme más, dado que definitivamente pareciese que esa es la condición número uno para poder posicionarse.
 
Aguas en el medio 
 
Esas personas que impulsan dichos proyectos no leen periódicos ni internet. Tampoco escuchan a voceros políticos ni se lamentan de la situación o de sus obligaciones. La pasión en ellos es más grande que los obstáculos y es por ello que han aprendido que la única forma de volar es no sabiendo que es prácticamente imposible e improbable.
 
Grandes ejemplos americanos pudiesen considerarse como el resultado de un mercadeo invasivo que entra en la casa de todos sin pedir permiso, pero que en la realidad es el resultado de un trabajo que dura 24 horas al día y que muy pocas personas están dispuestas a sacrificar, dado que probablemente sea más importante el óseo no productivo que el empeño y dedicación y que para aún ser peor, ven al que se empeña como un extraterrestre.
 
Hace poco leía que Gates, Trump y Jobs -cuando estaba en este mundo- tenían las mismas 24 horas y los mismos 7 días a la semana que tenemos nosotros, cuando construyeron imperios enteros. Entonces, pareciese que para instaurar una marca el tiempo de todos es suficiente para lograrlo, sólo hace falta la determinación y coraje para no dejarse contaminar por prácticas erradas y trabajar en lo que se está buscando.
 
Aguas abajo 
 
La calidad de servicio, la responsabilidad, el continuo perfeccionamiento, el mercadeo oportuno, la estrategia clara, la paciencia, el reconocer errores, aplaudir los éxitos y el olfato serán elementos a considerar para cambiar de un plano en el cual nos llaman "el negocio de la esquina" a que nos llamen por nombre y apellido.
 
Esto no es algo que está atado solo a los líderes organizacionales. Por el contrario, la marca se construye desde abajo hacia arriba. Se requiere un equipo de colaboradores que también crean en el proyecto, que confíen en la gerencia y sigan los pasos con la misma pasión –obviamente pocos colaboradores dan el mismo esfuerzo que los creadores, pero pueden hacer un aporte fundamental-, para que eso se proyecte puertas afuera y los consumidores y clientes en general perciban que están en buenas manos.
 
Siendo consistentes, sólo se debe mantener la ruta, hacer ajustes cuando se necesiten y ser disciplinados y asertivos. No hay nada más sabroso que el hecho de que alguien solo te asocie por una forma o un color. Eso quiere decir que ya estás en la mente de la gente y que lo que resta es seguir haciéndolo bien para que cada vez más clientes se unan. Si quieres ser rentable, solo debes trabajar con pasión, allí no habrá regulación que no puedas cumplir. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/
 

domingo, 3 de agosto de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 159

En búsqueda del desarrollo 
 
Aguas arriba 
 
El desarrollo organizacional depende de muchos factores tangibles e intangibles. A primera vista salta el hecho de que se requieren recursos económicos para poder darle continuidad en las primeras de cambio. El gran dilema de esto es tener fuentes seguras de financiamiento que comprueben de forma fehaciente la factibilidad de los proyectos y puedan poner sus capitales a disposición de dichos desarrollos. En otras ocasiones he mencionado mecanismos usados en el mundo, que de este lado aún no han sido explotados del todo.
 
Indudablemente se requiere de un mapa que le enseñe a los involucrados la bitácora de viaje para que la confianza no se desfallezca tan apresuradamente y estén dispuestos a invertir dinero y tiempo de forma consistente, tomando el riesgo en su justa dimensión. Accionistas desconectados y proyectos dispersos son una combinación poco eficiente.
 
Se puede malgastar hojas y hojas y con ello mucha tinta en el hecho de que para garantizar un éxito mediando, el dinero es el que impone el ritmo; sin embargo, la constancia en los negocios y una visión asertiva del negocio pueden tener un efecto más tangible y perdurable que todo el dinero de mundo. Claro, aquí muchas personas -de forma objetiva o subjetiva- pudiesen decir que las condiciones no están dadas, pero muchos proyectos exitosos y creativos en ocasión ponen freno al pesimismo crónico.
 
Aguas en el medio 
 
Es obvio que la principal motivación pudiese ser en muchos casos el sonido de la caja registradora, pero en el fondo eso se dará si el liderazgo de la entidad tiene la entereza para soportar las peores tempestades, recoger los escombros y volver a iniciar. El éxito vendrá por añadidura.
 
Siendo así, pareciese que ese liderazgo debe haber forzosamente vivido el fracaso, para en función a esto tener la madurez para iniciar de nuevo y no bajar los brazos. Claro está, es muy difícil motivar cuando no se está motivado, por lo que el que quiera llevar a otras personas a un camino particular, deberá primero estar en una sola pieza para hacerlo. 
 
Esto no es fácil, pero ciertamente no todas las personas están signadas para liderar empresas y grupos de trabajo, dado que para ello se necesita madurez, técnica, olfato y dedicación. Lamentablemente la inconsistencia e improvisación es la primera respuesta de muchos que quieren, pero que a la vez no quieren.
 
Aguas abajo 
 
En tiempos difíciles no es suficiente ser bueno, definitivamente hay que estar por encima del promedio para poder comunicar de forma ética un mensaje que inspire en un contexto honesto con clientes, colaboradores y aliados para juntos poder avanzar, es por ello que el trabajo del gerente moderno debe estar sustentando al menos en aspectos técnicos, éticos, comunicacionales y humanos, si es que quiere contar años y no negocios abiertos y cerrados como si fuesen puertas.
 
El desarrollo está marcado fuertemente por el entorno, pero este no es el único responsable. Si un negocio no consigue el ansiado crecimiento -con todo y la aplicación del mejor estudio-, es porque quizás ese "mejor estudio" no es tal y se debe empujar en otra dirección, con los respectivos ajustes mayores o menores que se necesiten.
 
Nadie dice que es fácil, no casualmente el emprendedor/gerente  no está en todos, si no en algunos que sueñan como un poco de fama y fortuna para hacer cosas distintas e innovadoras. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/
 
Imagen: Trabajar con pasión como los pequeños