Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 25 de mayo de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 149

Cambios

Aguas arriba

Recientemente estuve leyendo un artículo de un tributarista destacado sobre la reforma tributaria, y la verdad que el principio del que parte es muy interesante, a fin de tratar de aterrizar en cuanto a que tipo de sistema tributario pudiésemos tener en el corto, mediano y largo plazo.

Sin duda alguna, es un tema fundamental para poder conocer la dirección que tomaran los negocios y capitales en general. Como siempre he hecho énfasis en este espacio, la simplificación del sistema es fundamental para poder incentivar la formalización de la economía, dado que mientras más tributos y regulaciones, más complejo será poder llevar a cabo negocios. Es crucial que se entienda que el Estado como un todo debe procurar que el contribuyente sienta que los procedimientos son sencillos, básicos y no costosos.

Puede que para algunos asesores, el tema de simplificación les pudiese resultar mal negocio en lo particular; sin embargo, si se promueve la generación de nuevos formas de generar trabajo, siempre habrá posibilidades para todos; lo correcto aquí es que se minimice la burocracia y control excesivo y migremos a sistemas más fáciles de fiscalizar y recaudar.

Aguas en el medio

En los comentarios de dicho artículo se hacía mención a tributos al patrimonio, a las transacciones bancarias y el darle nuevo protagonismo al impuesto sobre la renta. No me canso de mencionar que hace un par de décadas teníamos todo el deseo de hacer perfectible este tributo y dejar que la renta hablara por si sola. Para que esto ocurra, se requiere prosperidad.

Por otro lado, se hablaba de sincerar las exenciones y exoneraciones vigentes. Desde el punto de vista técnico, siempre se ha dicho que los tributos en general se hacen complejos, cuando se incluyen dispensas que en muchos casos no retribuyen el sacrificio fiscal y que solo se generan por pura redacción legislativa. Lo cierto es que deben sincerarse y simplificar en general la forma de tributarse.

Los tributos patrimoniales también deben aplicarse de forma racional, dado que una regla general pudiesen causar serias distorsiones en sujetos de derecho que poseen activos, pero no capacidad contributiva para poder pagar tributos, lo que en sí mismo no es una contradicción.

Aguas abajo

Es fundamental seguir trabajando en un esquema que incentive al sector productivo, que no coloque trabas y que sea sencillo para los contribuyentes y fiscales. Mientras menos tipos de tributos existan, lo que se requerirá será mayor gerencia por parte de los distintos niveles políticos, a fin de administrar los recursos que por sus competencias puedan tributar.

En países vecinos se cuenta con mecanismos con lo cual queda prácticamente gravada la renta con el pago o abono en cuenta, adicionando algunos mínimos tributables que garanticen la recaudación al menos para cubrir los aspectos administrativos de su gestión, lo que ha generado que prácticamente hayan sido eliminados en su totalidad los tributos a las ventas -y sus efectos en la inflación- que normalmente son los que mayor descontento generan.

Precedentes existen suficientes, lo importante aquí es poder tratar de armonizarlo con nuestra realidad, buscando incentivar a sectores importantes como el industrial y el turístico. Para otro día puede quedar la discusión en cuanto a qué hacer con los grandes patrimonios de algunos pocos, eso realmente lo que puede crear es un ambiente no propicio para negociar. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

Foto: Maturín, Estado Monagas

domingo, 18 de mayo de 2014

Actualidad financiera y fiscal en el Diario de Guayana N° 148

Volviendo a la fuente
 
Aguas arriba
 
En ocasiones hay que volver a los fundamentos básicos de lo que debe ser un sistema político, y en particular tributario, alineado tanto con la historia, como con los retos que el futuro aflora. 
 
Desde tiempos remotos, donde la tributación tenía su fundamento en la coacción mediante la violencia, los reyes se preocupaban sólo por garantizar sus estándares de vida a expensas de sus ciudadanos. Aquí la dinámica era sencillamente del poder a través de la aplicación del despiadado maso, donde el simple hecho de nacer en la pobreza, te condenaba a esta siempre a la sombra de otros más afortunados.
 
Era una relación totalmente desigual donde se imponían, castigaban e intimidaban con el único fin de recaudar dinero que consideraban les pertenecía solo por el simple hecho de haber nacido con un título que así los facultaba. No había ningún tipo de meritocracia, ni fundamente razonado para tal aseveración.
 
Posterior a esto, los mismos ciudadanos empezaron a crear condiciones para demostrar que su obligación estaba relacionada no a un bien particular, sino a un bien común, advirtiendo a sus reyes que si bien sería aceptado su estatus, no serían aceptados los excesos que hasta la fecha se habían dado, siendo la participación ciudadana determinante.
 
Aguas en el medio
 
Pasa el tiempo, y aun cuando vemos aún algunos reinados, se supone que su estatus pudiese considerarse como decorativo, romántico y anecdótico, cambiando la percepción a un esquema más occidental, en el cual el tributo es una fuente de ingreso más que obtienen los estados para poder cubrir el gasto público en beneficio de muchos.
 
Lamentablemente, el gasto público a nivel mundial no ha sido direccionado sabiamente, dado que el gasto militar y en tecnología que no genera un mayor valor en cuanto a la calidad de vida, ha tenido una participación cada vez mayor, sin mencionar a la corrupción como medio de sustento de muchos.
 
El tema es bastante denso pero interesante sin duda, dado que la dinámica debe ser cada vez más sencilla, sin dejar de ser técnico. El mayor reto es hacer entender a la gente, que los estados son contratados por las masas para administrar los recursos de todos.
 
Aguas abajo
 
El tiempo hace que sea necesario introducir nuevos mecanismos. Los estados federados toman más fuerza, dado que cada región trata de atender sus realidades particulares, perdiendo fuerza la centralización, que sin duda alguna genera cada vez más burocracia.
 
La burocracia genera más miseria y corrupción y nos aleja de la meta. Un sistema tributario sano busca simplificar, no interfiere, recauda eficientemente, busca generar condiciones, tecnifica sus procesos para hacerlos cada vez más agiles, implementa tributos que estén relacionados con la capacidad de contribuir de cada quien, y en general diseña el camino para que terceros inversores sientan que más allá de recaudar, el sistema buscar extender una mano para ayudarse, mientras ayuda a los particulares a lograr sus objetivos comerciales.
 
Un sistema tributario es tan sabio, que puede detectar momentos en los cuales la balanza es favorable y permite que sus contribuyentes obtengan beneficios aún mayores, que se traducirían en mayor producción, fuentes de empleo, tecnología y bienestar. Hace mucho tiempo que pasó el tiempo de los reyes. Hasta una próxima entrega Http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/ @wlagc
 
Foto: Bath, Reino Unido

domingo, 11 de mayo de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 147

Oferta engañosa
 
Aguas arriba 
 
Leo una lista larguísima de productos que necesito -o creo necesitarlos- y de inmediato me engancho con su contenido.
 
La lista contenía vehículos, equipos electrónicos, ropa e incluso comida. Toda una tienda por departamento, de esas que abundan en todo el mundo. 
 
Esto se convertía en todo un viaje para ver miles de cosas a precios más que accesibles.
 
Veo en mi bolsillo y me doy cuenta que aún cuando no tengo mucho, puedo organizarme y en un tiempo determinable pudiese ir adquiriendo cada una de las cosas que puede que necesitemos.
 
Aguas en el medio 
 
Ciertamente la meta no es comprar por comprar, es sencillamente adquirir cosas útiles que se van convirtiendo en nuestro patrimonio o en simple consumibles para hacer la vida más vivible, mientras recompensamos el esfuerzo de trabajar muy duro -duro de verdad- cada día.
 
La lista tiene una serie de precios de todo tamaño y llevan el título de "justos". No quisiera debatir que es o no justo, dado que es tarea para un filósofo y no de este servidor.
 
Aguas abajo 
 
El ver ese título me crea algo de suspicacia y en principio me genera cierta aprehensión. No se si lo que veo es cierto, medianamente cierto o un fiasco. Hasta tanto no lo vea con mis ojos, creo que no daré mayor opinión.
 
Para poder validar el asunto hago mi primera parada en una tienda y no veo los productos de la lista. Pregunto y nadie quiere dar respuestas y solo dicen que los precios que leí son inmanejables y que además de ello lo poco que se importó fue retenido para cumplir algún trámite burocrático, y lo que se trató de producir no esta listo porque faltaron unas piezas; además los trabajadores pararon sus actividades por reivindicaciones laborales. 
 
Al final del día, lo único que se me viene a la mente es la siguiente expresión: "oferta engañosa". Basta sólo dar un paseo, para darse cuenta de la realidad tangible. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/
 
Foto: Parque la Llovizna, Puerto Ordaz, Venezuela

domingo, 4 de mayo de 2014

Actualidad financiera y fiscal en El Diario de Guayana N° 146

Análisis multi-costo

Aguas arriba

El tema del tratamiento contable de los inventarios está cada vez más complejo desde el punto de vista técnico. Ya es un reto suficientemente complejo el poder llevar una contabilidad de costos razonable de acuerdo a los principios de contabilidad generalmente aceptados en el país, y ahora debemos sumarle el hecho de que es mandatorio hacer análisis adicionales solo para efectos de poder cumplir con la normativa en materia de precios justos.

Esto hace que sin duda, los sistemas de computación deban tener reportes particulares solo para poder tener información relevante en caso de una fiscalización por parte de algún ente gubernamental.

Ahora bien, es bastante cuesta arriba poder presupuestar algo desde el punto de vista contable, mientras se deben hacer customizaciones únicas y exclusivas para fines tan diversos. Sencillamente hace que el trabajo técnico sea cada vez más complejo, a la par de que las entidades cada día tienen menos recursos económicos excedentarios para poder contratar profesionales técnicamente capacitados para traducir los designios de nuestra normativa actual.
Aguas en el medio

Es curioso hablar del tema de fijación de precios. En una conversación se puede debatir sin parar sobre el costo promedio y resulta que es altamente probable de que el mismo sea inferior al costo para reponer el producto, y por supuesto inferior al costo de acuerdo a la última factura recibida por la adquisición del mismo, por lo que parece un tanto ilógico que se desestime la teoría contable, solo para que sea más rastreable la determinación de costos y se acuda directamente a la factura como el único elemento que permitiría conocer cuánto costo algo y en cuánto se debe vender. En honor a la verdad, parece un hecho inédito en el mundo técnico.
En cualquier latitud, se trata de ajustar los costos lo más posible, con el objetivo de mantener precios bastante anclados a tierra y así poder garantizar una cuota de mercado. De lo contrario, veremos desfilar nuestros clientes a la tienda de al lado en búsqueda de mejores opciones.
Esto hace que el mercado se autoregule constantemente sin necesidad de la intervención divina de terceros de forma masiva e invasiva.

Aguas abajo

En mercados abundantes, donde los productores producen, los importadores importan, los comerciantes comercian y el estado regula de forma medida y prudente, la economía hace su trabajo de forma proactiva y eficiente.
Si a un artista se le coloca en un salón con lienzos, materiales, un ambiente fresco y elementos externos que lo motiven, seguramente de allí saldrá la mejor muza que tendrá como resultado su mejor obra. No será cortado, no será presionado, no será intimidado y sencillamente su única misión será sacar lo mejor de sí.
Si el estado le da al sector económico todas las condiciones, tranquilidad y recursos para prosperar, solo habrá que tener paciencia y observar como todo empieza a fluir de manera autónoma, cultivando una sana competencia entre todos los actores que redundará en beneficio para las personas que tratamos de convivir en el país. Una de las cosas más hermosas de la vida, es observar prosperidad en las personas que nos rodean y obviamente puertas adentro. Hasta una próxima entrega @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/
Foto: Estado Vargas, Venezuela