Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 31 de julio de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 263

Economía desprofesionalizada 

Aguas arriba 


Ciertamente ha habido un proceso de desprofesionalización terrible en los últimos años (se percibe solo al darse una vuelta a la manzana), donde una importante cantidad de instituciones educativas privadas y públicas han bajado la calidad de la enseñanza por muchas razones de distinta índole. La más evidente es el poco atractivo económico que genera el ser docente; no obstante, las serias distorsiones presupuestales, bajos incentivos a la investigación, terrible infraestructura y en general la forma distorsionada con la que se mira a un profesional formado, terminan siendo más pólvora  en momentos donde la meritocracia ha quedado como un evento anecdótico, lo que hace que los jóvenes sientan que estudiar es un requisito social/familiar y no la llave a mejores resultados, como si se podía percibir en nuestra generación.

Evidentemente se puede observar una oferta importante a nivel superior; no obstante, sin pretender hacer juicios de valor, la calidad pareciese no ser la óptima al sólo cruzar un par de palabras con un importante sector de profesionales provenientes de instituciones públicas y privadas. Pareciese que las únicas universidades que sobreviven, son las que tienen una plantilla de docentes que no dependen económicamente de esa labor, por lo que prácticamente están por el solo hecho de sentirse conectados con la academia y en especial con la institución en la que hacen vida, y eso, es bien difícil de conseguir.

Aguas en el medio 

Otro punto que se comenta, pero del cual no se cuenta con suficiente data, es sobre la cantidad de profesionales que se encuentran en el extranjero. No dudo que muchos sean de alto rendimiento, pero considero que gran parte se encuentra aún en el país en empresas de nivel o desarrollándose como emprendedores en distintas áreas, basado en el hecho de que seguramente ese alto rendimiento se verá retado bajo el esquema que vivimos (no me atrevería a decir que en mayor o menor medida, dado que nuevamente no se pretende hacer juicios de valor al respecto).

El punto neurálgico es que obviamente se requiere del mejor capital humano para poder resolver todos los problemas estructurales que tenemos, por más que una minoría considere que son coyunturales. Claro está, tiene que hacerse con un esquema más adaptado a estos tiempos y no de una forma tan académica y catedrática como la que se dio en el segundo mandato de CAP con la plantilla de profesionales que incursionaron en la cosa pública, luego de ser formados por las mejores universidades del mundo, financiados por el gobierno venezolano a través de un funcional programa Gran Mariscal de Ayacucho, que no se parece mucho al que tenemos hoy en día.

Aguas abajo 

Muchos de estos profesionales, más toda una generación (responsable por acción u omisión de esta situación) deben impulsar desde del Estado la ejecución de estrategias técnicas, probadas y de altura para poder lograr el milagro económico que un puñado de países han alcanzado luego de vivir tragedias o malos gobiernos (cosa que pareciese ser lo mismo) y con ello generar condiciones. En función a esto, una nueva clase política debe realmente hacer un llamado a personas intelectualmente capacitadas y sin sesgo político para afrontar un proceso serio y consistente de reconstrucción y no pretender atornillarse con sus debilidades en el poder, como lo hemos visto en las últimas décadas, con funcionarios en cargos públicos donde abiertamente se ve que no cuentan con la debida experiencia ni experticia.


Legalizar transacciones en divisas, incentivar la investigación y desarrollo, simplificar el sistema tributario y de constitución de empresas, generar zonas libres de tributación, acabar con la impunidad con sanciones severas a los corruptos, devolver la meritocracia, darle respeto a las credenciales profesionales, delimitar las competencias del Estado en materia de expropiaciones, ensamblar equipos de gobierno con personas preparadas y en general, buscar una sociedad más justa y técnica, son sólo algunos de los pasos que deben seguirse para poder ver la mejor cara de este país que pareciese que por momentos se hace pedazos. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 24 de julio de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayan N° 262

Seguridad jurídica y económica

Aguas arriba

La seguridad jurídica y económica es fundamental para dar señales claras de que se invita a las
empresas a invertir en cualquier país con reglas equitativas y de obligatorio cumplimiento por parte de los Estados y contribuyentes. Los recientes casos de empresas extranjeras abandonando inversiones en su totalidad (cosa que luce como de ciencia y ficción), desincorporándolas en estados financieros corporativos o sencillamente rematándolas porque ya no aguantan más cargos y descuentos que afectan su rentabilidad, parece una especie de historia de terror difícil de comprender y aceptar en la actualidad. Ver lo que está ocurriendo demuestra que la gestión pública de hoy es nefasta.

Es increíble entender como alguien es capaz de abandonarlo todo, por estar ya exhausto de una situación que se vuelve cada vez más insostenible. Es como si se tuviese un carro que presenta fallas y un buen día se deja en la calle, tratando de pensar que no existió. Peor aún, se quema, esperando ver las cenizas y no saber nada más de él. El equivalente de este momento, es cuando se tiene un negocio con maquinarias, inventarios, infraestructura y personal y de tanta desesperación y desesperanza la decisión más razonable es dejar todo atrás de inmediato.

Aguas en el medio

Una empresa con intenciones de hacer actividades comerciales licitas, que sufre de acoso por parte de cuanto ente gubernamental exista y que además pierde la posibilidad de tener divisas (una restricción que lo único que hace es demostrar lo disfuncional del gobierno) está a las puertas de cerrar y botar a todo personal que tenga en nómina, asumiendo todas las responsabilidad por una decisión que es tomada porque sencillamente a un puñado de funcionaros “públicos” se les ocurre la brillante de idea de cercar el emprendimiento privado, por considerarlo incorrecto, antipatriótico o con cualquier otro calificativo del mismo o peor tenor. Sencillamente, se siente como si estuviésemos uno, dos o tres siglos en el pasado y, lamentablemente, en ese preciso momento hay que estar ligeramente de acuerdo con el que decide dejar familias enteras sin una fuente de empleo formal.

La verdad es que aún podemos ver muchos empresarios y emprendedores pensando en hacer o mantener negocios que no dependan del Estado, que interactúen poco con entes del gobierno, que tengan un perfil extremadamente bajo y que sencillamente se vuelvan prácticamente invisibles para con ello disminuir las amenazas asociadas a pensar en grande. Conclusión, el gobierno venezolano invita a que todos vivamos de la informalidad, la desidia, mediocridad y de mendigar.

Aguas abajo

Mientras el mundo aúpa la innovación, la creación de grandes corporaciones con bienes y servicios exportables y que la inteligencia de sus ciudadanos sea la que marque el rumbo del país, nosotros nos encontramos con emprendedores y profesionales que desean hacer cosas grandes (que por ignorancia o por ser tercos no se detienen ante las amenazas del Estado) pero que tienen obstáculos que deben sortear todos los días para mantenerse en pie, ante la mirada fría de la peor clase política que hemos visto en nuestra historia.


Luego, leemos estadísticas escandalosas de la cantidad de técnicos, licenciados, especialistas, magísteres y doctores que han decidido irse con razón del país, mientras que los que estamos dentro hacemos un esfuerzo gigantesco por brindar un salario y unas condiciones mínimas a nuestros colaboradores, preparándonos  para ser  mejores gerentes cuando la situación cambie en el país. ¿Cuándo será eso? Cuando cambiemos de actitud y comprendamos que el funcionario público es un empleado de los contribuyentes y que su gestión debe ser valorada por resultados y no por ideologías o discursos vacíos de ideas claras y repletos de palabras que solamente pretenden separar para mantenerse en un cargo. Ese momento llegará, pero por lo pronto debemos seguir trabajando, aguantando y aportando para un mejor mañana. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 17 de julio de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 261

Entorno internacional

Aguas arriba


El mundo se encuentra agitado desde el punto de vista económico. Las intenciones de salida de Reino Unido de la unión europea (y su desmembramiento interno), aunado a la campaña electoral de los Estados Unidos de Norteamérica han mostrado una cara bastante frágil de lo que es el mundo hoy en día y del hecho de que el humano sigue siendo un animal de individualidades y que solo se mantiene en bloque mientras le sea aparentemente atractivo (todo, de acuerdo a los intereses de cada quien). Si a eso le sumamos todos los problemas ideológicos que terminan en tragedia para naciones o grupos, prácticamente podemos decir que estamos viviendo momentos oscuros universalmente. Obviamente, cada uno de estos casos estarán fundamentadas puertas adentro, siendo muy temerario opinar situaciones tan domésticas desde una distancia tan importante.

Por otro lado (y un tanto más cercano), la corrupción, la ideología, el nacionalismo mal enfocado, la xenofobia y tantas otras situaciones o condiciones análogas, terminan colocando el gatillo en manos de personas poco idóneas, pero con mucho poder. Obviamente, esa combinación va en detrimento de masas que se ven asediadas por desastres inducidos en sociedades desprotegidas y que necesariamente deberán ver el final de la historia para entender tantas cosas, que hoy en día no ven claramente.

A noticias tan complicadas, le sumamos la reciente tragedia en Francia y los desajustes aún en proceso que se está dando en Turquía, gracias a la intervención de ciertos grupos en el poder. Siendo así, el panorama mundial se vuelve poco alentador.

Aguas en el medio

Ahora bien, con todo este escenario, países estables pudiesen tener en puerta un montón de ventajas para competir y allí es donde vemos a jurisdicciones como Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Singapur y tantas otras del mismo estilo, que no figuran en las noticias habituales, porque sencillamente están haciendo todo de la manera correcta, dando una verdadera lección que pareciese que no estamos dispuestos a entender, asimilar y menos a emular.

De este lado del mundo vemos a países como el caso de Chile, que también están tratando de hacer su parte de forma consistente, y otros, como el caso de República Dominicana y Panamá que de forma increíble van cada día por más a unos pasos agigantados. Este tipo de ejemplos, son los que debemos analizar, estudiar, comprender y en la medida de lo posible adaptar, para con ello apoyar jurisdicciones con políticos de poca monta.

Aguas abajo

Por último, tenemos a los eternos rezagados suramericanos, que les gusta ser parte de los titulares y transitar por caminos enlodados de corrupción y terribles prácticas ideológicas, que sumergen a sus compatriotas en la miseria, mientras algunos pocos se vuelven cada vez más millonarios, a expensas de millones. Esta es parte de una historia que en algún momento terminará y en la que la que las personas de bien tendrán al fin la oportunidad de ayudar en la construcción de nuevas culturas más justas y productivas, tales como los ejemplos ya mencionados. Lo peligroso es que gobiernos populistas siempre tienen seguidores que por ignorancia o beneficio se mantienen al lado de estos, incluso en situaciones aparentemente incomprensibles para muchos.


Esta lamentable situación no limita que siga habiendo una importante avanzada de profesionales creando cosas nuevas y positivas, tratando de innovar bajo condiciones totalmente adversas y consiguiendo con ello experiencias que ni en un millón de años podrán lograr profesionales que ya no estén de este lado. Algunos se llevaran sus conocimientos a otras latitudes (siendo aprovechados por países con una clase política de mayor altura), mientras que otros los guardaran para mejores momentos; lo cierto es que hay unos cuantos interesados en soportar el vendaval, construir cimientos firmes y esperar tiempos mejores (mientras que en el ínterin dan condiciones y dedican la vida por sus sueños e ideales). Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 10 de julio de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario e Guayana N° 260

Competitividad transfronteriza

Aguas arribas


En convenios entre países normalmente hay uno(s) más fuente(s) que otro(s). En dichos casos, obviamente la balanza se inclina en favor de los más desarrollados, los cuales cuentan evidente y habitualmente con productos suficientes para ofrecer. Bajo dichas circunstancias, el que pone las reglas es el que está firmemente de pie, mientras que la contrapartida mira la situación como una oportunidad con la cual no está muy claro en términos prácticos. Esto, sin duda alguna hace que los problemas lleguen tarde o temprano, producto de dicha desigualdad.

En función a esto, nos encontramos con países industrializados, los cuales manufacturan bienes y que además hacen importantes esfuerzos por alentar la investigación y el desarrollo de tecnología, que eventualmente serán consumidos en masa por los estados más débiles de la región. De todo esto habrá un aprendizaje, dado que jurisdicciones con condiciones desventajosas, deberían alentar las mejores prácticas y con ello aprovechar ese know how de forma eficiente, con miras a autosatisfacer sus necesidades y eventualmente interactuar en igualdad de condiciones con naciones desarrolladas o en vías de estarlo. De lo contrario, la situación será bizarra por tiempo indeterminado. Ahora bien, ante situaciones altamente comprometidas, los estados desarrollados también pudiesen tener serios riesgos de morosidad, por lo que el unirse a países pobres, puede tener sus bemoles.

Aguas en el medio

Venezuela se encuentra unida a Colombia con lazos históricos importantes. No solamente nos une una frontera y un libertador común, dado que muchas familias se han entrelazado de forma tal, que hoy en día no sabemos dónde comienzan y terminan. Eso en sí mismo es fantástico en lo cultural, siendo a su vez motor de la economía transfronteriza de ambos países por décadas. En algún  momento, la balanza estaba del lado local, considerando que se contaba con una industria sólida. Con ello, el venezolano consumía a precios magníficos los bienes y servicios que desde el otro lado se ofrecían, y se mantenía un hábitat bastante cómodo para todos. Con la desinversión de este lado y las mejoras sustanciales del otro, la situación se revirtió hasta tal punto, que hoy en día vemos como las empresas que estaban de este lado del río, salieron de forma intempestiva a vivir tiempos mejores con nuestros vecinos. Bien por ellos, dado que al darse esta situación, se reactivaron ciudades colombianas que estaban en condiciones muy desventajosas, transfiriéndose ese malestar a nuestras fronteras. Lo ideal sería que ambos países hubiesen tenido resultados óptimos, y con ello un crecimiento industrial parejo.

La verdad no fue esa, considerando que los resultados han demostrado que la frontera local se ha visto desmejorada, siendo prácticamente arrasada, sin contar el hecho de incluso estar cerrado el paso desde el punto de vista migratorio, situación que honestamente parece tomada de siglos muy antiguos, a través de muros, cercas y custodios. Con esto, parece que el aliado natural, se convierte en el enemigo de turno, en un momento en que no se justifica dicha categorización, por su inconveniencia y arrogancia.

Aguas abajo

Esto es solo un ejemplo, porque lo cierto es que del otro lado contamos con Brasil, el país más importante de Suramérica y que pudiese permitirnos un crecimiento importante, si compagináramos con ellos la forma de hacer negocios y transferir tecnología con el manto de MERCOSUR. En ese contexto, se podría eventualmente llegar a una relación de pares y no de fuertes contra débiles.


Lo interesante del asunto es que para que esto ocurra, los países deben contar con condiciones convenientes para la inversión, el emprendimiento y la creación de bienes y tecnología que puedan circular por la región, generando con ello beneficios para los países miembros.  Es el clamor de los ciudadanos poder contar con gobiernos serios y eficientes, que tengan como objetivo proponer e impulsar mejoras serias y no simplemente dedicarse a enriquecerse de forma desmedida y desproporcionada en detrimento de los contribuyentes y votantes, los cuales, lamentablemente, no siempre son los mismos. Hasta la próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 3 de julio de 2016

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 259

Flujo de caja

Aguas arriba


Uno de los grandes retos de cualquier empresa es la de poder manejar con la mayor precisión posible el flujo de caja en una economía altamente inflacionaria y con pocos (por ser flexibles) instrumentos de inversión. Obviamente, el primer escollo es poder tener clientes con capacidad de pago, que puedan honrar deudas en tiempo razonable, en contextos en los cuales se hace difícil generar operaciones consistentes y los recortes se vuelven parte de la estrategia principal. Siendo librado esto, nos encontramos con la decisión de cómo afrontar el presente, mientras le damos una mirada al futuro y determinamos la forma de encarar los eventos cuando la incertidumbre es lo primero que nos encontramos frente a los emprendimientos de hoy en día.

En la actualidad, la existencia de un control cambiario muy férreo, que no permite tener acceso a divisas, un sector bancario sin capacidad de poder ser atractivo (producto de una altísima inflación versus bajas tasas de interés), escasez de bienes muebles que pudiesen generar rentas y altos costos en bienes inmuebles, hace que sea muy difícil poder utilizar recursos adicionales accidentales, que necesiten ser realizados en corto plazo cuando se necesiten para afrontar salidas de efectivo. Para compañías con temporadas estacionales, es muy difícil encarar el futuro, mientras que en las entidades que sus bienes o servicios se pueden ofrecer durante todo el ejercicio fiscal, este ejercicio sería ligeramente más sencillo.

Aguas en el medio

En una situación como esta, cualquier negocio con perspectivas de futuro estaría tentado destinar dichos excedentes en la adquisición de inventarios para largos períodos de tiempo, con el objetivo de estar un paso más delante de la inflación; invertir en elementos de propiedad, planta y equipos que mejoren la capacidad instalada o sencillamente proveer a sus colaboradores de tecnología y conocimiento para sistematizar y mejorar procesos internos, igualmente tendientes a mejorar la producción; no obstante a ello, ante tal situación nos encontramos con normativas vigentes que pudiesen anular algunas de dichas decisiones, dado que limitarían los niveles de ganancia e incluso, la cantidad de inventario disponible en almacén, por lo que tomar rutas de ese tenor, deben ser previamente evaluadas.

En este tipo de situaciones, pareciese que la decisión más savia consiste en evaluar procesos y tratar de intervenir cada una de las operaciones aguas arriba y aguas abajo de los negocios principales. Con ello nacerían nuevos emprendimientos con perspectivas de ser iguales o más rentables, disminuyendo costos para el grupo y creando expectativas de nuevos mercados a explorar de manera agresiva.

Aguas abajo

Tomar este tipo de decisiones requerirá de tiempo para madurar una visión más corporativa, pero pudiesen redundar en mejoras tangibles, dado que permitiría mantener el dinero en movimiento, mientras se generan nuevas fuentes de efectivo para soportar la estructura financiera de todo el grupo. Al respecto, muchos negocios utilizan sistemas de tesorería corporativa, garantizando que el flujo de caja de todos los emprendimientos este siempre en azul, disminuyendo así limitaciones en el cumplimiento de obligaciones de todo tipo.


Es sumamente complicado poder hacer estudios de este tipo ante tanta incertidumbre. De igual forma, es arduo diseñar presupuestos y ejecutarlos de forma apropiada, por lo que planificar pagos también es un asunto de alta dificultad. No obstante a ello, la sistematización de procesos y la evaluación y entendimiento de los negocios abrirá la puerta a las oportunidades, dado que cerrarse a ello es una forma de rendirse ante la adversidad. Evidentemente no se puede ser infalible, por lo que habrá errores y en los negocios, eso se paga con dinero; sin embargo, peor aún será bajar la Santamaría y dejar el mercado cautivo para otros que si tomarán la iniciativa de crear estructuras firmes, aptas para soportar el nivel de incertidumbre en el cual se puede estar envuelto el sistema económico local. Hasta la próxima entrega @wlagc  http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/