Emprendimiento/Gerencia/Impuestos/Finanzas/Tecnología/Social/Educación

Opinión



domingo, 29 de abril de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en El Diario de Guayana N° 41

Fuera de temporada

Aguas arriba

Mucha ansiedad producto de la distancia, algo de hambre producto de la hora y una fruta tropical frente a mí. Con una temperatura tan baja en la calle, por momentos no logro recordar las razones por las cuales estoy allí. Avanzo y tomo la fruta –está fuera de mi presupuesto por mucho-  y el encargado de la tienda me ve con escepticismo; me detengo y trato de hacer memoria del precio de la fruta en mi país y le veo una calcomanía que dice “Venezuela” y de inmediato me da algo de nostalgia. No dice de que sitio viene, pero para ser honesto nunca había visto antes una fruta tan perfecta, tanto en su color como en su forma. Recordé la expresión “producto de exportación”.

Al encargado se le une una señora mayor que me dice “too expensive boy” y yo asiento con la cabeza. En eso vuelve el encargado nuevamente y me dice que esta fuera de temporada y que esa es la razón del precio. Mi aspecto descuidado de estudiante les hace pensar que no me atreveré a comprar la fruta pero más pudo el hambre unido con la nostalgia -y el orgullo- y la compro.

Aguas en el medio

Todo la situación me pareció muy extraña, pero en el fondo pensé que todo -desde que llegué- ya era bastante extraño. Llego a casa y enciendo la televisión y están pasando un programa donde un señor muestra orgulloso su máquina para deshidratar frutas y nuevamente escucho la expresión “out of season” y entiendo que el señor en cuestión compra las frutas dentro de su temporada de cosecha –a menor precio- y luego las deshidrata para poderlas consumir fuera de temporada sin pagar más. Finalmente entiendo el susto de la señora mayor y del encargado y empiezo a comparar mi realidad con la de ellos.

Claro, luego traté de seguir analizando el patrón de consumo en otros bienes y servicios y me encontré que cada fecha del año tiene un encanto para adquirir algo en particular –llámese ropa, artefactos eléctricos, juguetes, viajes, etc.-  por lo que la planificación va más allá del simple hecho de comprar una manzana o una naranja.

Aguas abajo

En muchos países el consumo es cuidado al detalle, tratando siempre de adquirir productos cosechados en la temporada para conseguir los mejores precios y ajustan su dieta diaria en función a eso. Quizás parezca una tontería, pero lamentablemente en muchos países de Suramérica no hemos sufrido eventos que nos hagan cambiar nuestra dieta radicalmente, por lo que no tendemos a planificar nuestras compras de esa manera y definitivamente somos más impulsivos.

El ahorro al año que se genera con este sistema es bárbaro, cosa que nosotros no percibimos en el día a día, pero que si afilamos el lápiz veremos con asombro el impacto que generaría en nuestras finanzas particulares. ¿Por qué no aplicarlo en nuestros emprendimientos también? Verán que siendo cuidadoso y planificando las compras de manera lógica, lograremos adquirir productos con excelentes precios que nos harán sensiblemente más rentables. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 22 de abril de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 40

Intimidación

Aguas arriba

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, intimidar –del latín cristiano intimidāre- consiste en causar o infundir miedo o entrarle o acometer a alguien el miedo. El proceso de intimidación puede manifestarse por medio de amenazas físicas, manipulación emocional, abuso en el verbo, humillación y puede llegar hasta al maltrato físico.

Como resultado de dicha intimidación, el intimidado puede actuar de manera inapropiada, sucumbiendo así a los deseos del que intimida y no a la realidad económica, social y legal que realmente compete para el momento de este tipo de agresión. Si alguien sufre de una afección grave o desconocida a la fecha, la intimidación pudiese hasta ocasionar mayores y desproporcionales problemas al intimidado.

Aguas en el medio

Hace poco escuchaba a un amigo diciendo -a título personal- que la Administración Tributaria era creada con un concepto que permitía utilizar la intimidación como arma para poder coaccionar a los particulares a cumplir con sus obligaciones de carácter fiscal, creando de esta forma un aura impenetrable que hacía que los contribuyentes sucumbieran como muertos andantes a cumplir con obligaciones que -en ocasiones injustas- pudiesen causar perjuicios graves en la continuidad de emprendimientos personales. Si la Administración Tributaria se convierte en ese órgano que tiene como único fin, llevar a los contribuyentes contra las cuerdas, lograran que el que hoy contribuye, mañana cierre sus puertas y se convierta en un contribuyente menos al fisco, con las consecuencias que esto traería.

Con esto no quiero decir que la Administración Tributaria debe andar por las calles con un relicario pidiendo limosnas sumisamente a los contribuyentes, pero sin duda alguna debe ser una labor comedida y con mucho respeto para con los contribuyentes, considerando que por medio del pago de tributos se hace posible que ellos puedan visitar el automercado cada quince y último. Se vuelve una completa antilógica que los empleados públicos se sientan superiores a los ciudadanos, cuando los primeros dependen moral y económicamente de los segundos.

Aguas abajo

El trabajo de la Administración Tributaria debe ser educativa -mediante charlas y talleres continuos- aprovechando los conocimientos de los profesionales que están dentro y fuera de la institución a fin de que puedan proveer de una profunda cultura tributaria de un sistema tributario tan complejo y especializado como el que actualmente tenemos –y que deberá ser simplificado-, que permita que los contribuyentes puedan cumplir sus obligaciones al fisco sin tener que desatender sus emprendimientos, debido a procesos burocráticos y repetitivos que puede que no lleven a mucho.

Es tiempo de que se concientice de que sin emprendedores no habrá dinero que recaudar, así que la preparación de los funcionarios y el respeto para con los contribuyentes es fundamental en una sociedad democrática. Aún extraño las reuniones empresariales que hacía la Administración Tributaria de mis recuerdos. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 15 de abril de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 39

El Everest

Aguas arriba

La primera vez que subí el Ávila me di cuenta que siempre quedaría prendado a él. Disculpen si para mí siempre tendrá ese nombre y honestamente dudo que pueda habituarme a llamarlo de otra forma. Subí con unos amigos, todos en medio de la adolescencia y con la irreverencia propia de la edad. Algunos en ropa deportiva, otros con jeans, algunos con la resaca del día anterior, pero al final todos con la emoción de llegar a Sabas Nieves.

Fue una travesía que pareció eterna, con subidas, barro, piedras y una que otra rama que se interponía en nuestro camino, pero que no impidió que disfrutáramos el ver a Caracas desde lejos y al cielo desde cerca.

Cuando llegamos a nuestra meta, en lo particular sentí algo increíble. Me di cuenta de que debía haber hecho ese recorrido desde mucho antes, pero que había puesto ciertas barreras enfrente que se interpusieron a la emoción de respirar aire puro en una ciudad como la capital de nuestro país.

Aguas en el medio

Como todo en la vida, tocó la hora de bajar; y es que definitivamente todo en la vida tiene altas y bajas y por consiguiente debemos aceptar en todo recorrido que siempre habrá que descender y reencontrarse con eso que dejamos atrás. Luego de estar en ese paraíso, el tener que enfrentarse al tráfico, al metro y a la contaminación hace que tenga que ser evaluado seriamente si es hora de tomar otros rumbos -que de hecho tomé- y revaluar lo hecho.

Cuando ya tenía dominado el trayecto, decidí colocarme metas más ambiciosas, hasta que un día decidí que por qué no podía llegar hasta el Humboldt y bajar a Vargas -y así lo hice- siempre con la idea de que lo que sube, tiene que bajar.

Aguas abajo

Pasan los años y ya escasamente puedo subir a Sabas Nieves una vez al año, pero lo sustituí con la Llovizna -increíble-, por lo que sé que no salí perdiendo. De subir el Ávila aprendí que no importa cuantas veces haya bajado y subido, que no importa cuán lejos este, siempre podré volver a subir porque ya sé el recorrido y por más tiempo que pase, jamás eso cambiará.

Un emprendedor debe saber que hay que hacer un esfuerzo bárbaro para llegar arriba, también debe saber que algún momento caerá, pero también debe saber que ya conoce el camino para volver a ser exitoso cuantas veces sea necesario y nunca desfallecerá. Por allí dicen que cada quien tiene su Everest...yo estoy de acuerdo. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

martes, 10 de abril de 2012

¡Tiempo fuera!

Hablar de la pertinencia o no de un ¡tiempo fuera! es cada vez más complicado. Ya hay análisis que han hecho algunos buenos amigos que nos dan luces de su legalidad o no, por lo que los remito al blog del amigo Camilo http://gerenciaytributos.blogspot.com/ para que se den gusto leyendo el análisis firmado por Martin Sánchez.
Me tomé unos minutos y me di un paseo por la web en busca de información y conseguí que según cifras preliminares del último censo, la población venezolana se calcula en aproximadamente 27.150.095 habitantes –según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) http://www.ine.gov.ve/ podría llegar hasta los 28.900.000 habitantes, una vez se concluyan en cifras definitivas- de los cuales 49,7% son hombres y 50,3%. En el Estado Bolívar, según las mismas cifras preliminares, contamos con una población de aproximadamente 1.405.064, de los cuales gran parte viven en el Municipio Caroní, epicentro económico de la región.
Según cifras del mismo INE, contábamos para el año escolar 2008/2009 con aproximadamente unos 400.596 estudiantes de primaria y secundaria en todo el estado, de los cuales 187.164 residían en el Municipio Caroní –un 46,72% aproximadamente- por lo que allí se denota la importancia de dicha jurisdicción.
Para el segundo semestre del 2009, había una fuerza laboral ocupada de aproximadamente 608.218 en todo el Estado, siendo  nuevamente el Municipio Caroní el principal aportante de este nada despreciable número, considerando lo benévolo que fue la naturaleza con nuestra región. No obstante a ello, contábamos para el mismo segundo semestre del 2009 con aproximadamente 117.794 hogares pobres, lo que se traduce en aproximadamente unas 528.546 personas en esta delicada situación. Aún cuando las cifras totales aproximadas de habitantes del 2011 no pueden ser comparadas con las cifras de pobreza del segundo semestre del 2009, podemos inferir que el número podría ser importante porcentualmente hablando.
Ahora bien nuestro aporte en el Producto Interno Bruto debe ser importante, y digo debe porque lamentablemente no alcance a obtener un número que me llenara de confianza -por lo que omito el dato-; sin embargo, estoy seguro que nuestro aporte debe ser interesante en el consolidado de la nación.
Si llevamos esto a la mínima expresión, un día cerrado es un día menos para lograr el monto suficiente en cuenta para pagar alquiler del local; es un día menos para alcanzar el dinero mínimo para pagar nómina y proveedores; pero por sobre todo, es un día menos para generar rentas que redunden en impuestos que aporten recursos para cumplir con las obligaciones del Estado.
Claro, no debo obviar que mis alumnos si estarán contentos por el hecho de que no tendrán que hacer el examen de ese día y tendrán una semana más para estudiar, pero a tantos otros nos complicará la agenda que ya habíamos diseñado para cumplir con todas nuestras obligaciones profesionales. Decida usted si las condiciones están dadas para un “tiempo fuera” y nos comenta. Hasta una próxima entrega. @wlagc http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 8 de abril de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 38

Moneda extranjera

Aguas arriba

Vivimos en una situación en la cual casi nada nos sorprende. Los hechos más inverosímiles del mundo nos parecen cotidianos y hasta mundanos, mientras observamos la mirada aterrada de visitantes y curiosos que no se explican sobre nuestra paciencia y capacidad de respuesta para adaptarnos a cada desatino que rodea a los emprendedores.

Uno de esos temas difíciles de entender está relacionado con el tema del control a efectos de hacer pagos con monedas distintas a la local. Dar un paseo pasaporte en mano se ha vuelto una suerte de lucha contra las adversidades, que como buenos caribeños logramos librar con tino e imaginación y hasta en mucho de los casos logramos pasarla bien.

Aguas en el medio

Las compañías no escapan a ello; deben hacer gestiones para adquirir divisas a tipo de cambio 4,30 y de vez en cuando dar paseos fugaces por el mercado del 5,30 para poder cubrir así con todas las obligaciones con sus proveedores y relacionadas en el exterior.

En el mercado mundial en que vivimos, el no honrar nuestras deudas en tiempo apropiado nos puede generar una serie de problemas de imagen que redundarán en la escasez de proveedores dispuestos a esperar que tengamos a bien pagar. En el pasado los proveedores entendían y aceptaban nuestras particularidades, pero hoy en día ya no es lo mismo.

Aguas abajo 

Para efectos del registro contable de las partidas de balance valoradas en moneda extranjera debe ser aplicada la NIC-21, norma que da las directrices técnicas a fin de reconocer el valor razonable de liquidación o realización de pasivos y activos con estas características.

El reconocimiento de dicho diferencial debe ser analizado desde varias ópticas en el ámbito fiscal y financiero, a la luz de lo que establece la Ley de Impuesto sobre la Renta en materia de deducibilidad y gravabilidad de los diferenciales producidos por los tipos de cambio involucrados y por los efectos futuros que deberán ser reconocidos en materia de impuesto a las ganancias a través de la NIC-12, si fuere el caso.

Creo que no tendría espacio suficiente para contar todos los vaivenes que se producen por tener un tipo de cambio CADIVI, un tipo de cambio SITME y un rosario al lado para que todos se cumpla en tiempo, se registre de manera apropiada y tenga impactos de carácter fiscal y cambiario que no perjudiquen  el giro del negocio y su rentabilidad.

Si hubiese que explicar este tema a alguien sin experiencia en nuestras particularidades, habría que comenzar diciéndole: “Como crees que es, no es…es todo lo contrario, ¡así que prepárate!”. Hasta una próxima entrega. @wlagc Http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/

domingo, 1 de abril de 2012

Actualidad Financiera y Fiscal en el Diario de Guayana N° 37

Impuesto diferido

Aguas arriba

Tax season has finished, pero eso no quiere decir que se ha terminado toda la labor relacionada con el impuesto sobre la renta; por el contrario, me atrevería a decir que vamos por la mitad del asunto.

La NIC-12 y la sección 29 se encargan de darnos las pautas a seguir en materia de registro/revelación/presentación/etc. del impuesto sobre la renta en su conjunto. Ahora bien, ¿con qué se come el impuesto diferido? De seguido trataré de explicarlo mediante un ejemplo lo más didáctico posible.

Un inversionista –para nada contador- desea iniciar un emprendimiento y le consulta a su contador sobre el impuesto que deberá pagar a su socio –preferido- estado. La respuesta simplista podría ser sencillamente decir que pagará un 34% de lo que se gane en cada ejercicio fiscal. Este mensaje se insertará en el disco duro del emprendedor, el cual no podrá dormir toda la noche pensando que todo el esfuerzo de su trabajo será compartido con un tercero; pero aún así nada lo detiene para cumplir su objetivo.

Aguas en el medio

Pasa el primer ejercicio fiscal y llega el doloroso momento de sacar la cartera –es afortunado…ganó dinero- y cumplir con su deber –que debería traducirse luego en un derecho- de pagar el impuesto y se consigue que no pagará el 34%, sino el 32% efectivo de la renta financiera generada. Cuando ve el estado de resultados integral, se da cuenta que está registrado el equivalente al 34% y piensa que tiene el mejor contador del mundo, y así se lo comenta a sus cercanos. Obviamente no pregunta mucho para no hacerle ver su –posible- error al contador.

Llega el año 2 y los números se invierten. Le tocó pagar efectivamente el 36% y sigue viendo que en el estado de resultados integral se refleja el equivalente al 34% de lo ganado y en este momento no aguanta la indignación y encara a su contador por cometer un error bueno y un error malo.

Aguas abajo 

Un contador muy aventajado le responde que la metodología para determinar la base fiscal es completamente diferente a la metodología para determinar la base financiera, por lo que surgen ciertas distorsiones provocadas por la determinación de partidas en conciliación, ajuste por inflación fiscal, pérdidas fiscales y beneficios trasladables que hacen que la contabilidad de acuerdo a principios vaya en una dirección y la normativa en materia de impuesto sobre la renta vaya en otra.

Esto hace que la única forma para poder lograr una asociación de ingresos y egresos de forma razonable -para efectos de la presentación de los estados financieros- sea aplicando el mecanismo previsto tanto en la NIC-12 como en la sección 29. Al final de toda la historia, el emprendedor no terminó de entender esta obra de terror, pero al menos se siente complacido de que recibió una respuesta técnica de su contador favorito.   Hasta una próxima entrega. @wlagc Http://actualidadfinancierayfiscal.blogspot.com/